Nation & World

Auditoría critica prácticas financieras del Jackson

Una muy anticipada auditoría del Sistema de Salud Jackson dada a conocer el jueves criticó a la administración del mismo por la "significativa deficiencia'' en sus prácticas financieras, al no haber identificado cálculos muy exagerados de sus ingresos ‘‘a tiempo''.

Esa exageración hizo que las pérdidas ascendieran a $244.6 millones en el año fiscal 2009, muy por encima de los $46.8 millones originalmente calculados.

Los encargados de las finanzas del Jackson hicieron un trabajo tan desastroso que los auditores recomendaron que, de ahora en adelante, la junta directiva del sistema, el Fondo de Salud Pública (PHT), supervise trimestralmente a los empleados de finanzas del Jackson por medio de "una inspección independiente de todos los cálculos delicados del estado de cuentas''.

El informe de 104 páginas, altamente técnico, de Ernst & Young fustigó a los ejecutivos del Jackson por errores que ellos comenzaron a admitir hace pocas semanas, cuando los auditores terminaban su trabajo sobre el año fiscal 2009, que terminó el 30 de septiembre.

Los ejecutivos del Jackson no estuvieron disponibles para comentar sobre el tema en la noche del jueves. Un portavoz dijo que la directora ejecutiva Eneida Roldán respondería preguntas sobre la auditoría en una conferencia de prensa a celebrarse el viernes.

La auditoría reportó que la administración estuvo de acuerdo en la necesidad de ‘‘información más precisa sobre las cuentas por cobrar'', el dinero que se debe al Jackson.

"La administración pedirá instrucciones a la dirección del PHT sobre la necesidad de tener una inspección independiente de las cuentas'', indicó la auditoría.

El problema central fueron los informes mensuales de cuentas por cobrar. Un nuevo sistema de facturación instalado durante el año pasado no estimó correctamente en un inicio el porcentaje bruto de cobros que era probable que recibieran de parte de aseguradoras y pacientes, según la auditoría.

Lo que es más, "un cambio negativo en los papeles'' --más pacientes sin seguro, más personas con malos seguros que pagaron menos-- no fue reconocido por los encargados de las finanzas del Jackson durante más de un año, hasta que ellos decidieron finalmente descargar $182 millones como deudas incobrables.

Semanas atrás, cuando la gran diferencia en cálculos de ingresos indignó a los miembros de la junta directiva, un abrupto anuncio notificó que el director de finanzas, Frank Barrett, había renunciado a su cargo como preludio de su retiro.

Bajo el rótulo de "preliminar y tentativo, sólo para ser discutido'', el informe reflejó una desalentadora situación financiera en la que el sistema tuvo una pérdida operativa de $618.5 millones. Los hospitales Jackson Memorial, Jackson South y Jackson North representaron $552.5 millones de esa cifra, con los centros primarios perdiendo $51.2 millones y los hospicios $17.5 millones.

Tratando de reducir las pérdidas, Roldán cerró dos de los centros primarios y trató de vender los hospicios, aunque al parecer ese esfuerzo se ha estancado porque el único interesado no ofreció un precio suficientemente alto.

La pérdida operativa del 2009 fue de un enorme 44.7 por ciento mayor que en el año fiscal 2008, señalaron los auditores, debido al descenso en los ingresos por concepto de pacientes y la subida en los gastos, incluyendo sueldos y otros servicios.

Mientras tanto, los ingresos no operativos --principalmente ventas y fondos de los impuestos sobre la propiedad recibidos del Condado-- bajaron en $79.1 millones, o un 17.5 por ciento, de $453.1 millones en el año fiscal 2008 a $374 millones en el 2009. Estas cifras reflejaron la disminución de las ventas en la recesión y el descenso en el valor de la vivienda.

Una víctima importante de los problemas del Jackson es la Escuela de Medicina de la Universidad de Miami (UM). Cuando terminó el año fiscal el 30 de septiembre, el Jackson estaba atrasado en $52.4 millones en sus pagos a la UM, señalaron los auditores.

El informe criticó además la manera en que el Jackson administró dos programas del gobierno --Servicios de Apoyo Comunitario a la Salud Mental Infantil y los Subsidios Federales para la Prevención y el Tratamiento del Abuso de Sustancias--, calculando incorrectamente las nóminas y exagerando las facturas.

El jueves, además, el Jackson anunció que Roldán y la presidenta de la Oficina Local 1991 del SEIU Martha Baker celebrarán una conferencia de prensa conjunta para hablar sobre "un plan para ir juntas a Washington, D.C. y abogar por fondos adicionales para el sistema de salud''.

  Comments