Nation & World

Se declaran culpables dos mujeres de complicidad en asesinato

Dos mujeres de Miami que sirvieron como vigilantes durante un audaz robo en las navidades que terminó con el asesinato de un guardia de seguridad dentro del centro comercial Dadeland en 2008 se declararon culpables, y pasarán las próximas dos décadas en la cárcel, según documentos judiciales.

Un juez federal sentenció a Erskaneshia Ritchie, de 22 años, que ayudó a planear el asalto, a casi 25 años de cárcel bajo cargos de conspiración para llevar a cabo un robo con violencia.

Por su parte, Nikkia Thomas, también de 22 años, recibió una sentencia de 19 años y medio.

Ambas mujeres pueden ahorrarse tiempo de sus sentencias si deciden cooperar en los encausamientos actuales contra de los presuntos pistoleros, Dwight Carter, de 24 años, que era el novio de Ritchie, y Emmanuel Maxime, de 23 años.

En una emocionante sentencia el mes pasado, Ritchie aceptó la responsabilidad por sus acciones, dijo Joaquín Méndez, abogado defensor.

``Ella se siente realmente terrible sobre lo que ocurrió'', dijo Méndez, agregando después que Ritchie había caído bajo el embrujo de Carter desde que tenía apenas 16 años''.

Maria O. Alvarado, viuda de Carlos Alvarado, el guardia de seguridad de la compañía Dumbar que fue asesinado, dijo el miércoles que se sentía mal por las dos mujeres, pero que ``se buscaron esto''.

``Las podrían haber condenado a un millón de años'', dijo la mujer de la sentencia de cárcel. ``No me traerán de vuelta a mi esposo''.

Alvarado, de Hialeah Gardens, trabajaba en dos empleos como guardia de seguridad para mantener a su familia. Su hijo y su hija se graduaron de la Universidad Internacional de la Florida (FIU) después de la muerte de su padre.

Según la fiscalía federal en la mañana del 1ro. de diciembre del 2008, Carter y Maxime irrumpieron violentamente en la tienda Express. Su blanco era Alvarado, de 57 años, que estaba recogiendo dinero en efectivo y cheques.

Los sospechosos sacaron armas y le dispararon más de 12 veces a Alvarado, alcanzándolo con cuatro proyectiles, y escapando con $63,000.

Sus cómplices, Ritchie y Thomas, esperaban afuera en el estacionamiento, dijo la policía.

Las pruebas contra las dos mujeres fueron abrumadoras. Ambas le confesaron su participación a la policía de Miami-Dade.

  Comments