Nation & World

Acusado santero de Hialeah de un asesinato en el 2004

Hace seis años, Lester Cepero les dijo a los detectives que lo interrogaron sobre un homicidio que unos hombres armados lo habían golpeado y abandonado en un terreno baldío al sur de Miami antes de llevarse a Francisco Fernández al Condado Palm Beach y ejecutarlo allí.

Cepero mintió, dicen ahora las autoridades.

El hombre de 39 años, santero de Hialeah, es sospechoso de ser narcotraficante, y en la actualidad se encuentra en la cárcel del Condado Palm Beach, acusado de haber asesinado a Fernández el 10 de febrero del 2004, al oeste de Delray Beach.

Cepero tendrá que esperar a su próxima audiencia el martes.

En las primeras horas del domingo, Cepero fue llevado a la cárcel tras ser encausado en octubre del 2009 en Palm Beach por un homicidio con un arma de fuego. Había sido trasladado allí de la federal de Coleman, cerca de Ocala.

Fernández, de 49 años, también del área del Gran Miami, fue llevado a un lugar boscoso cerca de la cuadra 10000 de Atlantic Avenue, donde termina el camino.

Allí, ``se le ordenó que se arrodillara, y se le disparó a la cabeza'', dijo en el momento del crimen un portavoz de la policía de Palm Beach.

Al día siguiente, dos pescadores hallaron el cadáver de Fernández.

La policía comenzó a buscar como sospechoso a Cepero, quien tenía residencias en Brickell Bay, en Miami, y viajaba con frecuencia a Puerto Rico.

Un hombre en Hialeah le dijo entonces a los detectives de Palm Beach que él y Cepero eran ``babalaos'', que en la religion afrocaribeña se consideran importantes sacerdotes de santería.

Una semana después del asesinato de Fernández, el detective John Van Houten fue a una casa que Cepero tenía en Hollywood y la encontró vacía y sin muebles de ningún tipo. De acuerdo a los vecinos, Cepero se había ido durante la noche.

Entretanto, la policía de Miami-Dade localizó el Hummer de Cepero dos días más tarde en el área conocida como Redland.

Temiendo que también Cepero hubiera sido asesinado, Van Houten viajó hasta Orlando, donde supo que Cepero le había contado a su padre sobre el presunto asesinato de Fernández.

``Debido a lo que Lester Cepero le dijo a su padre, comprendimos que Cepero no era una víctima de este homicidio, sino en realidad sospechoso del asesinato de Francisco Fernández'', escribió Van Houten.

La policía estuvo buscando a Cepero durante los próximos cuatro años.

Luego que Cepero fue arrestado por agentes federales en Miami por otro delito sin relación, el sospechoso le dio a la policía Cepero una muestra de su ADN que posteriormente los detectives descubrieron que coincidía con la camisa que Fernández llevaba puesta cuando fue asesinado.

  Comments