Nation & World

Costo humano de la recesión se agravaría por cifras de desempleo

Aunque la economía está mostrando algunas señales de recuperación, el costo humano de la recesión sigue creciendo, con millones de desempleados, personas que han agotado sus ahorros y están a punto de perder sus beneficios dedesempleo.

Los economistas temen que la incipiente recuperación deje atrás más personas que otras recesiones al no poderse crear empleos suficientes para absorber el número sin precedentes de desocupados.

Se puede decir que son los nuevos pobres: personas acostumbradas a las comodidades de la vida de la clase media que ahora, por primera vez en su vida, dependen de la asistencia pública en este momento y potencialmente también a mediano plazo.

Por otra parte, el sistema de seguridad social ya está mostrando graves tensiones. Aproximadamente 2.7 millones de desempleados perderán sus ingresos por desempleo antes de finales de abril, a no ser que el Congreso apruebe una propuesta del presidente Barack Obama de prorrogar los pagos, según el Departamento de Trabajo.

En el sur de California, Jean Eisen perdió su trabajo de vendedor de equipos para peluquerías hace más de dos años. En los meses que ha pasado sin ingresos y sin beneficios de desempleo ha tenido que depender de los bancos locales de alimentos.

Ha aprendido a vivir sin las medicinas que debe tomar para la hipertensión y el colesterol.

Se ha vuelto muy religiosa --un giro inesperado para esta antigua comediante de temas sexuales-- encontrando en el cristianismo su única forma de seguro médico.

"Rezo por mi curación'', dice Eisen, de 57 años. "Cuando una tiene nada, tiene que echar mano a lo que queda''.

Eisen es una de los 6.3 millones de personas en Estados Unidos que están desempleadas desde hace seis meses o más, el mayor número desde que el gobierno empezó a llevar la cuenta en 1948, más del doble que el segundo peor período, a principio de los años 80.

Los hombres han sufrido la mayor pérdida de trabajo en esta recesión. Pero Eisen tiene la desafortunada distinción de estar en un grupo --mujeres de 45 a 64 años-- cuyo índice de desempleo a largo plazo ha crecido rápidamente.

En 1983, tras una profunda recesión, las mujeres en ese grupo sólo representaban 7 por ciento de las personas que llevaban seis meses o más sin empleo, según el Departamento del Trabajo. El año pasado fueron 14 por ciento.

En dos ocasiones Eisen ha agotado sus beneficios de desempleo antes de una prórroga. La semana pasada se volvieron a agotar sus prestaciones. Ella y sus esposo ahora sólo pagan las cuentas con su cheque de discapacidad de $1,595 mensuales. El alquiler de su apartamento es $1,380.

"Enfrentamos una posibilidad muy real de quedar desamparados'', dijo.

Pero algunos economistas están preocupados de que una insólita combinación de fuerzas pudiera hacer especialmente difícil que los desempleados recuperen su nivel de vida de clase media.

Los expertos dicen que la economía necesita 100,000 nuevos empleos mensuales sólo para absorber a los que ingresan al mercado laboral. Con más de 15 millones de personas oficialmente desempleadas, es probable que incluso una recuperación vigorosa deje a muchas personas sin empleo durante varios años.

  Comments