Nation & World

Cuba critica reunión de enviado de EEUU con disidentes

Cuba criticó acremente el sábado la reunión de un funcionario de Estados Unidos con disidentes en La Habana, calificándola como más de la "política subversiva'' de Washington que ensombrecía lo que se había descrito como conversaciones bilaterales ‘‘productivas'' sobre inmigración.

"Desde el mismo día que llegó a Cuba, el jefe de la delegación estadounidense fue advertido por el Ministerio de Relaciones Exteriores [de Cuba] que rechazamos que aproveche su corta estancia para organizar un evento provocador, ajeno al espíritu de las conversaciones migratorias'', expresó en una declaración la cancillería cubana.

"Con esta conducta ofensiva hacia las autoridades y el pueblo cubano, el gobierno de Estados Unidos confirma que siguen en vigor los instrumentos de la política subversiva contra Cuba''. Washington demostró "nuevamente que sus prioridades se relacionan más con el apoyo a la contrarrevolución y la promoción de la subversión para derrocar a la revolución cubana, que con la creación de un clima conducente a la solución de los problemas bilaterales'', afirmó la declaración, que fue publicada en los periódicos oficiales Granma y Juventud Rebelde.

Craig Kelly, subsecretario de Estado adjunto para las Américas, encabezó la delegación de Estados Unidos a las conversaciones migratorias el viernes y posteriormente se reunió con varios disidentes, como Martha Beatriz Roque, Elizardo Sánchez, Vladimiro Roca, Oswaldo Payá, Félix Bonne, Francisco Chaviano y Juan Almeida, hijo de un difunto comandante de la revolución.

Un alto funcionario del Departamento de Estado desestimó la queja: "Hemos dejado muy claro que tenemos una diplomacia mundial de relacionarnos con las sociedades así como los gobiernos... No estamos inclinados a hacer excepciones''.

Kelly, el funcionario de más alto rango del gobierno de Obama en visitar Cuba, estuvo en La Habana para las conversaciones migratorias que se celebran dos veces al año, que comenzaron en 1994 pero fueron canceladas por el presidente George W. Bush en el 2003, y se reiniciaron en julio del año pasado.

El funcionario, que pidió no se identificado para hablar francamente sobre las conversaciones migratorias, afirmó que la reunión fue "productiva, muy pragmática'' y que se había desarrollado de "manera práctica, para resolver problemas'' aunque ‘‘obviamente quedan muchas diferencias''.

Los funcionarios cubanos dijeron a sus contrapartes estadounidenses que Alan Gross, subcontratista del gobierno federal detenido en La Habana desde diciembre, estaba "muy bien atendido'' pero no ofrecieron detalles adicionales, añadió el funcionario.

"Todo lo que podemos hacer es presionar sobre el caso y dejar claro que esto no ayuda ni a Alan ni a las relaciones'' entre La Habana y Washington, dijo. Gross, de 60 años y de Potomac, Maryland, ha perdido mucho peso desde su arresto, ha dicho su esposa.

El funcionario estadounidense aseguró que las conversaciones lograron "algún progreso'' en conseguir la cooperación de la parte cubana para permitir que la misión diplomática estadounidense en La Habana "funcione con mayor efectividad'', como permisos para importar equipos para el edificio y visas para el personal.

Kelly también reiteró una solicitud de acceso del Servicio Guardacostas a puertos cubanos de mayor calado y algunos miembros de la delegación estadounidense se quedaron para visitar el Puerto de Cabañas, cerca de La Habana, añadió el funcionario. El Servicio Guardacostas usa embarcaciones relativamente pequeñas para repatriar a los cubanos interceptados en el mar porque sólo se le permite atracar en puertos de poco calado.

La parte estadounidense no reiteró sus solicitudes de una nueva inscripción para la lotería de visas de EEUU, añadió el funcionario. Washington solicitó una nueva inscripción en las conversaciones anteriores porque la cantidad de ganadores potenciales se ha reducido, pero Cuba siempre lo ha rechazado, según otros funcionarios del gobierno federal.

"Queda mucho por hacer'' como parte de las conversaciones migratorias, apuntó el alto funcionario, quien agregó que EEUU también había expresado su disposición a organizar una mayor cooperación con Cuba sobre Haití, donde miles de militares y civiles estadounidenses, así como unos 1,000 cubanos y personal médico capacitado por los cubanos que prestan asistencia tras el devastador terremoto de enero.

Por su parte, Cuba volvió a pedir la libertad de los cinco espías convictos y presos en EEUU, según reportajes de prensa desde La Habana.

Ninguna de las partes mencionó una fecha para la próxima ronda de conversaciones migratorias, aunque la declaración cubana indicó que el gobierno estaba dispuesto "a tener un diálogo respetuoso con el gobierno de Estados Unidos sobre cualquier tema, mientras sea entre iguales, sin menoscabo a la independencia, la soberanía y laautodeterminación [de Cuba]''.

  Comments