Nation & World

Esposa de contratista preso en Cuba pide su liberación

La esposa de Alan Gross, el subcontratista del gobierno estadounidense encarcelado en La Habana desde el 3 de diciembre, exhortó a funcionarios de Cuba y EEUU que resolvieran su caso cuando se reúnan este viernes para conversaciones sobre inmigración.

"Alan no ha hecho nada indebido, y lo necesitamos en casa'', dijo con voz serena Judy Gross, su esposa durante 40 años, en un video enviado el jueves a los medios de prensa.

Raúl Castro y el presidente de la legislatura cubana, Ricardo Alarcón, han sugerido que Gross, de 60 años, estaba vinculado a las agencias de inteligencia de EEUU, aunque él no ha sido acusado de delito alguno.

Judy Gross describió a su esposo como a una persona "humanitaria'' que ha hecho trabajo de desarrollo en alrededor de 50 países y "sólo estaba ayudando a la comunidad judía cubana a mejorar su acceso a las comunicaciones y a el internet''.

Ella señaló que hay una reunión fijada para el viernes en La Habana entre altos funcionarios estadounidenses y cubanos, y añadió que tenía la esperanza de que "ellos puedan juntarse y decidir de mutuo acuerdo una manera de traerlo de vuelta'' a Potomac, Maryland.

Ella agregó que había hablado con su esposo sólo tres veces, y brevemente, desde su arresto el 3 de diciembre --la fecha se había reportado previamente como el 4 o el 5 de diciembre--, y que la madre de él, de 86 años, había estado enferma.

"Tenemos la esperanza de que ustedes puedan ayudarnos a buscar un modo de traerlo de vuelta a nosotros'', dijo en un video que fue puesto a disposición de la prensa por Chlopak Leonard Schechter and Associates (CLSA), una firma de relaciones públicas de Washington.

Gross estaba en Cuba contratado por Development Alternatives Inc., una compañía radicada en los suburbios de Washington, la cual fue contratada por la Agencia de Desarrollo Internacional de EEUU (USAID) en el 2008 para promover la sociedad civil en la isla.

Sin embargo, ni funcionarios cubanos ni estadounidenses han dado detalles sobre qué estaba haciendo exactamente él en Cuba.

Una hoja de datos facilitada por CLSA dijo que él estaba "ayudando a la pequeña comunidad judía en Cuba a establecer un sistema de intranet para poder comunicarse entre ellos y con otras comunidades judías en el extranjero, y brindándoles la habilidad de tener acceso al internet."

Funcionarios del gobierno de EEUU con conocimiento del asunto han dicho que él llevó un teléfono de satélite, capaz de hacer llamadas telefónicas y tener acceso a internet sin pasar por el sistema cubano de telecomunicaciones, estrechamente controlado y vigilado por el gobierno de la isla. Cuba tiene regulaciones estrictas sobre la importación y el uso de teléfonos de satélite.

Gross es un experto en desarrollo "ingenuo'' que no se dio cuenta de las serias implicaciones de llevar el teléfono de satélite a grupos no gubernamentales en Cuba, dijo un funcionario que pidió conservar el anonimato debido al carácter delicado del caso.

El 20 de diciembre, Raúl Castro dijo que Gross estaba involucrado en equipos de comunicaciones "sofisticados''. El ha permanecido detenido en Villa Marista, la sede de la seguridad del estado en La Habana.

Mientras tanto, los representantes al congreso norteamericano donde vive Gross enviaron una carta a la secretaria de Estado Hillary Clinton diciendo que las conversaciones de inmigración serían "una oportunidad ideal para que nuestro gobierno (proteste) con fuerza. . . por la detención del señor Gross y que exija su liberación inmediata''.

"El encarcelamiento ininterrumpido de Alan Gross es un obstáculo significativo para que pueda haber progreso alguno (en las relaciones) entre Cuba y Estados Unidos'', escribieron los senadores Barbara Mikulski y Benjamin Cardin y el representante Chris Van Hollen, todos ellos demócratas, en su carta del 17 de diciembre.

Se espera que Craig Kelly, el funcionario que ocupa el segundo lugar en la sección de Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado, se reúna con sus homólogos cubanos para conversaciones de inmigración que han sido reactivadas por la administración de Obama luego de una larga suspensión durante la administración de George W. Bush.

Una declaración publicada el miércoles por el Departamento de Estado se limitó a decir que las conversaciones se centrarían en "la mejor manera de promover una inmigración segura, legal y ordenada'' entre ambos países.

  Comments