Nation & World

Presidente de Globovisión abandonó su cargo por presiones de accionistas

El director del canal de noticias Globovisión, Alberto Ravell, uno de los más constantes críticos del presidente Hugo Chávez, informó el jueves que abandonó su cargo debido a la solicitud de accionistas mayoritarios.

En un escueto mensaje enviado a través del Blackberry y Twitter a la 1 p.m., Ravell dijo: "Me pidieron la renuncia. No renuncié. Ya no soy el director de Globovisión''.

Ravell agregó que no estaría disponible para comentarios. Momentos después, el canal emitió un comunicado oficial indicando que continuará como accionista minoritario.

"Alberto Federico Ravell, hombre incuestionable de la comunicación social, defensor de la libertad de expresión y la democracia en nuestro país se separa de su cargo de Director General pero continúa como ha sido hasta ahora como accionista de este canal de información'', indicó el comunicado.

Por ahora no se nombrará un nuevo director. La responsabilidad será asumida en conjunto por el vicepresidente Carlos Zuloaga;, María Fernanda Flores, miembro de la directiva; y el accionista Guillermo Zuloaga, presidente de la estación.

Guillermo Zuloaga ha sido objeto de presiones judiciales por parte del gobierno, así como otro accionista, Nelson Mezherane, presidente del Banco Federal, una entidad que ha enfrentado dificultades en los últimos meses.

Los nuevos directivos dijeron que el canal "seguirá fiel a su misión de ser la referencia informativa de Venezuela y el mundo'', y que mantendrá su cobertura noticiosa con "su habitual sentido de profesionalismo y responsabilidad social demostrado hasta ahora''.

El Nuevo Herald trató de obtener una versión de los hechos más detallada por parte del canal, pero sus directivos declinaron hacer comentarios. Sin embargo, una fuente familiarizada con el proceso explicó que hasta ahora todo se mantiene sin cambios.

"No hay ningún cambio, la programación será la misma, nuestra pantalla sigue igual, y no habrá cambios de ningún ancla [presentador]'', indicó la fuente.

La renuncia se produce luego de una semana de intensos rumores sobre la posible venta del canal, y un probable cambio en la línea informativa, que hasta ahora se había mantenido fuertemente crítica del gobierno de Chávez. A su vez, coincide con el aumento de las presiones oficialistas contra medios y periodistas.

Ravell era centro habitual de ataques de funcionarios y dirigentes oficialistas, incluyendo a Chávez. Mientras fue director, Globovisión sufrió media docena de sanciones administrativas que lo llevaron al borde del cierre.

Medios y portales electrónicos habían anunciado el miércoles por la noche la renuncia de Ravell, citando aparentes diferencias irreconciliables con varios de los accionistas.

Pero un comunicado del canal distribuido poco antes de la medianoche del miércoles, aseguró que el canal no se había vendido ni cambiaría la línea editorial. Tras este comunicado, Ravell se había declarado "satisfecho'' con las negociaciones y adelantó que continuaba en su cargo en varios mensajes enviados a través de su cuenta en Twitter.

Para Carlos Correa, director de Espacio Público, una organización no gubernamental que monitorea la libertad de expresión en Venezuela, la salida de Ravell se produce en un contexto de hostigamiento recurrente contra el canal y contra sus accionistas.

Correa afirmó que en el caso de Ravell, la estrategia es "golpear a un gerente muy competente, con una posición muy clara y dura contra el gobierno, que tenía la lucha más firme en la televisión venezolana''.

Related stories from Vida en el Valle

  Comments