Nation & World

Se disparan pedidos al Seguro Social

Una oleada de retiros tempranos y una caída en los ingresos por impuestos a las nóminas debido a la recesión, han comenzado a reducir dramáticamente el superávit del Seguro Social.

Encabezada por la generación de la postguerra (baby boomers) y trabajadores de edad avanzada frustrados por las dificultades del mercado laboral, un número récord de estadounidenses comenzó a recibir beneficios de retiro del Seguro Social en el 2009.

De acuerdo con cifras del gobierno, más de 2.7 millones de nuevos beneficiarios fueron agregados a las listas en el 2009, un 20 por ciento más que en el 2008. Este fue el mayor incremento anual desde 1975.

"Gran parte de ese aumento proviene de la debilidad de la economía'', dijo Richard Johnson, investigador del Urban Institute. "El hecho de que muchas personas no puedan encontrar trabajo las está forzando a retirarse y a recibir los beneficios de manera temprana''.

Las tasas anuales de desempleo para hombres y mujeres mayores de 55 años fueron más altas en el 2009 que en cualquier momento desde que el gobierno comenzó a recopilar esa información en 1948, señaló Johnson.

Eso obligó a muchos a solicitar sus beneficios de retiro a los 62 años de edad, en su primer año de elegibilidad, en lugar de esperar para recibir su retiro completo a los 66.

Otro elemento a tomar en cuenta fue el de la generación de la postguerra, ya que más de 3.4 millones de personas cumplieron 62 años en el 2009, dijo el especialista. Eso representó un 9 por ciento más que en el 2008, el primer año en que los baby boomers --que comprenden a los nacidos entre 1946 y 1964-- fueron elegibles para recibir beneficios de retiro del Seguro Social.

Los responsables del fondo fiduciario del Seguro Social advirtieron el año pasado que la disminución del superávit del 2009 se "mantendría constante en el 2010 debido a la recesión'' y "subiría sólo brevemente antes de seguir cayendo hasta llegar en el 2016 a un déficit que irá creciendo en la medida en que la generación del baby boom se retira''.

El problema financiero del programa fue una de las razones para que Arlie Collins, un contratista de plomería de Greensboro, Georgia, solicitara sus beneficios tres meses antes de cumplir 62 años en diciembre.

Collins estuvo entre 1.3 millones de hombre mayores de 62 años que comenzaron a recibir beneficios en el 2009, según una investigación del Urban Institute.

Eso representó un aumento del 20 por ciento respecto al 2008 y la mayor cantidad de nuevos beneficiarios varones en un año desde que el Seguro Social comenzó a hacer pagos en 1940, señaló Johnson.

A Collins no le importó que el Seguro Social reduzca sus pagos mensuales en cerca de un 25 por ciento, o unos $250, por comenzar a recibir beneficios a los 62 años en vez de cuatro años después. Tras conversar con un contador, Collins determinó que era mejor recibir menos dinero ahora, que esperar para recibir un cheque mayor más adelante.

"Hice las cuentas y si hubiera esperado por mi retiro completo (a los 66 años) hubiera tenido que esperar hasta que tuviera 82 u 83 años de edad antes de recuperar el dinero que recibí entre los 62 y los 66'', explicó Collins. "Para decir la verdad, tampoco estaba muy seguro de que hubiera un Seguro Social cuando llegue a los 82 años, o al menos el mismo Seguro Social''.

Dado que el Seguro Social permite a los retirados ganar hasta $14,100 al año antes de que los beneficios de retiro sean penalizados, Collins planea complementar sus pagos del Seguro Social con algunos trabajos de plomería y entre $3,000 y $4,000 que gana anualmente como presidente de la Junta de Educación del Condado Greene.

  Comments