Nation & World

Cuestionan uso de fondos de la Policía

Un fondo ambiental de la policía de Miami-Dade, que hasta ahora era poco conocido, está siendo objeto de un intenso escrutinio debido a una serie de gastos cuestionables y un presupuesto que crece de manera descontrolada.

El Fondo Fiduciario de la Fuerza de Tarea Ambiental de la Florida fue creado hace una década para combatir los delitos ambientales. Desde entonces el fondo, supervisado por el departamento de policía del Condado, ha gastado más de $5 millones, la mitad de ese monto sólo en los últimos tres años.

Bajo el manto de la protección del ambiente, el fondo ha sido utilizado para comprar automóviles a los principales comandantes, equipo de vigilancia de alta tecnología, suscripciones a televisión por satélite de DirecTV, teléfonos celulares iPhones, muebles de oficina, botes y computadoras portátiles de altos precios.

Una gran porción de los gastos del fondo se ha destinado a autos y combustible, de acuerdo con documentos revisados por The Miami Herald. Eso incluye la compra de al menos 10 vehículos todoterreno (SUVs) en el 2007 y 2009 que fueron entregados a comandantes de la policía, incluyendo al director James Loftus, en lugar de los oficiales encargados de combatir las infracciones a las disposiciones ambientales.

La nueva camioneta de vigilancia costó $233,000. Tres televisores de pantalla plana se compraron con dinero del fondo, según una fuente que conoce las operaciones.

En la medida en que el presupuesto ha aumentado, el número de casos de delitos ambientales perseguidos por el departamento ha declinado, de acuerdo con los registros. La agencia dijo que eso es una prueba de que su trabajo está dando resultados.

El monto de los gastos está ahora bajo investigación de la oficina del Inspector General de Miami-Dade. La policía de Miami-Dade dijo que ha iniciado su propia auditoría.

Una portavoz del departamento declinó hacer comentarios sobre gastos específicos con recursos del fondo ambiental.

"Una vez que la auditoría esté completa podremos dar una respuesta informativa a todas sus preguntas'', dijo la teniente Nancy Pérez, portavoz de la policía.

El jefe de división Frank Vecin, quien supervisa la Oficina Intergubernamental, no respondió a una solicitud para que hiciera comentarios.

Vecin y el director de la policía tienen autoridad directa sobre los gastos relacionados con el fondo.

Loftus, designado en su cargo de director la semana pasada, dijo que está ordenando la devolución de los 10 vehículos adquiridos con dinero del fondo fiduciario. Indicó que los autos serán reasignados a "donde nosotros pensamos que podrán ser usados de la mejor manera''.

Las SUVs deberán ser entregadas a investigadores dentro de la oficina de delitos ambientales o aquellos que realizan labores de respaldo en esa área, dijo Loftus.

"Estuve mirando todo lo que involucra y estoy más cómodo con los autos distribuidos de una manera diferente'', señaló el director. "No hay nada más que eso''.

Los 10 vehículos --cuatro Ford Expedition y seis Chevy Tahoe-- costaron $422,824. Durante un tiempo, una de las Chevy Tahoe fue utilizada por alcalde de Miami-Dade, Carlos Alvarez. El alcalde, quien devolvió el vehículo, dijo que no estaba al tanto de que la SUV hubiera sido comprada con dinero del fondo ambiental.

Vecin había pedido que las Chevy Tahoe fueran compradas para los investigadores ambientales que dan servicio en áreas rurales. Pero tras entregarlas a los jerarcas de la policía, dijo a The Miami Herald en una entrevista anterior que los vehículos no fueron asignados a "pequeños investigadores'' porque la comandancia es parte integral del combate a los delitos ambientales.

Las SUVs fueron compradas durante la gestión de Robert Parker como director de la policía del condado. Loftus dijo que no sabía que su vehículo hubiera sido comprado con recursos del fondo fiduciario ambiental, y aseguró que Parker le pasó su Expedition.

"Nos enteramos de todas esas cosas después'', afirmó. "Tenemos los autos aquí y nadie realmente hace preguntas. Quizá la gente piense que debíamos preguntar cómo se compró este auto. Nosotros asumimos que es parte de la flota''.

Parker defendió el uso del dinero del fondo para trabajo que no tiene relación con el medio ambiente, al afirmar que tenía la autoridad para usarlo de otra manera siempre y cuando "promoviera el cumplimiento de la ley''.

"El director tenía tanto la autoridad como la prerrogativa para utilizarlo'', dijo Parker en una entrevista. "Aunque las directrices son para trabajo de campo, yo tomé la determinación de utilizarlo con propósitos administrativos''.

Loftus está de acuerdo, pero señaló que se sentía mejor reasignando los autos a los investigadores que tratan con los delitos ambientales. "Darle un mejor uso a esos vehículos está en el mejor interés de nuestro departamento'', declaró.

El fondo fiduciario ambiental fue creado en el 2000 por la comisión del condado Miami-Dade como una manera de reunir dinero de fuentes federales, estatales y locales --incluyendo multas y decisiones judiciales-- para combatir los delitos ambientales. El fondo actualmente tiene un saldo de $1.6 millones, según la policía de Miami-Dade.

En los últimos tres años los gastos se han multiplicado.

Sin embargo, durante ese mismo período, los casos ambientales reportados por la policía de Miami-Dade han declinado. El número de casos manejados por la Oficina Intergubernamental de la policía de Miami-Dade, que supervisa el fondo fiduciario, ha caído en un 27 por ciento a 2,995 desde 4,051 en el 2007.

El departamento sostiene que el menor número de casos muestra que las medidas de investigación para combatir los delitos ambientales están funcionando. A nivel del condado, las acciones judiciales por casos ambientales también han disminuido.

Carlos Espinosa, director del Departamento de Administración de Recursos Ambientales de Miami-Dade --responsable de la protección ambiental en el condado-- dijo que no sabe cómo se gasta el dinero del fondo de la policía.

"No tengo comentarios porque no sé para qué lo utilizan'', dijo Espinosa.

  Comments