Nation & World

Ecuador se vuelve centro de operaciones criminales

Submarinos que zarpan cargados con cocaína, guerrilleros colombianos que manejan clínicas y cuentas bancarias, narcotraficantes mexicanos que operan a sus anchas y bastiones de la mafia rusa que vende armas y de la china que trafica con indocumentados.

Estos y otros males son parte del desolador panorama actual del Ecuador que describió un amplio reporte publicado este mes por un grupo de análisis (think tank) de Washington, D.C., bajo el atrevido título de Ecuador: drogas, bandidos y la revolución ciudadana.

"El Ecuador, que por mucho tiempo estuvo por fuera del radar internacional, se está convirtiendo rápidamente en un importante cruce de caminos en el que las organizaciones criminales internacionales se reúnen y hacen negocios con muy poco temor de que sus actividades sean pertubadas o detectadas'', señaló el informe de International Assesment and Strategy Center (IASC).

La principal preocupación de los analistas es el incremento de las actividades políticas y los negocios del narcotráfico de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en el país, así como su capacidad de infiltración en el gobierno del presidente Rafael Correa.

Preparado por los ex reporteros Douglas Farah,de The Washington Post, y Glen Simpson, de The Wall Street Journal, el estudio de 77 páginas consideró serias las denuncias de que la campaña de Correa recibió aportes monetarios de las FARC.

También dio crédito a las acusaciones de que altos funcionarios de Correa no solamente han apoyado al grupo rebelde sino que han estado involucrados en negocios de narcotráfico con líderes de esta guerrilla.

Apoyándose en entrevistas con analistas, fuentes de inteligencia y ex militantes de las FARC, el estudio destacó además como factores preocupantes:

* La creciente presencia de organizaciones criminales de Rusia y China.

* El cada vez más activo papel de Ecuador como lavandería de dinero, lo cual se facilita por la utilización de dólar como moneda oficial.

* El funcionamiento con permiso oficial de instituciones financieras de Irán, un país bloqueado por Estados Unidos.

Todo esto agravado, agregó, por un estado general de corrupción administrativa y señales intimidantes del presidente para silenciar a los medios de comunicación.

IASC es una organización sin fines de lucro que produce estudios relacionados con temas de seguridad y su impacto en Estados Unidos. Recibe fondos de fundaciones, universidades, corporaciones, donantes privados y de contratos con el gobierno de Estados Unidos, según su sitio en internet.

Miami no escapó al mapa de los escándalos de corrupción reseñados por el documento de IASC.

El Pacific National Bank, un banco controlado por el gobierno ecuatoriano que opera en esta ciudad, es mencionado como una de las instituciones que participó en una cuestionada maniobra de manipulación de los precios de bonos de la deuda pública ecuatoriana en el 2007.

"Existen evidencias sustanciales de que el gobierno de Correa ha estado comprometido durante varios años en un audaz y lucrativo esquema de manipulación de los mercados internacionales de la deuda a través de la invención de crisis'', afirmó el informe.

Quizás uno de los más reveladores aspectos del estudio es el capítulo que los reporteros le dedican a Oliver Solarte, alias El Gordo, a quien identifican como el zar de las drogas de las FARC.

Con su base de operaciones en la población de Puerto Nuevo, al norte del país, Solarte es considerado "la persona más importante de la organización en el Ecuador en materia de tráfico de drogas'', aseguró el estudio.

Solarte controla varios laboratorios de procesamiento de cocaína, es el encargado de comprar y vender la droga y maneja desde las cuentas bancarias más importantes de las FARC en ese país hasta dos clínicas para atender a combatientes heridos de la guerrilla, una en Quito y otra en la población de Lago Agrio, fronteriza con Colombia.

Una de sus más importante misiones ha sido mantener una buena relación con los carteles de la droga de México. Su enlace con el Cartel de Tijuana es un delegado de esta organización identificado como Jefferson Otaiza, alias Cachi, agregó el estudio.

Los mexicanos han logrado una estrecha relación con las FARC en Ecuador según lo descrito por una fuente de los analistas entrevistada en una prisión.

"Hay una sociedad entre las organizaciones mexicanas y los comandantes de las FARC. El nivel de confianza ha crecido'', dijo la Fuente. "Si los mexicanos necesitan coca, la pueden tomar y pagan después. El dinero siempre llega''.

Gran parte de la droga es sacada de Ecuador hacia Centroamérica en semisumergibles construidos con fibra de vidrio que se han convertido en el medio de transporte preferido de los narcotraficantes, por cuanto son de difícil detección por las mal equipadas fuerzas navales de los países centroamericanos, afirmó el informe.

Los carteles mexicanos han encontrado en Ecuador otro negocio lucrativo: la alianza con mafias de contrabando de humanos.

Según los autores, dado que Ecuador es uno de los países con las leyes migratorias más laxas del mundo, las redes chinas, hindúes y africanas utilizan el país como punto de embarque para despachar a los indocumentados hacia Centroamérica o México y de allí a Estados Unidos.

El estudio concluyó que no hay duda de que para que Ecuador pueda combatir las amenazas transnacionales que se derivan de la presencia de las FARC, debe unirse con Colombia

"Sin un frente unido en los temas más vitales de la seguridad nacional, poco se puede avanzar contra grupos armados irregulares que son realmente transnacionales en alcance y más ricos que cualquier Estado'', afirmaron los autores. "El desafío para Correa es llevar a cabo su ‘revolución ciudadana' en un marco democrático a tiempo que lidia con los retos transnacionales que pueden destruir a Ecuador''.

  Comments