Nation & World

Cuestionan nexo entre ICE y FedEx durante redada

Damaris Vásquez, una guatemalteca de 21 años, recuerda bien el día en que fue detenida por autoridades federales en el Condado de Palm Beach.

"Me estaban apuntando con sus armas y me ordenaban que bajara del auto'', dijo Vásquez.

La joven fue arrestada el 6 de enero por agentes de la Policía de Inmigración y Aduanas (ICE) en la comunidad de Riviera Beach, cuando acompañaba a algunos amigos a retirar un paquete atrasado en la oficina de FedEx.

El incidente forma parte de una polémica cadena de eventos que han generado sospechas sobre la ética de FedEx por avisar a las autoridades federales acerca de paquetes que contenían 40 pasaportes guatemaltecos que luego fueron temporalmente confiscados.

Un diplomático guatemalteco ha protestado por la detención de al menos tres ciudadanos guatemaltecos el día en que los amigos de Vásquez fueron a buscar un paquete con un pasaporte.

Anthony Mangione, agente especial a cargo de la oficina de investigaciones de ICE en Miami, dijo que sólo un agente sacó su arma al ver movimiento en el auto donde estaba Vásquez con su hijo Angel Cardona, de 2 años. Mangione señaló que el agente enfundó rápidamente el arma al percatarse de que no había peligro.

Felipe Alejos, diplomático guatemalteco, y John De León, abogado del consulado en Miami, se quejaron de que FedEx y el ICE fuera más allá de una investigación legítima y transformaron el asunto en una redada contra inmigrantes indocumentados.

"Es grave que una compañía privada colabore con ICE para apoyar un operativo migratorio y me baso en eso porque es obvio que hubo una coordinación entre FedEx y el ICE'', declaró Alejos a El Nuevo Herald. "La segunda cosa es que ICE jamás se comunicó con nosotros cuando confiscaron los 40 pasaportes y ellos debieron haberse comunicado por los canales diplomáticos correspondientes, lo cual nunca hicieron y eso demuestra una falta de ética profesional''.

De León manifestó que está pensando en llevar a la corte a FedEx y al ICE.

"El incidente ha creado temor absoluto en la comunidad de inmigrantes de Guatemala'', dijo De León. "Ahora existe un miedo increíble. Incluso tienen miedo de ir por su correo, porque temen ser detenidos por inmigración. Creen que todo es una trampa''.

El incidente ocurrió a raíz de que empleados de FedEx contactaran a las autoridades de inmigración por la sospecha de que los paquetes pudieran contener pasaportes falsos. Algunos de los paquetes aparentemente no tenían la dirección completa o correcta y esto llevó a descubrir más paquetes con pasaportes.

FedEx manifestó en un comunicado que "durante medidas de rutina para entregar paquetes sin direcciones correctas, el personal de entrega a domicilio de FedEx descubrió un número de paquetes similares que contenían pasaportes extranjeros''.

Basado en estos "hechos y circunstancias'', según el comunicado, FedEx "actuó apropiadamente en contactar a ICE''.

Nicole Navas, vocera de ICE en Miami, dijo que los agentes "iniciaron una investigación sobre fraude de documentos y beneficios luego de que fueron contactados por FedEx por sospecha de paquetes que no podían ser entregados y que posiblemente contenían pasaportes guatemaltecos fraudulentos''.

"ICE detuvo los pasaportes guatemaltecos sospechosos mientras verificaba si el expedidor trabajaba bajo contrato con el gobierno de Guatemala para producir los pasaportes y verificar si los pasaportes eran legítimos'', precisó.

Agregó que, luego de que ICE verificó que los pasaportes eran legítimos, fueron devueltos a las autoridades de Guatemala.

Navas también explicó que cuando los agentes de ICE arribaron a la oficina de FedEx, empezaron a entrevistar a las personas que habían venido a buscar sus paquetes y arrestaron a tres luego de que descubrieron que habían "violado la ley de inmigración de Estados Unidos''.

Uno de los detenidos, agregó, había sido anteriormente deportado y había regresado al país ilegalmente.

De León dijo que los pasaportes habían sido enviados a los guatemaltecos luego de que los solicitaron.

Vásquez, que vive en Jupiter, al norte del Condado de Palm Beach, dijo que ella y sus amigos habían ido en auto a la oficina de FedEx en Riviera Beach. Se quedó en el auto con su hijo nacido en Estados Unidos. Desde el auto vio a los agentes perseguir a los hombres.

Mangione dijo que uno de los hombres corrió al auto donde estaba Vásquez y que dos agentes le siguieron. Mientras uno detenía al hombre el otro sacaba el arma al ver movimiento en el auto que tenía vidrios oscuros.

Vásquez indicó que los agentes le apuntaron con sus armas.

Otro guatemalteco logró fugarse. Los detenidos han sido deportados mientras Vásquez, que está en proceso de deportación, fue liberada por razones humanitarias debido a su hijo pequeño.

  Comments