Nation & World

Colom habla sobre costo político de acusación de homicidio

El presidente de Guatemala, Alvaro Colom, dice que sólo vio una vez el video en el que un prestigioso abogado de su país lo acusó de asesino y narcotraficante.

Pero eso fue suficiente para entender que le esperaba una terrible tormenta política y personal, explicó Colom en una entrevista telefónica con El Nuevo Herald.

"Ha sido el momento más duro de mi vida'', comentó Colom. "Yo, que me dediqué a luchar por la paz del país, que soy totalmente a favor de la vida, acusado de un homicidio''.

Hoy, nueve meses después de esa mañana en la que Colom se sentó a ver en el computador de su oficina de la casa presidencial el video que había consternado al país, una extensa investigación de un fiscal guatemalteco prácticamente lo ha exonerado.

La investigación concluyó que existen altas probabilidades de que Rodrigo Rosenberg Marzano, el abogado educado en la Universidad de Harvard que grabó el video, se hizo matar por unos sicarios a quienes él mismo pagó $40,000 en medio de una profunda crisis nerviosa ocasionada por la muerte de su madre y de su amante.

"Un final para una película de mal gusto que una persona busque su muerte de esa manera'', comentó Colom.

En el video, Rosenberg denunció que sus amigos, el empresario Khalil Musa y su hija Marjorie, fueron "cobardemente asesinados'' por Colom y su esposa Sandra, con la ayuda del secretario de la Presidencia, Gustavo Alejos, y el contratista del gobierno Gregorio Valdez.

El video de 18 minutos le dio la vuelta al mundo. Un muerto denunciaba su muerte.

Vestido con saco y corbata frente a un telón azul, Rosenberg explicó en forma apacible pero convincente: "Si usted está en este momento oyendo o viendo este mensaje es porque fui asesinado por el señor presidente Alvaro Colom con la ayuda de don Gustavo Alejos y del señor Gregorio Valdez''.

Rosenberg, de 47 años, fue asesinado el 10 de mayo en una calle de un barrio residencial de la capital guatemalteca cuando estaba sentado en el borde de la acera frente a su bicicleta y mientras escuchaba música en un IPod.

Alrededor de las siete y media de la mañana del día siguiente, Colom ya tenía una copia del video que le había entregado su secretario privado.

Recordó que en las primeras horas del escándalo ayudó involuntariamente a avanzar la investigación.

Al final del video escuchó la voz de una persona, diferente a Rosenberg, que decía algo así como "Ahora sí nos fuimos a fondo'', sin reparar que la cámara continuaba grabando.

"Reconocí la voz y en la conferencia de prensa pedí a los periodistas que averiguaran quién era'', relató Colom. "A la media hora, uno de los que había colaborado con el video dijo que no perdieran el tiempo buscándolo, que era él, y no era el que yo pensaba que había reconocido'', agregó riéndose.

Los días que siguieron hicieron tambalear al gobierno guatemalteco.

Editoriales de varios diarios del país pidieron la renuncia inmediata de Colom mientras que cientos de manifestantes gritaban "!Asesinos!'', frente al palacio presidencial.

En una confrontación que tomó visos de un conflicto de clases, críticos y seguidores de Colom protagonizaron enfrentamientos violentos. Colom los veía desde los monitores de la casa presidencial.

"Te confieso que el momento que más me impactó fue ver en los monitores de las cámaras de casa presidencial ese enfrentamiento de la gente humilde y la menos humilde, eran las dos Guatemalas en forma muy cruda'', afirmó.

A nivel internacional, explicó, obtuvo un gran respaldo.

"Nadie me volteó la espalda. Te cuento intimidades, hubo presidentes que hasta se tomaron la molestia de llamarme cada dos o tres días para apoyarme y yo se los agradezco enormemente, me ayudó muchísimo'', indicó.

Según Colom, los días más críticos fueron el lunes [11 de mayo], martes y miércoles.

La estrategia que se asumió a partir de ese momento, agregó, se basó en la convicción de su inocencia, la de su esposa y su secretario y en un principio del arte de la guerra.

"El que resiste tiene el reloj en la mano y el que ataca el reloj en contra'', explicó. "Desde el primer momento tenía que redoblar esfuerzos para sobrellevar la crisis''.

  Comments