Nation & World

Ayuda humanitaria continúa llegando en masa a Haití

PUERTO PRINCIPE – Médicos, solados, alimentos, agua, combustible, medicinas y otro tipo de ayuda humanitaria continuaba llegando el lunes a Haití, entregándose a más sobrevivientes del terremoto sin incidentes violentos y tal vez disuadiendo a los haitianos de lanzarse al mar para cruzar el Estrecho de la Florida con rumbo a Estados Unidos.

El teniente genearal P.K. “Ken” Keen, jefe adjunto el Comando Sur, dijo a los medios de prensa reunidos en Puerto Príncipe el lunes por la mañana que la violencia no ha sido un problema en la distribución de agua y alimentos.

"Los niveles de violencia que vemos ahora son más bajos que antes del terremoto", dijo Keen.

Sin embargo, a medida que la crisis en Haití se aproxima a su séptimo día, los sobrevivientes y rescatistas están agotando sus límites.

Un grupo de ciudadanos norteamericanos que fueron evacuados a través del aeropuerto de Puerto Príncipe mostraban síntomas deshidratación y sofocación por el calor, dijo el teniente coronel Ron Flanders, portavoz de la Marina en Jacksonville.

"Hay una víctima", informó Flanders, "y el resto de los ciudadanos están siendo atendidos".

Los norteamericanos fueron atendidos en el propio aeropuerto, que ha estado sumamente ocupado por la llegada de vuelos con ayuda humanitaria, evacuaciones y disturbios ocasionales durante la entrega de la ayuda.

Los líderes de la organización francesa Médicos sin Fronteras (MSF) reportaron haber atendido a más víctimas de violencia y presenciado disturbios en el aeropuerto durante la distribución de ayuda. "Ayer atendimos a personas con heridas de bala y cuchillo", dijo Loris de Filippi, coordinador de operaciones de MSF.

Filippi dijo que el lunes por la mañana hubo disparos en el aeropuerto en Puerto Príncipe para tratar de disolver una revuelta de un grupo de personas que buscaban agua y alimentos.

"La gente está pasando trabajo para conseguir un poco de comida", dijo el coordinador.

A pesar de la escasez de alimentos, agua y medicinas no ha habido un éxodo masivo de haitianos hacia Estados Unidos (algo que ha sucedido con frecuencia cada vez que la isla ha sufrido un desastre), informaron el Servicio Guardacostas y el Departamento de Seguridad Interior.

Ninguna de las dos entidades ha reportado movimiento de inmigrantes haitianos el lunes por la mañana.

Quizás la ayuda que llega al país, y la fuerte presencia de escampavías del Servicio Guardacostas y de barcos de la Marina, han servido de freno, dijo Christopher O'Neil, oficial del Servicio Guardacostas.

"Creo que mientras exista la promesa de ayuda la población no se tirará al mar", dijo el oficial, al tiempo que reiteraba el mensaje de Estados Unidos: "Quédense en casa".

Las fuerzas armadas no ha hecho circular panfletos con esta advertencia en el país, pero, dijo O'Neill, una transmisión de la Voz de las Américas durante el fin de semana habló de "los peligros de lanzarse al mar".

El mensaje recordó a los oyentes que Estados Unidos mantenía su política de repatriar a los haitianos que intercepte en el mar.

La semana pasada, el gobierno de Obama aprobó el Estatus de Protección Temporal (TPS) para las decenas de miles de haitianos que viven en territorio estadounidense, aunque no se aplicará a los que lleguen después del 12 de enero.

El lunes estaba programada la llegada de más soldados, suministros de ayuda internacional y el arribo del ex presidente Bill Clinton, recientemente nombrado enviado especial de las Naciones Unidas a Haití, en tanto equipos de salvamento y los propios habitantes continuaban buscando de sobrevivientes y tratando de rescatar lo que se pueda de las ruinas.

Los 5,800 solados estadounidenses en tierra y a bordo de barcos y escampavías de la Marina y del Servicio Guardacostas aumentarán con el arribo de otros 7,500 efectivos de la Infantería de Marina que deberán llegar hoy.

Hasta la fecha los rescatistas internacionales han salvado a 67 personas que encontraron entre los escombros de edificios que se derrumbaron.

  Comments