Nation & World

Realizan operativo contra los mataderos ilegales

Una fuerte contingente de inspectores federales, estatales y condales ‘‘asaltó'' el martes una zona de West Miami-Dade sospechosa de ser el centro del mercado negro de carne de caballo en el sur de la Florida.

Decenas de agentes e inspectores de 14 agencias recorrieron la aislada comunidad al oeste de Hialeh Gardens donde han estado operando mataderos sin licencia desde hace años. La fiscal estatal de Miami Dade Katherine Fernández-Rundle dijo que era hora de frenar la carnicería ilegal, los peligrosos desperdicios y el brutal tratamiento a los animales.

"Esto envía un fuerte mensaje de que estamos tomando la matanza ilegal y la brutalidad contra los animales muy seriamente'', comentó. "No lo vamos a tolerar''.

Los equipos encontraron más de 100 violaciones, desde numerosos problemas de código de construcción hasta matanzas ilegales y, según dijo, emitieron notificaciones penales y civiles. Son posibles cargos adicionales. No se reportaron hallazgos de carne de caballo.

Un puñado de notificaciones de violaciones, con multas que totalizaron más de $2,000, se colgaron en bolsas plásticas en las cercas metálicas frente a los cinco acres donde Eddy y Maria Zumeta dijeron haber vivido desde hace 25 años. Entre otras cosas, la famiia fue citada por mantener una granja de puercos y un matadero sin licencia. Los inspectores también cortaron la electricidad y colgaron una notificación de propiedad no sanitaria en su casa rodante amarilla y verde.

Eddy Zumeta, 65, negó haber matado a ningún caballo, diciendo que los inspectores también habían chequeado sus refrigeradores en noviembre.

"No pueden incluirme en el problema'', dijo.

"Los cerdos son para nuestro propio consumo''.

El hallazgo de casi 21 animales muertos el año pasado, fue una noticia nacional, que atrajo nueva atención sobre el tráfico ilícito de carne de caballo en Miami y en la zona, poco poblada y no incorporada, conocida como el C-9 Basin.

Pero los reguladores del Condado y los funcionarios de la justicia dijeron que los problemas del área, justo al norte de Okeechobee Road y al oeste del Turnpike de la Florida, son más viejos y más profundos que la simple venta ilegal de carne de caballo. Dijeron que una serie de pequeñas y sucias granjas conocidas como ranchos representan una industria no regulada y no sanitaria que está matando puercos, chivos y pollos tanto para comidas familiares como para rituales de santería.

El C-9 está zonificado para uso agrícola y dominado por viveros, pantanos y una serie de burdas construcciones. Desde hace tiempo ha tenido una reputación de "Oeste Salvaje'' como un lugar de negocios ilícitos que comprenden desde peleas de gallos hasta solares de guijarros, no permitidos, para las casas rodantes (semitrailers).

Las agencias ambientales y de código del Condado han revisado el área periódicamente, emitiendo decenas de citaciones, pero muchos de estos negocios vuelven a abrir al poco tiempo.

Miami-Dade sólo tiene dos mataderos licenciados, que requieren que los animales sean atontados antes de ser muertos, así como otras medidas.

El asalto del martes conmovió a Zumeta y a otros residentes.

Insistió en que dirigía un vivero legítimo y, mostrando una cuenta de impuestos a la propiedad de $4,000, dijo que pagaba sus impuestos y no debían cerrarlo.

"No vamos a ninguna parte'', dijo. "Esta es nuestra propiedad. Esta es nuestra familia. ¿En qué época estamos viviendo?"

  Comments