Nation & World

Fauna se ve afectada por el frío

El debilitante frío que ha afectado al sur de la Florida durante los últimos días ha hecho más que poner a prueba el ánimo de los seres humanos: se ha convertido en un reto para la voluntad de vivir de la fauna de la región, tanto la nativa como la exótica.

Los científicos han esperado por un momento como este durante años. Ellos tienen la esperanza que el frío extendido y extraordinariamente gélido podría conseguir lo que los tramperos no han podido: mermar la población de serpientes pitón y otras especies invasoras que han estado diezmando el frágil medioambiente así como las especies nativas. O al menos demorar su gran crecimiento.

Las pitones, animales de sangre fría nativos de América del Sur, Africa y Asia que fueron traídas como mascotas y luego soltadas en los Everglades, no pueden sobrevivir mucho tiempo en un ambiente frío.

"Hoy ha sido un día que yo consideraría que debe producir un cambio radical'', dijo Frank Mazzotti, científico de Fauna de la Universidad de la Florida, sobre el terrible frío del sábado. "Las serpientes pitón van a quedar aletargadas por el tiempo''.

El sábado puede haber sido lo peor. En varios lugares del estado se vio nevadas, incluyendo en la Medio Maratón Walt Disney World. En el sur de la Florida, la temperatura bajó por debajo del punto de congelación durante la noche, y subió el domingo sólo a los 40 y pico grados Fahrenheit.

Durante toda la semana, grandes iguanas verdes --molestos animales no nativos comprados en tiendas de mascotas y luego puestos en libertad-- han estado cayendo al suelo redondas en el Parque Estatal Bill Baggs de Key Biscayne y en otras áreas boscosas. Cuando las temperaturas bajan a los 30 y tantos grados F, las iguanas quedan catatónicas, cayendo de los árboles y quedando inmóviles en las aceras en un estado de animación suspendida. Cuando la temperatura se hace más cálida, ellas reviven, aunque a veces quedan maltrechas.

En el pasado, el tiempo frío "extinguía'' prácticamente la población local de iguanas, dijo Mazzotti. Ultimamente, no tanto. Ellas podrían estarse adaptando. ‘‘Aunque la población disminuye un poco, no parece que ellas estén desapareciendo'', dijo.

Las serpientes pitón, algunas de las cuales son tan grandes que pueden tragar caimanes enteros, se refugian del frío en rincones oscuros y secos cuando se les hace insoportable. Las lluvias del sábado podrían haberles dificultado esa estrategia.

Entonces, ¿qué pasa con las pitones en un tiempo tan brutal? "Eso es lo que estamos esperando para averiguar'', dijo Mazzotti.

Más al norte, más de 160 tortugas atontadas por el frío fueron encontradas el jueves en la laguna Mosquito, cerca de Titusville.

Unas 40 de ellas han sido rescatadas y se están recuperando en el College de Medicina Veterinaria de la Universidad de la Florida, en una piscina con calefacción.

Los peces no han tenido la misma suerte. El jueves, el equipo de buceo de la Policía del Condado Monroe estuvo registrando las aguas, a 54 grados F, junto al motel Edgewater Lodge en Cayo Long, donde fuera arrestado Paul Merhige la semana pasada en relación con la muerte de cuatro de sus familiares el Día de Acción de Gracias. Ellos no encontraron arma alguna. Pero los buzos vieron muchas crías muertas de barracudas, roncadores, sargos y peces loro. Dave Vaughan, director ejecutivo del Laboratorio Marino Mote en Cayo Summerland, atribuyeron la muerte de los peces al cambio drástico en la temperatura de las aguas. En 10 días, las temperaturas bajaron de los 70 y tantos grados F en los Cayos a unos 55 grados en canales y áreas de poca profundidad. En las atracciones turísticas usuales no hubo un espectáculo así. Monkey Jungle en el área de Redland cerró temprano el sábado. Por primera vez en casi 30 años, Miami Metrozoo cerró sus puertas al público porque hacía demasiado frío.

El personal del mismo trabajó horas extra metiendo a tortugas, aves y monos en celdas con calefacción. Las temperaturas en los hábitats de mamíferos se pusieron a unos 10 grados F por encima de la temperatura exterior, dijo Conrad Schmitt, un curador.

El portavoz Ron Magill dijo que los animales de sangre fría, tales como los dragones de Komodo y la tortuga gigante, fueron colocados bajo lámparas infrarrojas cuya temperatura se fijó en los 70 y tantos grados F, una temperatura normal en el sur de la Florida. Se dio comida adicional a los animales para ayudarlos a aumentar su temperatura corporal. Los trabajadores del zoológico dieron además heno adicional a sus orangutanes, gorilas y chimpancés para que se hicieran nidos más abrigados. Se les distribuyó frazadas. Los chimpancés adultos enseñan a los pequeños a envolver sus cuerpos en esas frazadas, para ellos objetos extraños.

  Comments