Nation & World

Cómo prepararse ante ola de frío

El drástico descenso de las temperaturas en gran parte del país hace necesario que la población afectada tome medidas para protegerse, en especial entre quienes están en mayor riesgo como los niños, las personas mayores y los que sufren de enfermedades crónicas.

La ola de frío que tiene previsto traer a partir de hoy temperaturas récord a muchos estados del país, desde la zona de los Grandes Lagos hasta Georgia y las Carolinas, ha causado ya al menos siete muertes.

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), con sede en Atlanta, han emitido una serie de recomendaciones para evitar que las bajas temperaturas causen más accidentes y fatalidades.

Para evitar los riesgos y complicaciones que puede provocar el exponerse a bajas temperaturas, como hipotermia o congelación, las autoridades recomiendan mantenerse abrigado de forma adecuada, evitar salir cuando las temperaturas son demasiado bajas y buscar ayuda médica en caso de experimentar alguno de los síntomas de dichos padecimientos.

Los CDC aconsejan buscar asistencia médica inmediata en caso de que la piel se torne roja y se sienta dolor, para evitar así que las bajas temperaturas causen estragos a consecuencia de la congelación.

Asimismo, entre los principales síntomas de la hipotermia están el cansancio, temblar de frío, confusión, pérdida de memoria, hablar confuso y somnolencia.

Para evitar estos síntomas, los CDC recomiendan tratar de permanecer en lugares con calefacción, llevar varias capas de ropa adecuada para el clima frío, así como medias, bufandas, gorros y guantes.

En caso de no tener calefacción, aconsejan buscar refugio en lugares que sí la tengan como bibliotecas públicas, centros comerciales o refugios.

Los CDC además piden estar preparado ante un posible corte de energía, que puede dejar la vivienda sin calefacción incluso por varios días.

Ante la falta de electricidad para calentar la casa o para cocinar, es posible que muchos se vean en la necesidad de recurrir al uso de fuentes alternativas, como la chimenea o un generador, estufas o parrillas de carbón que funcionen con gasolina o carbón.

Para evitar intoxicaciones con monóxido de carbono (CO), las autoridades aconsejan no utilizar estos artefactos en el interior de la vivienda o cerca de las ventanas o puertas, debido a que este es un gas inodoro e incoloro, lo que hace difícil determinar su nivel de concentración en el ambiente.

Estar atentos ante los primeros síntomas de intoxicación por monóxido de carbono, está el sentirse aturdido, dolor de cabeza, mareado, somnoliento o con náuseas.

Colocar una alarma de monóxido de carbono en los dormitorios y en cada nivel de la casa es otra de las recomendaciones de los CDC para evitar un accidente con consecuencias fatales.

Las autoridades destacan la necesidad de preparar un botiquín de primeros auxilios, que incluya una lámpara de mano con baterías adicionales, un radio de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA), medicamentos básicos, artículos de higiene para las personas mayores y bebés, así como sal para derretir la nieve que se pueda acumular en el sendero afuera de la vivienda.

Cuando las autoridades adviertan sobre la posibilidad de tormentas de granizo o nieve, lo más indicado es no conducir para evitar accidentes de tránsito.

En caso de que sea indispensable conducir bajo condiciones invernales, los expertos recomiendan llevar un botiquín de primeros auxilios, algunos alimentos y agua, una colcha y un teléfono celular con la batería cargada.

  Comments