Nation & World

Buscan fondos públicos para el estadio de los Dolphins

Pocos después de que los comisionados de Miami-Dade acordaron tomar un préstamo de $490 millones para un nuevo estadio de béisbol para los Marlins de la Florida, líderes locales y los Miami Dolphins estudian la posibilidad de hacer campaña para conseguir fondos públicos que los ayuden a financiar $250 millones en renovaciones al Dolphin Stadium, a fin de conservarlo como la sede favorita del Super Bowl.

Ejecutivos de la NFL sentaron las bases para la decisión en meses recientes, diciendo que el Super Bowl no regresaría al sur de la Florida a menos que se lleven a cabo una serie de mejoras significativas a la instalación de Miami Gardens.

Entre los cambios está cubrir una porción del estadio para evitar la debacle del último Super Bowl celebrado en el sur de la Florida, cuando un inusual diluvio de febrero empapó a los espectadores en el 2007. La iluminación del estadio también sería mejorada, así como las gradas inferiores, lo que permitirá a los espectadores sentarse más cerca del campo del juego.

Renovar el estadio con fondos públicos "tiene que debatirse'', dijo Rodney Barreto, presidente del Comité de Celebración del Super Bowl en el Sur de la Florida. "Dado el estado de la economía, celebrar aquí el Pro Bowl y el Super Bowl sería fantástico, son dos grandes fuentes de dinero para la comunidad''.

Los Dolphins no han hecho una propuesta oficial y el director ejecutivo del equipo, Mike Dee, dijo el martes que era demasiado pronto para fijar un precio o la fuente de fondos para las renovaciones.

"Sería muy prematuro ponerse a especular cómo se paga, quién lo paga y cuánto cuesta'', dijo Dee. "Hay que ver si existe motivación en esta comunidad. . . para tratar de hacer esto''.

Pero una campaña privada a favor de un remozamiento del estadio financiado con dinero de los impuestos ha ganado tanto impulso en meses recientes que hizo que la Oficina de Turismo de Miami-Dade aprobara una resolución que exhorta a los comisionados condales a dedicar al Centro de Convenciones de Miami Beach más dinero procedente del impuesto hotelero, no a un estadio para los Dolphins, dijo el director de Turismo del condado, William Talbert.

La directora de Turismo de Broward también se opuso a gastar fondos del impuesto hotelero en un estadio de football, diciendo que un propuesto hotel para el centro de convenciones del condado atraería a más turistas.

"A mí me encantan los Super Bowls y quiero [que se celebren aquí]'' dijo Nicki Grossman, directora de Turismo de Broward. "Pero si me obligan a decidir entre un Super Bowl o un hotel para el centro de convenciones, me inclino mucho más a favor del hotel''.

Las renovaciones propuestas para el estadio costarían alrededor de $250 millones, dijo Grossman, que es miembro del Comité de Celebración del Super Bowl en el Sur de la Florida. Aunque el estadio está en Miami-Dade, los partidarios del proyecto pedirían a los condados Broward y Palm Beach que contribuyan a las renovaciones, dijo Grossman.

Es seguro que la perspectiva de usar fondos públicos para renovar una instalación privada cause debates.

Se espera que los Dolphins o los funcionarios del Comité de Celebración expresen sus ideas para hacer cambios al estadio el jueves en una reunión del Comité de Celebración en el estadio, dijo Barreto.

"Considero que sería un buen uso de fondos públicos'', dijo Bruce Jay Colan, abogado de Miami y miembro de la junta directiva del Comité. "Si no lo hacemos, llegará el momento en que no podremos celebrar [esos eventos] porque no podremos competir por la sede''.

Las autoridades de turismo dudan en gastar fondos del impuesto hotelero para atraer unos juegos que se celebran varias veces en una década en lugar de invertirlos en los centros de convenciones locales que atraen visitantes todo el año. El impuesto hotelero subsidia los centros de convenciones y la competencia por esos dólares ha crecido en medio de una severa crisis hotelera.

Barreto dijo que el plan no dependería necesariamente del impuesto hotelero.

"Potencialmente podría ser una combinación de diversas cosas'', dijo. "Yo pienso que podría ser una combinación con [fondos] estatales, de Miami-Dade, y crear un distrito tributario especial''.

Jorge González, administrador de Miami Beach, el destino turístico más popular de la región, dijo que lo sorprendía la idea de pedir fondos públicos para el estadio.

"Me resulta sorprendente porque casi inmediatamente después de que se llevó a debate el tema del béisbol y se está construyendo un nuevo estadio, el estadio de football esté en la misma situación''.

Una campaña para invertir fondos de los impuestos en el estadio de los Dolphins volvería a poner sobre el tapete el debate perenne en el mundo del deporte: ¿cuánto merece la pena invertir en un Super Bowl?

Los organizadores de los Super Bowls en el sur de la Florida afirman que el juego contribuyó $463 millones a la economía la última vez que se celebró aquí, en el 2007, pero algunos académicos consideran que eso es propaganda de la NFL.

Philip Porter, profesor de Economía de la Universidad de South Florida en Tampa, dijo que un Super Bowl es sólo una pequeña fracción de los ingresos fiscales para las grandes economías. Eso es cierto en particular para los destinos turísticos populares de invierno, como el sur de la Florida, que puede contar con que los hoteles estarán repletos en febrero con o sin Super Bowl.

"Si se desea un beneficio económico, es mejor tomar el dinero que se dedicaría a un estadio y lanzarlo desde un helicóptero'', dijo.

Los gobiernos locales de todo el país han usado fondos de impuestos para construir flamantes estadios para sus equipos deportivos. Los ejecutivos de la NFL mencionaron esas nuevas sedes en declaraciones recientes en el sur de la Florida, advirtiendo que esta zona necesita un estadio modernizado para competir por el Super Bowl en el futuro.

Cuando el Super Bowl XLIV se celebre el 7 de febrero, hará del sur de la Florida la principal sede del evento en la historia, con 10 juegos de campeonato.

Esto provoca una pregunta: si las mejoras no se concretan, ¿renunciará de verdad la NFL a su sede favorita para el Super Bowl, en un estadio que ya tuvo una renovación de $200 millones en años recientes?

Barreto dijo que se había reunido el sábado con Stephen Ross, el dueño de los Dolphins, y con Roger Goodell, comisionado de la NFL, quienes dijeron que las mejoras son necesarias.

"Creo que tenemos que pensar en serio en el mensaje del comisionado de la NFL a esta comunidad y comprender las ramificaciones de ese mensaje'', dijo. "Sobre la base de mis conversaciones con él, yo diría que está muy convencido del asunto''.

  Comments