Nation & World

Ex ministro peruano explora acuerdo con la fiscalía para evitar juicio

El ex ministro de vivienda del Perú, James Allison Oyague, y su esposa Carla Robbiano Montes están en conversaciones con la fiscalía de Miami para buscar una alternativa que evitaría el juicio en contra de la pareja por ocultar un dinero que intentaron sacar de Estados Unidos, según documentos de la Corte Federal de Miami.

"Se anticipa que no habrá juicio. Las partes están trabajando en una disposición de los cargos sin juicio'', escribieron al juez del caso los abogados de la pareja Oscar Arroyabe y René Sotorrío.

La moción fue radicada el viernes para pedir un aplazamiento del juicio criminal, originalmente progamado para el 4 de enero del próximo año.

De ordinario este tipo de anuncios al juez, son el preámbulo de una declaratoria de culpabilidad de los acusados.

Las partes "necesitan tiempo adicional para resolver varios temas'', agregaron los abogados.

Arroyave, quien había anunciado que acompañaría a sus clientes a juicio porque tenían grandes probabilidades de ganar, dijo a El Nuevo Herald que prefería no hacer comentarios sobre esta nueva estrategia.

Arroyave aseguró que entregó al gobierno documentos que prueban que el dinero de sus clientes es legítimo y por tal razón no había razones para esconderlo de las autoridades.

En la moción Arroyave y Sotorrío afirman que la fiscalía no se opuso a la solicitud de aplazamiento.

Allison había anunciado que si bien tenía la opción de declararse culpable y regresar a su país, se sometería a juicio para demostrar su inocencia y dejar su nombre en limpio.

"Estamos aquí por nuestro honor'', dijo Allison a una emisora radial del Perú.

El ex ministro del gobierno del actual presidente Alana García y su esposa fueron arrestados el pasado cinco de noviembre en el Aeropuerto Internacional de Miami luego de que agentes de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE), descubrieron que llevaban en su poder $30,250 en efectivo que no declararon. Se disponían a tomar un vuelo de la aerolínea Copa con destino a Lima, vía Panamá.

Ambos fueron acusados de falso testimonio, contrabando de dinero en efectivo y omisión de declaracióno.

La noticia causó revuelo en Perú por cuanto el ex ministro se había visto forzado a renunciar a su cargo por sus vínculos con Business Track (BTR), una firma acusada involucrada en escándalos de espionaje privado. Allison está bajo investigación por dineros que recibió de dicha empresa.

La notificación al juez del caso sobre las conversaciones entre las partes para evitar el juicio, se produjo cuatro días después de que los abogados entregaron a la fiscalía copias de los extractos bancarios de Allison en una cuent de Bank of America y otra en la Unión de Bancos Suizos (UBS).

Los Allison habían reconocido la existencia de la primera cuenta ente los medios de comunicación peruanos al explicar el origen del dinero que les fue confiscado. La segunda cuenta era desconocida.

En el caso del Bank of America el primer extracto bancario corresponde a marzo del 2007 y el último a octubre de este año. En el UBS los reportes van desde junio de 2006 hasta septiembre de 2009.

Suscrito por Arroyave, el documento no señala los montos de las cuentas ni la ubicación de las sucursales, pero certifica la entrega al fiscal de cinco bandas de cobertura de fajos de $10,000, recibos de retiro de la cuenta del Bank of America y cuentas de hospedaje en el Hotel La Quinta Inn, sin aclarar de qué ciudad.

La pareja se encuentra en libertad bajo fianza y confinamiento residencial en Weston con prohibición de acudir a terminales de transporte y la obligación de llevar un artefacto electrónico de localización.

Como parte de su preparación para el juicio, los abogados de la pareja habían pedido permiso al juez para que sus clientes acudiera al aeropuerto de Miami a fin de entrevistar testigos. El juez Federico Moreno concedió la autorización a Allison pero se la denegó a Robbiano argumentando que los casos son diferentes.

La fiscalía ni el juez se han pronunciado sobre la solicitud de aplazamiento. Si las partes no llegan a un acuerdo de culpabilidad, los Allison tendrían que ir a juicio.

"Ellos tienen grandes posibilidades de ganar el caso, porque no estamos hablando aquí de dos mulas que estaban transportando dinero, sino de dos personas que sacaron el dinero de su banco'', explicó Arroyave a El Nuevo Herald.

  Comments