Nation & World

Nueva medida facilita comercio entre EEUU y Cuba

En una medida que flexibiliza las transacciones comerciales entre Cuba y Estados Unidos, el Senado dio luz verde el domingo para que el gobierno de Raúl Castro pague las compras de alimentos mientras los cargamentos se encuentran en camino hacia la isla.

La cláusula --incluida en el presupuesto del Departamento de Agricultura-- permitirá el flujo de mercancías hacia Cuba sin la necesidad de que el pago se realice antes de que el envío salga de los puertos estadounidenses. La medida no tiene carácter de ley y estaría en vigor hasta septiembre del 2010.

"Con esta firme acción, ganaderos y agricultores de Montana y de otros estados de la nación podrán mejorar el acceso de sus productos a uno de nuestros más cercanos mercados de exportación'', dijo el senador Max Baucus en una declaración enviada el lunes a El Nuevo Herald.

Agregó que al permitir las ventas en efectivo de los productos estadounidenses "de clase mundial'' a Cuba, se restablece la intención del Congreso por facilitar la exportación de los productores durante un momento crítico para la economía.

La medida fue aprobada por votación de 57-35 y pondría fin a las regulaciones impuestas por el Departamento del Tesoro en febrero del 2005, las cuales determinaron que la empresa cubana Alimport debía pagar por adelantado y en efectivo cualquier embarque hacia la isla. Numerosas compañías se habían quejado al Departamento del Tesoro de que los pagos de Cuba no se estaban acreditando debidamente en sus cuentas en bancos estadounidenses.

Analistas y partidarios de mantener las restricciones al comercio con Cuba consideran que la nueva medida no representa un cambio significativo en las operaciones entre ambos países.

"Es exagerado el entusiasmo del senador Baucus, porque esta cláusula no varía esencialmente las reglas en vigor'', consideró Mauricio Claver-Carone, director ejecutivo del Comité de Acción Política US-Cuba Democracy, en Washington, D.C. "Ni se permitirán créditos, ni se facilitarán los pagos directos de instituciones financieras de Cuba hacia Estados Unidos''.

Baucus, demócrata por Montana y presidente del Comité de Finanzas del Senado, es un decidido partidario de liberalizar las ventas y los viajes turísticos a Cuba. En marzo, figuró entre 15 influyentes senadores que enviaron una carta al Departamento del Tesoro reclamando que se eliminara la regla del pago por adelantado para las ventas al gobierno cubano. En mayo, estuvo además entre los patrocinadores de la abortada propuesta legislativa para levantar las prohibiciones al turismo estadounidense a Cuba.

La modificación para las transacciones comerciales, que tiene ya el visto bueno de la Cámara de Representantes, deberá ser firmada a más tardar el viernes por el presidente Barack Obama, como parte del paquete presupuestario del año fiscal 2010.

Sendas legislaciones introducidas en la Cámara de Representantes y el Senado en marzo comprendían la autorización de transacciones directas entre instituciones financieras de Cuba y Estados Unidos con el fin de reducir las demoras en el pago por la parte cubana, pero no fueron aprobadas. En la actualidad, los pagos de Cuba a firmas estadounidenses se realizan mediante instituciones bancarias de terceros países.

"La razón por la que vemos estas cláusulas ocultas en las leyes de presupuesto es muy sencilla: los partidarios del comercio y los viajes turísticos a Cuba no tienen los votos ni el apoyo del Congreso para presentar estas propuestas como proyectos legislativos'', agregó Claver-Carone.

Representantes de la naviera Crowley --una de las principales transportistas de mercancías a Cuba-- dijeron el lunes que la decisión congresional de revertir el método de las transacciones financieras no representa necesariamente una medida favorable para el traslado de los cargamentos.

"Tal vez para los pequeños envíos que se producen en contenedores puede representar un flujo más rápido de sus mercancías'', comentó Jay Bickman, vicepresidente de Crowley, con sede en Jacksonville. "En la actualidad nosotros tenemos que asegurarnos de que las empresas han recibido los pagos antes de poner los cargamentos en el barco''.

De acuerdo con estadísticas del Consejo Económico y Comercial EEUU-Cuba (USTEC), con sede en Nueva York, las exportaciones estadounidenses a Cuba han sufrido una caída del 27 por ciento con relación al 2008.

John S. Kavulich, consejero principal de USTEC, indicó que no existe ninguna expectativa de que las dificultades financieras de Cuba mejoren a corto plazo.

"De ahí que cualquier cambio de procedimiento en las transacciones de las compañías estadounidenses no redundará en un incremento sustancial en las exportaciones a Cuba, debido al empeño del gobierno cubano en preservar un sistema que no puede mantenerse por sí mismo a menos que otros lo mantengan'', señaló.

  Comments