Nation & World

Agente federal ayudó a narcos mexicanos

Una banda de narcotraficantes de México obtuvo información confidencial de bases de datos de organismos antinarcóticos de Estados Unidos por cortesía de un veterano agente de la Policía de Inmigración y Aduanas (ICE), según documentos de la corte federal de Miami.

El ex agente, Richard Padilla Cramer, se declaró culpable esta semana de obstrucción a la justicia en relación con la entrega a dos miembros de la banda en Miami de informes obtenidos en los sistemas de ICE y la Administración de Lucha contra las Drogas (DEA).

En uno de los casos, Padilla, quien fue director de la oficina de ICE en Nogales, sur de Arizona, admitió haber ayudado en el 2006 a un lavador de dólares escondido en Miami a indagar si tenía pendiente alguna orden de arresto antes de viajar a México.

En el transcurso de la investigación, un ex miembro de la red de narcotraficantes que cooperó con la DEA entregó copias impresas de fichas tomadas de bases de datos de uso exclusivo del ICE, la DEA, y agencias del orden de California, señala la declaración jurada del agente de la DEA, Christopher Goumenis.

Según la fuente confidencial de la DEA, los jefes de la organización de narcotraficantes utilizaban los informes federales para asegurarse de que sus colaboradores no eran informantes de organismos antinarcóticos de Estados Unidos.

Cuando ocurrieron los hechos, Padilla se desempeñaba como jefe de la oficina de ICE en el consulado de Estados Unidos en Guadalajara.

Originalmente, Padilla fue acusado de haber vendido información a un mayor número de narcotraficantes mexicanos. Algunos de ellos se jactaron, en un restaurante de Weston, de contar con la valiosa ayuda del agente, según grabaciones obtenidas por la DEA. También afrontaba cargos de complicidad en el envío de un cargamento de cocaína de México a España y de influir a testigos.

Pero la acusación original, radicada en septiembre del 2009, fue reemplazada por una menos severa a principios de este mes que lo acusó de obstruir la justicia ayudando en forma corrupta a impedir el arresto de dos acusados de narcotráfico y lavado de dinero.

"Convencimos al gobierno de que el caso era débil'', afirmó Héctor Flores, abogado de Padilla en Miami.

Padilla, de 56 años, se declaró culpable solamente de dos casos en los que accedió al sistema federal y entregó la información confidencial de los organismos antinarcóticos. Los cargos relacionados con conspiración por trasiego de drogas fueron desestimados, según informó a El Nuevo Herald una portavoz de la fiscalía de Miami.

Flores aseguró a El Nuevo Herald que su cliente no cobró por la información que pasó a los narcos y que la revelación de la misma no causó daño a nadie.

En cuanto a los hechos descritos por la DEA, y en los cuales se basó la acusación original, Flores explicó que se referían a varias horas de grabaciones de reuniones de narcotraficantes en el sur de la Florida en las que Padilla no estuvo presente.

"Ellos [los narcotraficantes] estaban inflando la participación de Richard para hacer aparecer que tenían un agente en su equipo'', indicó Flores. "Hay como 2,000 páginas de conversaciones, pero ninguna es de Richard''.

Padilla, quien llevaba casi 30 años como agente federal, aceptó haber ayudado a un lavador de dólares que estaba ansioso por saber si existía alguna orden de arresto o investigación en su contra, antes de viajar a México.

Desde Miami el lavador se puso en contacto con sus cómplices en México, quienes le dijeron que no se preocupara que ellos tenían un funcionario federal de Estados Unidos que podía obtener esos datos.

Padilla, quien se encontraba en México, pidió a otros agentes que consultaran las bases de la DEA y el ICE, explicó Flores. Una vez que obtuvo los resultados se los hizo llegar al lavador de dólares, quien viajó tranquilamente de Miami a México al verificar que no había órdenes de captura pendientes en su contra.

La investigación de la DEA recaudó decenas de horas de grabaciones de reuniones de los narcotraficantes en Weston y Miami en el 2007. El caso fue radicado originalmente en Arizona, donde reside Padilla, pero fue trasladado a Miami debido a que fue aquí donde fueron arrestados integrantes del grupo de narcotraficantes, explicó Flores.

A mediados del 2007, durante una reunión en el restaurante Flanningan, de Weston, los narcotraficantes alardearon de que gracias a Padilla lograrían establecer si alguno de los colaboradores de la red había pasado información a las autoridades para el decomiso de 300 kilos de cocaína en Vigo, España. La incautación se realizó el 13 de junio del 2007.

En otra conversación grabada secretamente en julio de ese año en Miami, uno de los narcotraficantes comentó que Padilla tenía "amigos muy poderosos'' incluyendo "dos o tres agentes de la DEA en México''.

Un narcotraficante le confirmó al informante infiltrado de la DEA en esa misma reunión que Padilla había invertido más de $400,000 en el envío de drogas desde Panamá a Vigo. Días después otro narcotraficante comentó que éste se había distanciado del jefe de la red por discrepancias en torno a ese cargamento.

En agosto, la DEA se enteró además de que los narcos habían dicho que uno de los jefes de la banda le había pedido a Padilla que se retirara de ICE y empezara a trabajar para su organización lavando dinero o enviando drogas.

Un informante encubierto de la DEA logró leer en una computadora de uno de los narcotraficantes que los documentos de las bases de datos federales habían sido enviados desde la dirección de correo electrónico de Padilla en Google, agregó la declaración de la DEA.

Un ex miembro de la banda de narcotraficantes que cooperó con la DEA le entregó a los agentes un número telefónico desde el cual miembros de la red se comunicaban con Padilla a través del sistema de marcado directo (direct connect push to talk).

En agosto de este año la DEA confirmó que el número del teléfono estaba registrado bajo el nombre de Padilla en Bonita Canyon, Green Valley, Arizona, donde fue arrestado el 4 de septiembre. Dos de los ex miembros de la banda indentificaron a Padilla en fotografías como el enlace de la organización para tener acceso a la información confidencial de las agencias de EEUU.

Padilla, quien se encuentra bajo arresto en Miami, será sentenciado el 18 de febrero el 2010. De ser hallado culpable podría afrontar una pena hasta de 20 años.

  Comments