Nation & World

Niño no permite que la enfermedad le robe los sueños

Víctor Hugo es un niño valiente que con sólo siete años libra una batalla contra una grave enfermedad. Al niño, nacido en Santa Cruz, Bolivia, le diagnosticaron leucemia el 12 de septiembre del año pasado en el Mount Sinai Medical Center, de Miami Beach, cuando estaba de vacaciones junto a sus padres.

Pese al intenso tratamiento de quimioterapia, Víctor Hugo no pierde su sonrisa, renueva sus fuerzas día a día y asiste a sus clases en el South Miami K8 Center, en el suroeste de Miami, a pocos pasos del humilde apartamento donde vive con sus padres en la 67 avenida y la 58 calle del SW.

Hugo y Silvia lo dejaron todo: trabajo, familia, amigos. "Nuestras vidas han cambiado completamente. Nuestro corazón, nuestra mente, nuestras fuerzas están dedicadas a nuestro hijo'', dijo su padre Hugo, de 50 años.

Víctor Hugo, risueño y juguetón, aprende rapidamente el idioma y progresa en su clase de segundo grado. "Nos encanta escucharle y observar su progreso. Procuramos lograr un gran equipo para realizar sus tareas de cada día'', recalcó Hugo.

Alegre, inteligente y entusiasta, Víctor Hugo no permite que su enfermedad le robe sus sueños.

De hecho, diariamente les pregunta a sus padres cuándo llegará a casa el regalo que más ansía para esta Navidad: un perrito cocker spaniel color negro.

"Se lo queremos dar porque no tiene aquí con quién jugar y extraña al perrito que dejó en su casa'', expresó su padre.

El niño también quiere un televisor y un DVD para su cuarto. La familia vive hace 15 meses un verdadero calvario, desde que conoció la noticia de la enfermedad de su hijo.

"Lo más importante para nosotros, sus padres, es que nuestro hijo gane esta batalla. Pedimos las oraciones de toda la comunidad para no desfallecer'', dijo su madre Silvia Mariaca, de 47 años.

Las vacaciones de Hugo y Silvia para que el pequeño Víctor Hugo conociera Disney World, se transformaron en un infierno cuando supieron que su único hijo sufría una grave enfermedad.

El 3 de septiembre del 2008, el matrimonio viajó a Nueva York para un paseo de 17 días. En el trayecto el niño comenzó a quejarse de cansancio. "Le dolían sus piernecitas y tuvimos que comprarle un carrito para poder moverlo porque ya no podía caminar'', relató su padre. En Miami, Víctor Hugo empeoró. Dejó de comer y presentó pequeños moretones en la cara y puntos rojos en todo el cuerpo.

En el Mount Sinai Medical Center les dieron la terrible noticia. "Su hijo tiene leucemia, nos dijeron, y sentimos que la

oscuridad nos invadía'', relató Hugo, un trabajador del área de reciclaje.

Entonces comenzó la dura batalla por la vida de su hijo. Partieron al Miami Children's Hospital y, luego, al Baptist Hospital. Luego de dos semanas de terapia intensiva en el Miami Children's Hospital, el matrimonio contactó a la organización Children Cancer Caring Center, gracias a la gestión de Bernadette Todd, una misionera de 42 años que sufre desde niña de distrofia muscular y que dedica su vida a dar su testimonio a los enfermos.

La institución benefactora lo trasladó en octubre al Baptist Hospital, donde se encuentra recibiendo la última etapa del tratamiento que durará al menos dos años y medio, para luego continuar con un período de observación de cinco años.

A los padres les aprobaron una extensión de sus visas de turistas, pero están esperando la respuesta de Inmigración para la de su hijo.

"Las probabilidades de vida en Bolivia para nuestro hijo son mínimas'', afirmó el padre. "Estamos pidiéndole a Dios que podamos tener un amparo legal de estadía para permanecer todo el tiempo que Huguito necesite para terminar su tratamiento''.

"Luego de vivir más de un año en Estados Unidos, queremos agradecer por la bondad de la gente que hemos encontrado, que nos han abierto su corazón, que nos tratan con amor y comprensión. En verdad, Dios nos puso en el lugar donde se cumplen los sueños'', recalcó.

Lee Klein, presidenta de Children Cancer Caring Center, lleva 44 años en el servicio voluntario a cargo de la organización que busca ayudar a las familias con niños diagnosticados de cáncer que carecen de seguro médico o el dinero para pagar el tratamiento.

"Para nosotros lo más importante es el niño y poder ganarle la batalla a esta enfermedad. Víctor Hugo es brillante y muy especial, con unas ganas tremendas de estudiar. Es muy cariñoso y agradecido con la vida y sus padres son personas maravillosas'', señaló Klein.

Related stories from Vida en el Valle

  Comments