Nation & World

HRW: Gobierno de Raúl Castro es tan represivo como era el de su hermano

El gobierno cubano sigue siendo tan represivo bajo Raúl Castro como lo era bajo su hermano Fidel, según el primer estudio detallado de abusos de derechos humanos en la isla desde que Raúl tomó el poder.

Con el título "Nuevo Castro, Misma Cuba'', el estudio, hecho por la organización independiente Human Rights Watch (HRW), detalla un engranaje de presiones crueles sobre disidentes, familiares y amigos que socaban las esperanzas iniciales de que el ‘‘pragmático'' Raúl Castro sería differente.

"Raúl Castro heredó un sistema de leyes e institutciones abusivas ... En vez de desmantelar esta maquinaria represiva, Raúl Castro la ha mantenido firmemente en su lugar y totalmente activa," segun el estudio hecho público hoy en Washington.

El reporte indica algunos cambios en las tácticas represivas como el creciente uso de ‘‘detenciones arbitrarias'' generalmente de corta duración -- 532 reportadas en la primera mitad de este año, comparadas a 325 en todo el 2007 -- y al menos 40 encausamientos legales por "peligrosidad", un cargo menos usado durante el gobierno de Fidel.

Sin embargo, "la represión en Cuba bajo Raúl no es muy diferente de lo que era bajo Fidel," dijo el autor del estudio, Nik Steinberg de la sección Américas de HRW, a El Nuevo Herald. "Si eres un disidente, tu experiencia todavía va a ser abismal."

El reporte agregó que aunque los grupos disidentes son "pequeños y significativamente aislados," su marginalización "es evidencia no de una falta de dissidencia en Cuba sino de la cruel eficiencia del estado en reprimiéndola."

Mientras que el reporte enfatizó que "no hay ninguna duda que el gobierno cubano lleva la entera y exclusiva responsabilidad por los abusos que comete," también propuso que Washington abandone su embargo y se una a un esfuerzo multinacional y coordinado para mejorar los derechos humanos en la isla.

Steinberg dijo que HRW lanzó su investigacion a raíz de la percepción de que bajo Raúl Castro la situacion habia mejorado, unido a avances en las relaciones entre Cuba y la Unión Europea y los esfuerzos para readmitir a la isla a la Organización de Estados Americanos.

"Queríamos poner sobre la mesa la situación de los derechos humanos en Cuba," dijo el autor durante una entrevista por teléfono desde Washington.

Cuba siempre ha justificado su represión de los disidentes como una medida de protección necesaria contra las politicas hostiles de los Estados Unidos. "Pero, en los muchos casos examinados para este reporte, no hay sustento para este argumento."

Steiberg, quien pasó dos semanas en Cuba este verano visitando a disidentes y sus familiares en siete de las 14 provincias, trabajó en secreto porque el gobierno cubano no respondió al pedido de HRW para entrevistas con oficiales que pudieran hablar sobre la situación de los derechos humanos.

En su capítulo más impactante, titulado "Estado de Miedo," el reporte relata detalles de como la represión gubernamental ha creado un profundo "clima de miedo'' que ha llevado a madres, hermanos y amantes a cortar contactors con los disidentes.

"El miedo es la parte central de la estrategia gubernamental de aislamiento, que presiona a miembros de la familia a cortar relaciones con los disidentes," destaca el reporte. "Este aislamiento, junto con otras formas de tormentos, tiene un costo emocional y psíquico significativo y (...) puede llevar a depresión u otros problemas psicológicos crónicos".

El reporte citó al activista de los derechos humanos Roberto Marrero la Rosa diciendo que oficiales del gobierno le dijeron a la esposa de su hijo que tenía que divorciarse y dar a su hijo en adopción si quería mantener su trabajo en una oficina de fiscales. Cuando se rehusó, fue echada del trabajo.

Enyor Díaz Allen, un disidente de Guantánamo, reportó que su madre no le habla por presión de la policía, y el ex prisionero político Digzan Saavedra Prat, reportó que su hermano no le ha hablado desde que fue amenazado con perder su trabajo.

"En la ciudad, nadie tiene permiso para hablar conmigo. La gente que viene a mi casa es immediatamente llamada por la seguridad del estado y es advertida," dijo Eduardo Pacheco Ortiz, un ex prisionero político en Matanzas citado en el reporte.

"Es como que alguien me ponga una bota en el medio del pecho, y aplique tanta presión que casí no puedo respirar," dijo René Velásquez Toranzo a los investigadores de HRW.

Entre las otras conclusiones del informe de Steinberg están:

*Cuba viola sistemáticamente los derechos legales de disidentes. El reporte cita a Alexander Santos Hernández diciendo que fue detenido a las 5:50 am y condenado a cuatro años de prision ese mismo dia a las 8:30 am.

*Las prisiones cubanas "están sobrepopuladas y les faltan higiene ... causando extensiva malnutrición y enfermedades."

*Oficiales de seguridad del estado rutinariamente usan detenciones de corta duracion para atormentar a los disidentes o evitar que participen en actividades consideradas ‘contra-revolucionarias."'

*Disidentes son ‘‘golpeados, humillados públicamente y amenazados por oficiales de seguridad y grupos de civiles afines al estado." También ‘‘se les niega trabajo, son despedidos de sus puestos y condenados a multas, poniendo grandes presiones financieras sobre sus familias."

*Son "blancos de monitoreo invasivo, que viola su privacidad y recoge información que después se puede usar para ponerlos en prision." El informe agrega que "estas tácticas represivas tambien se aplican consistentemente a los familiares de los disidentes."

Sobre la propuesta para una nueva política de Washington hacia Cuba, el director de las Americas de HRW, José Miguel Vivanco, dijo que el embargo comercial contra la isla no ha tenido ningún impacto positivo y ha impuesto dificultades al pueblo cubano. La política de la Unión Europea y Canadá de ‘‘relaciones constructivas'' tampoco ha empujado a Cuba a mejorar sus esfuerzos en materia de derechos humanos.

El reporte propone que Washington termine el embargo y forme un frente común con Europa, Canadá y democracias en America Latina para darle a Cuba seis meses para que suelte a todos los prisioneros politicos o encare un nuevo régimen de sanciones coordinadas.

"No es fácil, pero no es irreal," dijo Vivanco. "Si la administración Obama es seria en sus intenciones de desarrollar una política que tenga algún impacto sobre Cuba, tiene que trabajar con otras democracias en el mundo."

  Comments