Nation & World

Jurará su cargo la comisionada Spence-Jones a pesar de escándalo

La comisionada de Miami Michelle Spence-Jones jurará un nuevo término el jueves, apoyada por los constituyentes, pero todavía tendrá que enfrentarse a una larga pesquisa que se concentra en un negocio familiar en que el participó antes de ocupar su puesto.

La semana pasada, Spence-Jones ganó la reelección a un segundo período con casi 83% del voto en una contienda entre tres candidatos. Su distrito incluye Liberty City, el Pequeño Haití, y Overtown.

Spence-Jones, la vicepresidenta de la comisión, y directora de la Agencia de Redesarrollo Comunitario de Miami, enfocó su campaña en las mejoras que deben hacerse en Overtown, y en la actualidad está luchando por una mayor protección policial en un distrito donde los delitos violentos prevalecen.

Bajo su control, la avenida 3 del noroeste, uno de los principales corredores de su distrito, ha experimentado notables mejorías, y ahora cuenta con un mercado agrícola que vende alimentos localmente. De igual modo, los restaurantes del área han sido renovados, y una lavandería y tintorería se inauguró recientemente.

Sin embargo, durante su mandato, la imagen de Spence-Jones se ha sido afectada por investigaciones sobre la ética, y se le han realizado dos pesquisas separadas por cargos de corrupción, una de ellas aún sin concluir.

En los últimos dos años, investigadores de corrupción pública de la Fiscalía Estatal de Miami-Dade han estado examinando una serie de donaciones que el Condado Miami-Dade le hizo a Karym Ventures, un negocio que Spence-Jones fundó con su familia. Según documentos judiciales, la compañía recibió $100,000 del condado, fondos entre los que están $75,000 que aprobó la ex comisionada de Miami-Dade Barbara Carey-Shuler, aliada de Spence-Jones.

La mayor parte de los pagos que se hicieron a Karym Ventures fueron realizados antes que Spence-Jones fuera elegida por primera vez en el 2005. En la actualidad, la comisionada no es empresaria de la firma.

Durante mucho tiempo Spence-Jones ha negado haber hecho algo indebido, y dijo que el dinero para el negocio familiar –un café y un spa- fue honradamente Ganado.

Spence-Jones votó a favor del nuevo estadio de béisbol para los Marlins que se construye en La Pequeña Habana, y también para construir un túnel en el Puerto de Miami a un costo de $1,000 millones.

  Comments