Nation & World

Hasta ahora hay poca asistencia en las elecciones de Miami-Dade

El Día de Elecciones del 2009 comenzó el martes como lo hacen la mayoría de los años en que no se elige a un Presidente: con poca asistencia, filas cortas, y pocas decisiones para los votantes, una vez que lleguen a los colegios electorales.

Las oficinas abrieron a las 7 a.m. en ciudades escogidas de los condados Miami-Dade y Broward, en tanto se cree que la participación de los votantes será apenas una fracción de la asistencia masiva de las históricas elecciones del 2008 que llevaron a Barack Obama a la Casa Blanca.

Los sitios para votar de Miami-Dade abrieron todos a tiempo, y no se han reportado irregularidades, dijo Christina White, portavoz del Departamento de Elecciones.

"Hasta ahora, todo marcha bien", apuntó White. "Estamos listos para recibir a los votantes, y creo que el día de hoy se podría definir como lento y estable".

En Miami, la elección del próximo alcalde de la ciudad no resultó suficientemente atractiva como para que se reuniera una multitud en la iglesia Deliverance Tabernacle Church of the Nazarene, localizada en la calle 76 del noreste y Biscayne Boulevard.

Hasta las 8 a.m., no había ninguna fila, y los pocos votantes que acudieron pudieron votar en cuestión de minutos.

Noventa minutos más tarde, sólo unas 20 personas habían votado en la iglesia, donde se instalaron seis máquinas para votar y hay unos 12 empleados. La actividad estaba tan lenta que la iglesia ni siquiera abrió su estacionamiento.

La escena era similar a lo largo de todo el condado, incluyendo el Museo de Ciencias de Miami en

Coconut Grove, que estaba vacío poco antes de las 8 a.m.

"Por lo general, esto es lo que ocurre cuando no hay elecciones presidenciales", dijo Gary Ressler, de 35 años, y vecino de Shorecrest. "Sin embargo, creo que las elecciones para elegir al alcalde en Miami son muy importantes. El alcalde será la voz de la ciudad y tendrá que enfrentar algunos problemas serios".

El martes también votaban los residentes de Hialeah, Homestead y Miami Beach en Miami-Dade, así como North Lauderdale y partes de Tamarac en Broward.

La contienda por la alcaldía en Miami podría ser la batalla más grande de todo el año.

Las diferencias en los candidatos no podrían ser mayores.

Y después que los votos se hayan computado, las decisiones que tome la alcaldía podrían ser igualmente diferentes.

El comisionado Tomás Regalado, el puntero en recaudaciones de campaña, posiblemente realice cambios en la alta burocracia del ayuntamiento. El administrador de la ciudad y el jefe de la policía son algunos de los puestos importantes que estarían en peligro bajo el gobierno de Regalado.

Por su parte, se cree que el comisionado Joe Sánchez, partidario de muchas de las iniciativas del actual alcalde Manny Díaz, haría menos cambios en la cúpula gobernante de la alcaldía. En su lugar, Sánchez se enfocaría en renegociar los contratos sindicales que han contribuido a desangrar el presupuesto del municipio. Todos los sindicatos respaldan a Regalado.

Estos son los contrastes que enfrentan los votantes que posiblemente acudan a las urnas en cantidades pequeñas para unas elecciones municipales en un año sin elecciones presidenciales.

Aunque las encuestas indican que Regalado tiene una ventaja notable, Sánchez se ha concentrado en el 42% de los votantes que hace dos semanas todavía estaban indecisos por quién votar.

Ambos candidates pasaron el lunes recorriendo las calles de Miami, con frecuencia reuniéndose con grupos que portaban letreros y pancartas sobre su candidato preferido.

Hasta el pasado viernes, 13,556 de los 177,000 votantes inscritos de Miami habían votado mediante boletas de ausentes.

Otros 4,156 habían aprovechado hace varios días la votación temprana. Según los cálculos se estima que la asistencia será de menos de 20 por ciento.

Los reporteros de The Miami Herald Jennifer Lebovich y Matthew Haggman contribuyeron a esta historia.

Related stories from Vida en el Valle

  Comments