Nation & World

Miami elige a nuevo alcalde este martes

El frenesí electoral y las diatribas políticas culminan este martes en la Ciudad de Miami, cuando los votantes elijan a Tomás Regalado o a Joe Sánchez como su nuevo alcalde. En las manos del ganador estará la salvación financiera de un gobierno municipal que una vez más está al borde del colapso.

"La ciudad de Miami que hereda el nuevo alcalde es un desastre administrativo, y hay que poner las cosas en orden. Va a ser doloroso, pero hay que hacerlo'', vaticinó el ex alcalde de Miami, Maurice Ferré. "La ciudad no resiste otro año como este que acaba de pasar''.

Además de la contienda entre Sánchez y Regalado, en la Ciudad de Miami se elegirán dos comisionados que ocuparán las respectivas plazas que éstos dejan vacantes en los distritos 3 y 4. En las ciudades de Hialeah y Miami Beach también se realizan elecciones, aunque se espera que los dos alcaldes titulares, Julio Robaina y Mati Herrera Bower, respectivamente, salgan reelectos.

Se estima que menos del 20 por ciento de los votantes de la Ciudad de Miami se presente el martes en las urnas. Hasta el viernes, 13,556 de los 177,000 votantes registrados en la ciudad habían votado con boletas de ausente. Otros 4,156 aprovecharon las jornadas anteriores al día de las elecciones.

Durante los primeros días del nuevo gobierno miamense, el alcalde deberá renegociar los contratos con los sindicatos, en especial los de bomberos y policías. Se estima que el costo de los planes de jubilación ascienda a $100 millones el próximo año.

"Resolver el problema es indispensable; sin eso no hay ciudad'', puntualizó Ferré.

Ese será apenas el comienzo de una ardua tarea que debe contemplar un estudio minucioso de unos 1,500 empleados (la mitad de la nómina) que devengan más de $100,000 anuales en una de las ciudades más pobres del país.

"El nuevo alcalde tiene que conseguir un nuevo administrador que sea diestro y ducho en esto'', observó Ferré. "Son decisiones extremadamente dolorosas porque se trata del ingreso de familias. No se pueden hacer arbitrariamente, pero habrá que hacer ajustes [salariales]''.

Para evitar que la ciudad se declare insolvente es fundamental que el alcalde viaje a Tallahassee a pedir ayuda al gobernador Charlie Crist, sugirió Ferré.

Por otra parte, el ganador deberá buscar enmendar las relaciones entre el gobierno municipal y el Condado de Miami-Dade, agregó.

Más importante aún es que el nuevo gobierno restaure la confianza de los residentes, que están muy insatisfechos con la administración saliente, según Carlos McDonald, un encuestador y analista político.

"En todas las encuestas, aproximadamente dos terceras partes de los votantes dicen que la ciudad está yendo por mal camino'', destacó McDonald. "Para poder lograr cualquier cosa, el próximo alcalde primero tiene que ganarse la aprobación de los votantes, no sólo ser electo, sino que lo apoyen para gobernar''.

Tanto Regalado como Sánchez, caminaron el lunes las calles de la ciudad, rodeados por admiradores que ondeaban pancartas a favor de uno u otro.

Según McDonald, una de las ventajas que tienen ambos candidatos es que no son novatos y conocen los diferentes aspectos de la ciudad para poner manos a la obra de inmediato. Pero eso también puede ser una desventaja.

"A lo mejor para resolver los problemas y encaminar a la ciudad se necesita una nueva perspectiva, alguien de afuera que entre con una carta limpia'', afirmó.

De afuera sí vendrán dos comisionados, a quienes el nuevo alcalde deberá ganarse como aliados ya que depende de tres votos en la Comisión para conseguir luz verde en sus iniciativas.

Los analistas coinciden en que el desafío para Regalado, quien lleva la delantera en las encuestas, será asegurar a los contribuyentes que podrá negociar con los sindicatos. Los sindicatos pudieran sentirse en posición de presionar a Regalado, dado que apoyaron su candidatura. Otro reto sería la contratación de un nuevo jefe de policía, en caso de que John Timoney no siguiera en el cargo.

Sánchez, a su vez, tendría que mostrarse como un alcalde independiente, que no sea la sombra del incumbente Manny Díaz, a quien apoyó en todas sus iniciativas, incluyendo la construcción del polémico estadio de los Marlins. También deberá mostrar que es capaz de dar una batalla por salvar el presupuesto. Ha prometido que mantendrá a Timoney en la nómina municipal.

Una vez que mejoren las arcas municipales, el nuevo alcalde deberá delinear un plan estratégico indispensable para enfrentar los temas de transporte, impuestos y el deterioro de la calidad de vida, indicó Ferré. Y deberá velar para que que la construcción de los museos en el Parque del Bicentenario no termine con atraso y sobrecosto como sucedió con el Centro Arscht de Artes Escénicas, en el downtown.

"Lo importante de la elección del martes no es quién vota sino quién no vota'', concluyó Ferré. "Es lo que los sociólogos llaman alienación: la gente que cuando se disgusta con los gobernantes [no sale a votar y] dice que su opinión no tiene importancia. Y eso en una democracia es mortal''.

Manny García, director de El Nuevo Herald, y Charles Rabin, redactor de The Miami Herald, contribuyeron con esta información.

  Comments