Nation & World

Votantes dan la espalda a Crist

La popularidad del gobernador de la Florida Charlie Crist se está esfumando.

Una nueva encuesta del Miami Herald/St. Petersburg Times/Bay News 9 halló que sólo 42 por ciento de los probables votantes del estado creen que Crist está realizando una labor buena o excelente como gobernador. Es el peor nivel de aprobación a la labor de Crist en sus 34 meses en el cargo.

Crit busca ahora un escaño en el Senado federal. La competencia para ocupar el puesto que deja vacante parece estarse convirtiendo en una de las más reñidas del estado estado en décadas.

La demócrata Alex Sink está estadísticamente empatada con el republicano Bill McCollum, 38 a 37 por ciento.

Que el 51 por ciento de los republicanos en la encuesta calificaran el desempeño de Crist como moderadamente bueno o malo, es particularmente ominoso para alguien que está enfrentando un reto tan serio para el escaño en el Senado como el que presenta el ex presidente de la Cámara Baja Marco Rubio, de Miami.

"Luego de tres años sin muchos escollos en la mansión del pueblo, en el que el desempleo ha llegado a alcanzar porcentajes de dos dígitos en el estado y el auge de los bienes raíces se convirtió en una pesadilla de ejecuciones hipotecarias, Charlie Crist finalmente ha hecho que sus niveles de aprobación caigan como una piedra'', indicó el encuestador Tom Eldon, haciéndose eco de a promesa del gobernador de reducir los impuestos a la propiedad.

De todos modos, los problemas políticos de Crist parecen tener más que ver con su propia vulnerabilidad que con la fuerza de Rubio.

En la contienda del Senado federal, la encuesta halló que 50 por ciento de los republicanos respalda a Crist, el 28 por ciento a Rubio y el 22 por ciento está indeciso. Pero incluso aunque es poco conocido y tiene 22 puntos de desventaja, Rubio representa una verdadera amenaza al autodenominado "gobernador del pueblo'', a quien ya no aprecia tanto la gente que, en gran medida, ven a la Florida marchar en la dirección equívoca.

Uno de cada cuatro votantes estaba indeciso entre McCollum, el procurador estatal, y Sink, la jefa de Finanzas del estado. La mitad de los votantes independientes encuestados está en la cerca.

"Ellos son los que importan'', indicó la encuestadora Kellyanne Conway. "La contienda se decidirá hacia el lado donde se inclinen los independientes''.

La encuesta telefónica de 600 votantes registrados se efectuó entre el 25 y el 28 de octubre para The Miami Herald, el St.Petersburg Times y Bay News 9. Los encuestadores fueron Schroth, Eldon and Associates, cuyos clientes son principalmente demócratas, y Polling Co., que generalmente trabaja con republicanos. El margen de error fue de más o menos 4 por ciento en general y poco más de 6 por ciento para preguntas que solamente se les hacían a demócratas o a republicanos.

Durante su gestión, Crist ha disfrutado de muy buenas cifras de popularidad, dado el estado de la economía. Está al frente de un estado en el que ahora menos de un votante de cada tres ve que la Florida anda en la dirección apropiada, y solamente 7 por ciento considera que su situación económica personal ha mejorado en el año reciente.

"Es un estado que anda profundamente mal, y un gobernador que se niega admitirlo'', comentó Eldon. "La gente no ve a Crist pelear por el estado, sólo lo ven aspirando al Senado''.

Crist ha sido objeto de publicidad negativa en los últimos meses, desde preguntas sobre su denso programa de recaudaciones para su campaña senatorial hasta críticas sobre el nombramiento de su antiguo gerente de campaña, Geroge LeMieux, para cubrir lo que quedaba del término de Mel Martínez.

Los problemas del gobernador con la base republicana pueden haber empezado en febrero cuando compartió el escenario con el presidente Obama en Fort Myers en apoyo al paquete de estímulo de $787,000 millones.

Dos tercios de los electores republicanos dijeron no estar de acuerdo con la decisión de Crist de aparecer con Obama y apoyar el paquete de estímulo, y casi la mitad confesó oponerse fuertemente. En general, 48 por ciento de los electores apoyó la aparición de Crist y 42 por ciento se opuso.

"Cuando usted aparece en un escenario con un demócrata, usted está tomando posición contra su partido. Creo que eso perjudica al partido, es como una traición'', dijo Margarita Duarte, de 62 años, vecina de Hollywood.

Cuando se preguntó sobre el nombramiento de LeMieux para el escaño del Senado, sólo un tercio de los electores dijo aprobar la decisión, 26 por ciento estuvo en desacuerdo y 40 por ciento no sabía.

El desempeño de Obama como presidente también tiene poco apoyo en la Florida. 46 por ciento de los electores dijo que estaba haciendo un trabajo bueno o excelente mientras que 51 por ciento lo calificó entre regular y malo. Los electores que entregaron los 27 votos electorales de la Florida -- los independientes -- se han vuelto en su contra, con casi 6 de cada 10 valorando negativamente su trabajo.

Crist puede tener suerte de que los electores tiendan a tener sentimientos más fuertes, buenos o malos, sobre el presidente que sobre él. Por ejemplo, sólo 6 por ciento de los electores dijo que Crist estaba haciendo un excelente trabajo - en comparación con 21 por ciento para Obama -- y 16 por ciento dijo que Crist estaba haciendo un mal trabajo, en comparación con 30 por ciento para Obama.

"75 por ciento piensa que Crist ha hecho un trabajo regular o bueno'', observó Conway. "Es modesto pero quizás sea suficiente''.

En realidad, los encuestadores estuvieron de acuerdo en que el poco conocido Rubio estaba lejos de alcanzar a Crist. Si el gobernador confrontara serios problemas, incluso un retador desconocido pudiera estar más cerca de él que Rubio.

"La cifra más positiva para Crist en toda la encuesta es que está al 50 por ciento entre los electores republicanos de las primarias, pese a todo lo que ha sucedido'', dijo Conway.

Casi la mitad de los republicanos que se opusieron a que Crist apoyara a Obama en el paquete de estímulo dice que votarían por él de todas formas.

En las últimas semanas, varias otras encuestas han encontrado que 59 por ciento y 48 por ciento de los electores de la Florida aprobaban el trabajo de Crist.

En la encuesta Herald/Times/Bay News 9, Crist derrotó a Rubio en todos los grupos demográficos incluyendo hispanos, donde 40 por ciento respaldó a Crist, 30 por ciento al cubanoamericano Rubio y 30 por ciento estaba indeciso. El republicano por Miami era más fuerte en la Florida Central, donde está rezagado 10 puntos porcentuales, y más débil en Tampa Bay, la base de Crist, donde estaba rezagado 29 puntos.

El enfrentamiento republicano ha opacado la primaria demócrata, que todavía parece bastante informe. El representante Kendrick Meek por Miami tiene ventaja sobre el antiguo alcalde de Miami Maurice Ferré 26 a 6 puntos porcentuales. Más de dos tercios de los electores están indecisos, reflejando lo poco conocidos que son los demócratas en el estado.

La lucha por la gobernación de la Florida parece ser una de las más cerradas que se haya visto en décadas. En contraste con otros recientes sondeos que muestran al republicano McCollum con una ventaja sobre el demócrata Sink, la encuesta del Herald/Times/Bay News 9 encontró prácticamente un empate.

Ambos tienen el mismo apoyo de sus respectivos partidos y estaban parejamente divididos entre los independientes. Sink tiene una ventaja entre las mujeres y su base de Tampa Bay, mientras que McCollum tiene un ligera ventaja entre los hombres y en su base en la Florida Central.

"Hay dos candidatos trabados alrededor de 40 por ciento'', dijo Eldon. "Esta va a ser una carrera muy, muy cerrada. Son dos candidatos muy parejos en la arrancada y va a ser una batalla hasta el final, en el estado más púrpura de Estados Unidos''.

  Comments