Nation & World

Carlos Alvarez anuncia un 5 por ciento de recortes salariales

El alcalde del Condado Miami-Dade Carlos Alvarez anunció un 5 por ciento de recortes salariales junto a una disminución de beneficios para todos los empleados que no pertenecen a ningún sindicato, con lo que de este modo sigue la decisión de principios de semana de los comisionados del condado para imponer reducciones similares a tres sindicatos.

Sin embargo, los líderes del condado están lejos de solucionar la actual crisis del presupuesto.

Los empleados no sindicalizados que trabajan bajo el control de Alvarez componen menos del 10% de la fuerza laboral del condado, y los contratos de trabajo de los tres sindicatos más fuertes, entre ellos el de la policía y los bomberos, siguen sin resolverse.

Los recortes que Alvarez anunció el viernes, y que entrarán en efecto el lunes para la mayoría de los empleados que no son miembros de sindicatos, son apenas un paso en un proceso que posiblemente no concluirá hasta principios del año próximo como fecha más temprana.

"Todavía no hemos terminado, aún tenemos cinco sindicatos con los que tendremos que discutir'', dijo Alvarez.

En septiembre los comisionados del condado votaron para cerrar un déficit presupuestario de $444 millones mediante una serie de recortes de gastos. La reducción más grande que se hizo fue recortar la compensación de los empleados en $208 millones.

Sin embargo, ninguno de los recortes de compensación han sido realmente impuestos a pesar de que el año fiscal de Miami-Dade comenzó el 1ro. de octubre, lo que ha provocado pérdidas semanales de $4 millones.

La demora significa que más recortes salariales o despidos que los que se habían propuesto son casi inevitables para poder equilibrar el presupuesto para el final del año fiscal.

El lunes, comisionados vacilantes votaron a favor de darle a tres sindicatos --el de la aviación, la recogida de basura sólida y el de empleados generales-- la opción de aceptar recortes de 5% o su equivalente en pagos de festividades.

El lunes, la votación de los comisionados para imponer los recortes fue reñida luego de dos largas reuniones que terminaron sin ninguna decisión. La tercera reunión a principios de esta semana concluyó también sin ninguna decisión antes que los comisionados votaran 6-5 para imponer los recortes.

Poco después de la votación de la Comisión de Miami-Dade, Alvarez anunció una reducción de pago equivalente para los 2,843 empleados que no son miembros de ningún sindicato y que son controlados por su oficina. El grupo de trabajadores comprende desde empleados de la oficina ejecutiva hasta jefes de departamentos.

En las últimas semanas Alvarez le pidió a los comisionados que tomaran una decisión sobre los recortes salariales. Sin embargo, todavía no ha impuesto recortes al personal no sindicalizado.

El viernes Alvarez dijo que la razón por la que esperó para imponer los recortes, a pesar de que el año fiscal había comenzado casi un mes, fue "ver hacia dónde se dirigía la comisión'' a la hora de implementar los recortes.

Varios comisionados propusieron con anterioridad una reducción de salarios escalonada, de modo que los ejecutivos con salarios altos recibieran un recorte mayor. El alcalde, que fue duramente criticado a principios de este año por otorgar salarios que oscilaban entre 11 a 54 por ciento a altos asesores a pesar de pedir sacrificios, favorece los recortes salariales uniformes para todos los empleados.

Una parte de los recortes que se anunciaron el viernes todavía deberán ser aprobados el martes por los comisionados del condado. De ser aprobados, los recortes salariales a los tres sindicatos y a los grupos no sindicalizados sumarían $85.4 millones, menos de la mitad de los $208 millones que se piden para el presupuesto condal.

Esa diferencia crece diariamente toda vez que otros cinco contraros con sindicatos continúan sin solucionarse, lo que significa que se harán recortes incluso mayores.

En un memorando que envió a los comisionados el viernes, el administrador del condado George Burgess escribió que cada demora cuesta dinero del gobierno a medida que aumenta el déficit.

"La triste verdad es que no podremos cerrar el déficit sin reducir más nuestros servicios públicos, y por consiguiente, ordenar despidos adicionales'', escribió Burgess. "Cada semana que pasa sin que se resuelva nuestra situación laboral hace que el horizone empeore más''.

  Comments