Nation & World

Europa reacia a mejorar las relaciones con la isla

El presidente de la comisión de Asuntos Exteriores del Parlamento Europeo, Gabriele Albertini, afirmó el miércoles que sigue habiendo "obstáculos importantes'' para poder hacer avanzar las relaciones con Cuba, algo a lo que aspira el gobierno español durante el ejercicio de su próxima Presidencia de la Unión Europea.

Albertini se entrevistó ayer en Madrid, junto a los demás miembros de la comisión parlamentaria, con el ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Angel Moratinos, y con los secretarios de Estado de Asuntos Exteriores, Angel Losada, y para Iberoamérica, Juan Pablo de Laiglesia.

Al término de la reunión, el eurodiputado italiano y miembro del Partido Popular Europeo (PPE) dijo que comprende la importancia que por razones históricas y culturales concede España a las relaciones con Latinoamérica, y concretamente al caso de Cuba, el único país de la zona con el que la UE no mantiene relaciones de cooperación o asociación.

Pero insistió en que, aunque hoy hay una mayor esperanza, "el desarrollo democrático de Cuba deja que desear y siguen sin darse las condiciones necesarias'' para poder modificar el nivel de las relaciones.

Varios países europeos, como Alemania, la República Checa o Lituania, se han dirigido al gobierno español para que precise la política hacia Cuba que quiere impulsar España cuando presida la Unión Europea en el primer semestre del 2010.

Se trata, según explicaron fuentes del Ejecutivo que preside José Luis Rodríguez Zapatero, de países que no mantienen una posición tan cercana hacia La Habana y que siempre se muestran muy exigentes con la situación de los derechos humanos en la isla.

Moratinos afirmó la semana pasada, durante una visita a la isla, que España ‘‘desearía elevar la relación entre Cuba y la Unión Europea'' durante el ejercicio de la Presidencia europea, que comienza el 1 de enero.

Las relaciones con Cuba fueron normalizadas en junio del 2007 con el levantamiento de las sanciones diplomáticas impuestas en el 2003 y la apertura de un diálogo con el objetivo de mejorar la situación política y de los derechos humanos.

Pero desde entonces no se han producido avances significativos ante la insistencia de Cuba de eliminar cualquier condicionamiento político en lasrelaciones.

Albertini se refirió asimismo al Tratado de Lisboa, que podría entrar en vigor durante el semestre de la presidencia española, que reforzará el papel de la UE en el mundo y también el del Parlamento Europeo en el proceso de toma de decisiones, según destacó.

"La política exterior europea no puede hacerse sólo a nivel intergubernamental, necesita legitimarse ante la opinión publica y para ello es fundamental la opinión del Parlamento Europeo'', dijo el funcionario.

La posición del PE con respecto a Cuba está contenida en una resolución aprobada en junio del 2007 en la que se vincula cualquier avance en las relaciones con La Habana a ‘‘mejoras cuantificables y verificables'' de la situación de los derechos humanos.

  Comments