Nation & World

Mujer de Boynton Beach acusada de planear asesinato de su esposo

Creyendo que su esposo había muerto, una mujer de 26 años recién casada llegó corriendo el miércoles por la mañana a su casa en Boynton Beach, al parecer llevada por el pánico, y llorando de forma histérica. Sin embargo, la policía calificó todo como una buena actuación.

Según los investigadores, la mujer planeó la muerte de su esposo, pero las autoridades estaban al tanto del complot.

De acuerdo con la policía, la presunta viuda Dalia Dippolito y un agente encubierto que fingió ser un asesino a sueldo habían planeado juntos los detalles para matar al esposo.

Por $6,000, el agente encubierto debía asesinar a Michael Dippolito, de 38 años, que se había casado con Dalia hacía seis meses, dijo la policía. "Me pondría muy contenta'', al parecer le dijo la mujer al falso asesino.

El momento de la verdad llegó a las 5:30 a.m. del miércoles cuando la mujer salió de su casa rumbo al gimnasio LA Fitness, y pensó que el, plan se habría consumado al regresar a la casa.

Una ominosa llamada que la policía le hizo la llevó de vuelta a su casa en la comunidad Renaissance Commons. Al llegar, se encontró exactamente lo que según la policía la mujer esperaba encontrar: el lugar de un homicidio acordonado por la habitual cinta amarilla y lleno de agentes con caras amargas.

Con el esposo de Dippolito a salvo bajo custodia policial, la policía de Boynton Beach se dio a la extraordinaria tarea de orquestar el sitio de un asesinato. Las cámaras la captaron llorando, en tanto el programa de televisión COPS, que acudió a la ciudad para trabajar junto a la policía de Boynton Beach, también filmaba lo que ocurría al llegar la mujer a su casa.

"Queríamos que fuera algo de veras dramático'', dijo Stephanie Slater, portavoz de la policía de Boynton Beach. "Queríamos que ella creyera que su esposo estaba muerto''.

Después, en la estación de policía, las autoridades le mostraron a la mujer a su esposo vivo, y la arrestaron acusándola de solicitar que se cometiera un homicidio en primer grado.

Fue un amigo de Dippolito quien le advirtió a las autoridades los planes asesinos que tenía la mujer, según el informe del arresto. El amigo la puso en contacto con el agente encubierto, que fingió ser un asesino a sueldo.

"No hice nada ni organicé ningún plan'', le gritó la mujer a la prensa mientras salía de la cárcel del condado tras largas horas de ser interrogada.

No se sabe con certeza cuál es el presunto motivo para el asesinato, pero su esposo —todavía confundido luego de haber sido despertado esa mañana por un agente que le comunicó la noticia de que su esposa quería matarlo— dijo que pensaba que tenía que ver con dinero.

  Comments