Nation & World

Arrestado policía de Broward tras ser acusado de abuso sexual

En una serie de sucesos que Al Lamberti, jefe de la policía de Broward (BSO) calificó como ``abuso de poder'' y ``una mancha al uniforme'', la policía arrestó a uno de los suyos el lunes y lo acusó de asaltar sexualmente a sus víctimas, incluso vestido de uniforme, en autos patrulleros y durante el horario laboral.

Jonathan Bleiweiss, de 29 años, y vecino de Fort Lauderdale, que en marzo fue honrado como Empleado del Año por el Distrito Oakland Park del BSO, fue llevado a la cárcel a las 11 a.m. acusado de 14 cargos, entre ellos agresión sexual y acoso, por haber abusado a una de las víctimas, un hombre de 30 años. Todavía el martes al amanecer Bleiweiss permanecía preso sin derecho a fianza.

Los investigadores dijeron que estaban preparando presentar siete cargos más vinculados a otras víctimas masculinas, y dijeron que podría haber incluso más. Las edades de las víctimas oscilan entre los 17 y los 30 años, pero todos tienen algo en común: son inmigrantes indocumentados, en su mayoría de El Salvador y México, que hablan poco inglés.

``No puedo pensar en una traición peor a la confianza pública'', le dijo Lamberti a la prensa reunida el lunes pór la tarde. ``El hecho es que este sujeto buscaba sus presas en una de nuestras comunidades más vulnerables''.

La investigación comenzó en abril, cuando un abogado llamó a la policía de Fort Lauderdale para quejarse de que dos de sus clientes afirmaban haber sido agredidos por Bleiweiss. La División de Delitos Sexuales del BSO se encargó de la pesquisa a partir de ese momento.

Lamberti dijo que le dieron a Bleiweiss ``el beneficio de la duda'' hasta que en julio pudieron sustanciar por completo las alegaciones, que fue cuando el agente pasó a licencia administrativa. En la actualidad, está suspendido sin salario.

Los detectives dijeron que said Bleiweiss utilizó su autoridad para manipular a los inmigrantes recién llegados que temen a la policía. Cerca de las 6 a.m. del 23 de abril, dijeron los investigadores, Bleiweiss se acercó a un hombre de 30 años que esperaba afuera del edificio de apartamentos donde vive a un amigo para que lo llevara a trabajar.

El hombre le dijo al BSO que fue registrado y acariciado por Bleiweiss, y que luego el policía le metió la mano en su ropa interior. Luego agregó que Bleiweiss le xigió le diera el número de su celular, y que continuamente lo llamaba y le enviaba mensajes de texto.

Según la orden de arresto, Bleiweiss está acusado de hacerle el sexo oral al hombre al menos en cuatro ocasiones entre ese día y el 7 de junio. Bleiweiss le ordenó al hombre quen lo obedeciera o se arriesgaba a ser deportado, dijo la detective del BSO Graciela Benito.

Benito señaló que cuando los investigadores del BSO hablaron con los residentes del edificio de apartamentos, descubrieron un patrón similar: muchas veces Bleiweiss detenía a una víctima, le exigía quen le mostrara identificación, y luego abusaba del hombre cuando se daba cuenta que se trataba de un indocumentado.

Bleiweiss, graduado de la Universidad Eckerd en St. Petersburg, comenzó a trabajar en el BSO en el 2002 después de pasar casi dos años con el Departamento de Policía de St. Petersburg.

Lamberti enfatizó que los inmigrantes no debrían tener temor alguno en reportar un delito, sin que importe cuál es su status legal. Le pidió a cualquier persona que haya sido abusada por Bleiweiss que llame a la detective Benito al teléfono 954-321-4249.

  Comments