Nation & World

Se agotan los fondos para las artes en Miami-Dade

Durante años el gobierno de Miami-Dade ha sido uno de los donantes más generosos a las artes en el sur de la Florida, distribuyendo grants a organizaciones culturales sin fines de lucro, construyendo un flamante centro de artes escénicas y subsidiando entradas para las personas mayores, estudiantes y otros.

Pero el pozo se ha secado. O al menos eso es lo que dice el alcalde Carlos Alvarez en su propuesta de presupuesto, que contempla reducciones sustanciales a los subsidios para grupos artísticos, muchos de los cuales dependen de ese dinero para funcionar.

Los grupos culturales están reaccionando, bombardeando a los comisionados con mensajes electrónicos, llamadas telefónicas y peticiones personales para que no les cancelen los fondos.

Pero tendrán que hacer fila detrás de la policía, los bomberos, los niños bajo custodia del estado, los ancianos y todos los demás grupos que enfrentan las consecuencias de la escasez de fondos en las arcas condales.

La comisionada Rebeca Sosa afirma que su correo está desbordándose.

"Estoy recibiendo mensajes a favor de los ancianos'', apunta.

"Para los parques, para los niños autistas, los discapacitados. Estoy recibiendo mensajes de veteranos de guerra'', agregó.

Este año el gobierno de Miami-Dade contempla entregar $14.8 millones en subsidios a casi 500 grupos artísticos.

Prácticamente cualquier acontecimiento, grupo o medio cultural que a uno se le ocurra recibe un apoyo significativo del gobierno de Miami-Dade, como la Junior Orange Bowl Parade ($55,622), el Festival Art Deco ($52,586), el Festival Internacional de Ballet Hispano ($46,071), el Arts Center of South Florida en Lincoln Road ($110,000) y el Overtown's Lyric Theater ($50,000).

El alcalde ha propuesto reducir el total de $14.8 millones a $4.4 millones. La cifra de beneficiarios se reduciría a unos 100.

El Miami Light Project, que produce y presenta conciertos, funciones de danza y teatro y tiene gastos anuales de $650,000, teme perder los $100,000 que recibe de Miami-Dade.

"Es nuestro mayor subsidio'', sostiene la directora ejecutiva, Beth Boone.

Los grupos artísticos tienen casi dos meses para persuadir a los comisionados de que reintegren los fondos al presupuesto. Hay dos audiencias de presupuesto programadas para el 3 y el 17 deseptiembre.

El Consejo de Asuntos Culturales de Miami-Dade, una junta asesora que rinde cuentas a la Comisión de Miami-Dade, ha programado una reunión pública con líderes de grupos artísticos el lunes a las 2 p.m. en el Museo de Ciencias de Miami para empezar a preparar el proceso del presupuesto.

No todos los grupos artísticos enfrentan reducciones sustanciales de subsidios.

El plan del alcalde incluye un nuevo subsidio de $5 millones para el Centro de Artes Escénicas Adrienne Arsht, además del subsidio anual de $7 millones que recibe el centro para labores de mantenimiento, seguridad y otras. John Richard, jefe ejecutivo del Arsht Center, dice que la mitad de los nuevos fondos se asignará a la Fundación del centro y la otra mitad se dividirá entre un nuevo programa de artes y gastos del edificio.

Ese dinero sale del impuesto a las habitaciones de hotel, mientras que los subsidios para las organizaciones comunitarias salen del impuesto a la propiedad y otros.

Michael Spring, director de Cultural de Miami-Dade, señala que otros grupos de artes se han visto particularmente afectados por la recesión y muchos han perdido ingresos significativos de patrocinadores empresariales, rendimiento de inversiones y donaciones.

Para preparar a los grupos para lo que se avecina, Spring envió un mensaje de alerta a mediados de julio, dirigido a los comerciantes de arte.

Desde entonces, su mensaje electrónico ha sido remitido a miles miles más, como a los comisionados de Miami-Dade, en una exhortación colectiva para que las artes no sufran reducciones de presupuesto.

"No sé si en esta situación los argumentos surtan algún efecto'', apunta Spring. "Pero les puedo decir que, en el pasado, los líderes empresariales y los funcionarios electos se han preguntado si el arte es realmente una industria que contribuye directamente a la economía''.

Spring dice que el alcalde y la Comisión de Miami-Dade han respaldado programas culturales en el pasado y el presupuesto del departamento ha crecido como resultado.

Pero este año es distinto: Miami-Dade tiene que equilibrar un déficit de presupuesto de $427 millones en un plan general de gastos de $7,830 millones, debido a la reducción de los ingresos por concepto de impuestos a la propiedad.

Howard Herring, jefe ejecutivo de la Sinfónica del Nuevo Mundo, envió alertas sobre las reducciones proyectados a todos los miembros de la lista electrónica de la orquesta (más de 7,000).

"Se reduce a los grupos de arte, la Sinfónica incluida, que se esfuerzan por convencer a los comisionados de que somos de una importancia clave para esta comunidad'', expresa, "que empleamos personal, que influimos sobre la vida de miles de niños, que nuestro público se enriquece con esas experiencias''.

La Sinfónica del Nuevo Mundo, que tiene un presupuesto anual de $8.5 millones, recibió $430,000 de Miami-Dade el año pasado por sus operaciones. Con el nuevo presupuesto del alcalde, la orquesta perdería todo ese dinero.

De manera separada, Miami-Dade ha entregado $3 millones de $30 millones prometidos a la Sinfónica para costear una sala de conciertos de $140 millones que se construye cerca de Lincoln Road.

Boone también remitió el alerta de Spring a la lista de 5,000 miembros del Miami Light Project, además de una carta de muestra e información para contactar a los 13 comisionados.

No ha tenido respuesta, pero esto es lo que posiblemente recibirá, por lo menos de un comisionado:

"Hay cosas que se afectarán sin remedio'', afirma Sosa. "La pregunta es cómo dividir el porcentaje de sufrimiento''.

  Comments