Nation & World

Miles a punto de perder ayuda por desempleo

En los próximos meses a unos 1.5 millones de personas se les agotarán los beneficios de desempleo, poniendo así fin a lo que para muchos es una última defensa contra la ejecución hipotecaria y el desahucio.

Debido a prórrogas de emergencia promulgadas por el Congreso, las personas que pierden su trabajo en casi la mitad de los estados pueden cobrar beneficios por desempleo durante un máximo de 79 semanas, el período más largo desde que el programa comenzó a funcionar en los años 30. Pero el desempleo en esta recesión ha probado ser especialmente tenaz y hay muchas personas sin trabajo que se ven obligadas a aprovechar la ayuda al máximo.

Decenas de miles de personas ya han agotado sus beneficios y se espera que la cifra aumente en los próximos meses, a medio millón para fines de septiembre y a 1.5 millones para fines de año, según las proyecciones más recientes del National Employment Law Project, un grupo privado de investigaciones.

La compensación por desempleo es una fuente de vida para nueve millones de personas en el país, con un promedio de poco más de $300 a la semana, que varía según el estado y el historial de empleo. Aunque muchos beneficiarios encuentran trabajo antes de agotar sus beneficios, a muchos la recesión les ha obstaculizado encontrar empleo durante un año o más.

Esto ha provocado exhortaciones al Congreso para que apruebe otra extensión de beneficios este otoño, agregando posiblemente 13 semanas más de cobertura en estados donde el desempleo es elevado. Hasta junio, el índice de desocupación a nivel nacional era de 9.5 por ciento, llegando a 15.2 por ciento en Michigan. Según los economistas, incluso si la recesión empieza a moderarse, los trabajos seguirán escasos durante algún tiempo.

"Si no hay más ayuda, para septiembre comenzarán a agotarse los beneficios de muchísimas personas y muchos no podrán sobrevivir ante la falta de empleo'', dijo Maurice Emsellem, director de Política del Employment Law Project.

Para muchos desempleados desesperados, cualquier prórroga será una bendición, indicó Pamela C. Lampley, de Dillon, Carolina del Sur. Agregó que se sentó a llorar frente al correo el mes pasado. "Ha sido el primer miércoles desde hace tiempo en que he ido al correo y no he encontrado un cheque de desempleo''. La desocupación en ese estado es de 12.1 por ciento.

Lampley, de 40 años, casada y con tres hijos, perdió su trabajo como oficial de recursos humanos en enero del 2008 y estaba recibiendo $351 a la semana, con lo que podía comprar víveres y gasolina. Incluso así, ella y su esposo, que trabaja como mecánico, se estaban endeudando. Ahora, aún más empobrecidos, se siente destruida al no poder comprarle a su hijo una computadora portátil para la escuela y no poder darle a su otro hijo de 9 años dinero para ir al cine.

En Ohio, donde el desempleo está en 11.1 por ciento, Cathy Nixon, de 39 años, madre de cuatro adolescentes en Lorain, ha estado desempleada la mayor parte del tiempo desde junio del 2007 y sus beneficios, $313 a la semana, se le acabarán en septiembre. Nixon enfrenta una ejecución hipotecaria y dice que teme que cuando se le terminen los beneficios "nos quedaremos sin techo''. No ha podido pagar el campamento de verano ni actividades de béisbol para sus hijos, a pesar de que ahorra al máximo.

El representante Jim McDermott, demócrata por Washington y presidente de la subcomisión de Seguridad de Ingresos y Mantenimiento Familiar de la Cámara de Representantes, dijo que en septiembre presentará un proyecto de ley para extender por 13 semanas más la cobertura de los beneficios por desempleo en estados con índices de 9 por ciento o más.

"Los legisladores decidirán rápido cuando empiecen a recibir llamadas de electores desesperados'', dijo McDermott en una entrevista telefónica, agregando que el costo sería de entre $40,000 y $70,000 millones, pero que el gasto sería temporal.

Algunos grupos empresariales se muestran escépticos. Douglas Holmes, presidente de UWC, grupo de Washington que representa a empresas en cuestiones de desempleo, dijo que hay señales de progreso económico y que es prematuro prorrogar de nuevo los beneficios.

Holmes declaró que el dinero podría invertirse mejor en crear empleos y capacitación para nuevos sectores industriales.

  Comments