Nation & World

Sospecha de 'traición' cae sobre antiguos funcionarios

Un ministro y su asesor, ahora alejados del gobierno, posiblemente tuvieron contactos y relaciones con las FARC a espaldas del presidente Rafael Correa y conocían de un campamento guerrillero instalado en territorio ecuatoriano, admitieron el jueves dos ministros del gabinete.

El ministro de Seguridad, Miguel Carvajal, y el ministro de Defensa, Javier Ponce, formularon declaraciones a la prensa en torno al contenido de un supuesto diario, manuscrito, atribuido a Raúl Reyes, extinto jefe de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC, en el que son mencionados los nombres y supuestas acciones de los ahora dos ex funcionarios de gobierno.

En pasajes del supuesto diario de Reyes se mencionan a Gustavo Larrea, quien fue parte del gabinete de Correa hasta enero y a Ignacio Chauvin, quien fue colaborador de Larrea. Chauvin ha admitido públicamente haberse reunido siete veces con Reyes, aunque aclaró que no como funcionario del gobierno.

Ninguno de los mencionados se ha pronunciado sobre su aparición en el supuesto diario.

Carvajal dijo el jueves al canal Gama Tv que "se presume que en este caso algunos ex funcionarios del gobierno podrían haber conocido de la existencia del campamento de (la localidad) Angostura'' de las FARC.

Ese campamento, ubicado cerca de la frontera, fue atacado por fuerzas colombianas el 1 de marzo del 2008, una acción en la que murieron Reyes y otras 24 personas.

"Ningún ecuatoriano que haya conocido dónde estaba el campamento de Angostura, sean ex funcionarios del gobierno, sean miembros del equipo de seguridad del estado... debía haberse quedado callado. Su obligación era informar a las autoridades'', declaró el ministro.

El titular de la cartera de Gobierno, Gustavo Jalkh, entregó el miércoles a la fiscalía y a la prensa partes de un diario que adujo perteneció a Reyes, sin que las autoridades hayan explicado cómo se obtuvo el documento. Oficialmente se informó que "llegó a conocimiento del gobierno'' y fue obtenido "a través de un proceso de investigación''.

El fiscal general Washington Pesántez manifestó que esperan contar con el "original del hipotético diario... porque no se puede hacer una experticia (prueba pericial) sobre una copia'' que fue lo que el gobierno entregó.

Copias del supuesto diario también fueron enviadas a la Organización de los Estados Americanos (OEA).

En una corta visita a Quito, el secretario de la OEA, José Miguel Insulza, consideró como ‘‘positiva desde todo punto de vista'' la entrega de esa información.

Según el escrito, Larrea y Chauvín sabían del campamento en donde el jefe guerrillero recibía delegaciones internacionales con el fin de dialogar sobre la entrega de secuestrados por las FARC.

Al ser consultado si Larrea ocultó esa información al gobierno al que pertenecía, Carvajal señaló: "sería muy grave... el presidente ha señalado con claridad que en ese caso, que él (lo) consideraría personalmente... una traición a la patria''.

Según Carvajal, ni el partido gobernante Movimiento País ni el gobierno tuvo "ningún contacto con las FARC... ni para recibir, ni para pedir dinero''.

Por su parte, el ministro Ponce en rueda de prensa consideró que la revelación del supuesto diario demuestra "que el presidente de la república no conocía que se estaban haciendo -- si es que son ciertas --, negociaciones a sus espaldas''.

El documento difundido por el gobierno registra reflexiones de Reyes entre octubre de 2007 y febrero de 2008, antes del bombardeo al campamento en el que encontró la muerte. A los mencionados, el autor del texto los vincula con carteles de droga y deja ver una supuesta traición a la confianza de las FARC.

El escrito señala que "confiar en (el presidente Rafael) Correa fue un suicidio'' y que ‘‘todos los aportes en dinero para la campaña (electoral) de Correa no sirvieron ni para un carajo''.

  Comments