Nation & World

Las FARC niegan aportes a la campaña de Rafael Correa

Las FARC negaron haber financiado campañas electorales de países vecinos y consideraron que un anunciado acuerdo con Estados Unidos para el uso de bases militares colombianas, era un acto de "traición a la patria'' por parte de "la pandilla'' del presidente Alvaro Uribe, según un comunicado divulgado el martes.

"Como nueva cortina de humo y buscando agredir al señor presidente del Ecuador, Rafael Correa, Washington y Bogotá manipularon un video de las FARC sacando de su contexto el documento. Tajantemente negamos haber entregado dinero a ninguna campaña electoral de ningún país vecino'', dijo la guerrilla.

Así lo señaló la organización en una nota de cinco puntos difundida en la jornada en el sitio de internet de la Agencia de Noticias Nueva Colombia (Anncol), que suele publicar pronunciamientos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC.

La negativa se produce luego que Correa pidiera a fines de la semana pasada a la guerrilla pronunciarse sobre si era cierto o no que habían dado dinero a su campaña, tal y como menciona, en un video conocido por la AP este mes, el jefe rebelde Jorge Briceño, alias Mono Jojoy, quien se refirió a un entrega de dólares, sin precisar la fecha o la cantidad.

El ministro de Seguridad de Ecuador, Miguel Carvajal, aseguró a la AP en Quito que el pronunciamiento lo que hace es confirmar que el video "fue trucado (y) manipulado para agraviar al Ecuador''.

La filmación es parte de la "campaña sucia contra el Ecuador, permanente'', añadió.

En el video Briceño, uno de los siete jefes de las FARC y visto como su comandante militar, lee un pronunciamiento póstumo del fundador de esa guerrilla, Manuel Marulanda, sobre muchos de los temas que quedaron revelados al público por el decomiso en marzo del 2008 de computadores de un abatido jefe rebelde.

Las FARC además criticaron un anunciado acuerdo entre Washington y Bogotá para el uso de instalaciones militares colombianas.

El acuerdo, que tendría vigencia de 10 años, aún no se firma, mientras Estados Unidos y Colombia insisten en que no se trata de abrir bases militares estadounidenses en territorio colombiano, sino que militares de aquel país pueden usar al menos tres distintas instalaciones castrenses para colaborar con Bogotá en la lucha contra las drogas y la insurgencia.

La autorización para esas operaciones "estadounidenses en territorio colombiano es un acto de alta traición a la patria, una afrenta a la dignidad nacional'', dijeron las FARC en su nota fechada en las "Montañas de Colombia'' el pasado 25 de julio.

"Los anuncios sobre el escalamiento de la invasión norteamericana a Colombia se hacen en medio de nuevos escándalos de corrupción practicados por la pandilla 'uribista'...la mafia que hoy gobierna al país'', aseguraron los rebeldes.

  Comments