Nation & World

Gobiernos locales planean más impuestos y menos servicios

Los impuestos a la propiedad están listos para subir y afectar a muchos dueños de viviendas que todavía no se han recuperado de la recesión. Lo mismo sucede con el el servicio de agua y la recogida de basura.

Por su parte, es probable que algunas bibliotecas y parques cierren un día adicional, que el horario de las piscinas públicas se reduzca y que haya menos autobuses. Hasta el servicio de alimentos a domicilio para personas mayores puede resultar afectado.

En las escuelas habrá menos directores adjuntos y menos maestros. Los alumnos tendrán menos asesores.

Mientras los gobiernos locales de todo el sur de la Florida enfrentan la dolorosa realidad de la caída del valor de la propiedad, los propietarios son los que pagarán las consecuencias.

"Habrá reducciones en el horario de la bibliotecas y los parques'', dijo Gary Resnick, presidente de la Liga de Ciudades de Broward y alcalde de Wilton Manors, que ahora cierra las oficinas del Ayuntamiento los viernes para ahorrar dinero. "Las reducciones se van a notar''.

La caída del valor de las propiedades ha creado déficits presupuestarios en prácticamente todo municipio, condado, distrito escolar y de hospitales que los condados de Miami-Dade y Broward tiene que llenar. Sencillamente, los gobiernos no reciben ingresos suficientes para cubrir los servicios públicos.

En Miami-Dade, el déficit es $427 millones. En Broward, más de $100 millones. En Pembroke Pines asciende a $24 millones y en Miami a $118 millones. El déficit del sistema de servicios médicos del Jackson Memorial es de $168 millones y cada vez aumenta más la demanda de servicios médicos para los pobres.

Para cubrir estos déficits, los gobiernos tienen que aumentar los impuestos, reducir servicios o la nómina --o todo lo anterior-- a pesar del reciente descongelamiento de los mercados financiero e inmobiliario. La tasa de impuestos preliminar ha aumentado en toda la región, pero hay que esperar a las audiencias públicas y la votación final final en septiembre. Entrarán en vigor el primero de octubre.

"Presionados por los contribuyentes, los funcionarios electos alegan que han formulado presupuestos austeros que reducen todos los gastos, desde vehículos hasta el agua embotellada.

Pero entidades independientes de supervisión y los contribuyentes identifican gastos inútiles, lo que ha hecho aumentar las tensiones en algunas comunidades. La semana pasada, en la sede del Condado Miami-Dade, cientos de personas protestaron contra la propuesta de aumentar modestamente los impuestos, presentada por el alcalde Carlos Alvarez.

Además, a pesar de las reducciones, la mayoría de los contratos sindicales garantiza aumentos de salario y pensiones. En Fort Lauderdale, para algunos empleados el aumento será de 12 por ciento. Y este mismo año el costo de las pensiones de los empleados municipales de Miami se disparará en $32 millones.

Vincent Damian, presidente del Comité de Acción Política de los Ciudadanos de Coral Gables, ha sugerido reducciones de salario para los funcionarios públicos que ganen más de $100,000 al año. Por su parte, Miami Beach trata de reducir el sueldo de los empleados que más ganan.

"Nos decepciona que el presupuesto no tome en consideración los altísimos salarios que se pagan a muchos supervisores'', dijo Damian, citando más de 80 empleados de Coral Gables con salarios de más de $100,000 al año, entre ellos más de una docena de capitanes de bomberos que ganan un promedio de $123,000, según un reciente artículo del Coral Gables Gazette.

Pero los empleados de bajos salarios sí van a sufrir. En Hollywood se va a reducir el salario inicial de los bomberos en 14 por ciento, a unos $35,000.

Judith Feldman, activista de North Miami, dijo que está dispuesta a pagar más impuestos si el gobierno municipal prioriza mejorar los programas de recreación y mantiene los servicios de policía y recogida de basura.

Ante las consecuencias políticas de un aumento de impuestos, los comisionados no han querido determinarlos. El jueves los comisionados de Miami-Dade levantaron la sesión sin haber aprobado una tasa preliminar, dejando la tarea al tasador de la propiedad.

El mismo día, los comisionados de Miami tomaron otro camino, estableciendo una tasa baja pero dejando abierta la puerta a reducciones masivas de servicios.

Muchos gobiernos han comenzado a echar mano a las reservas, una solución a corto plazo pero que inquieta a algunos expertos financieros.

"Las reservas son para situaciones de emergencia, como ciclones o grandes mejoras de capital'', dijo Genia Duncan Ellis, ex presidenta del Consejo de Asociaciones Cívicas de Fort Lauderdale. "Si este año usamos las reservas para salarios, ¿qué va a cambiar el próximo año?"

Miami-Dade pudiera usar $42 millones --lo que reduciría en casi la mitad uno de sus fondos, mientras que Fort Lauderdale piensa usar unos $10 millones.

"Las reservas son del público'', dijo Jack Seiler, alcalde de Fort Lauderdale. "No pertenecen al municipio... Nosotros teníamos un nivel de reservas un poco mayor del que necesitábamos''.

Durante los buenos tiempos, Miami gastó más de $50 millones de reservas para cubrir déficits operativos, dejando poco para cubrir el nuevo y enorme déficit presupuestario.

Miles de empleados gubernamentales pudieran ser cesanteados. Se ha propuesto despedir a 1,700 en Miami-Dade y unos 240 maestros de Broward.

Funcionarios sindicales y administradores gubernamentales han tratado de evitar cesantías o reducciones de salario mediante concesiones.

"La mayoría de los empleados piensa que si alguien es cesanteado ahora no tiene posibilidad de encontrar otro empleo. Es mejor encontrar la forma de mantenerlos trabajando'', dijo Dan Reynolds, presidente del sindicato AFL-CIO en Broward.

Aunque las reducciones puedan parecer profundas, los presupuestos gubernamentales habían aumentado mucho durante los años de prosperidad. El propuesto fondo general de Fort Lauderdale bajará en alrededor de 6 por ciento el próximo año. Sin embargo, representa un aumento de más de $80 millones en comparación con cinco años atrás.

Ese crecimiento ha sido excesivo, dijo Earl Rynerson, que trató infructuosamente de se elegido alcalde este año y que tiene una página de internet donde critica los gastos del gobierno municipal.

"El presupuesto del municipio está inflado'', afirmó. "Y está inflado desde hace varios años''.

Los redactores Rebecca Dellagloria, Elaine de Valle, Jack Dolan, John Dorschner, Larry Lebowitz, Patricia Mazzei, Kathleen McGrory, Diana Moskovitz, Carli Teproff yTania Valdemoro contribuyeron a este reportaje.

  Comments