Nation & World

American vuela alto sobre crisis financiera

Al mismo tiempo que reduce sus vuelos en todo el país, American Airlines planea operar más salidas desde Miami este invierno que el del año pasado.

El aumento del 5 por ciento en los vuelos que salen del Aeropuerto Internacional de Miami (MIA) en el nuevo calendario de otoño reafirma el papel del MIA como un baluarte de la aerolínea --en apuros financieros--, la principal del aeropuerto. American, cuya matriz ha perdido este año $765 millones, batalla contra el debilitamiento del mercado de los viajes en todo el mundo y el empeoramiento del pronóstico de ingresos en las apreciadas rutas latinoamericanas desde Miami.

Los problemas de American reflejan lo que ocurre en todas las aerolíneas de Estados Unidos, que se espera hayan perdido alrededor de $1,000 millones para fines del 2009. Southwest Airlines y la compañía matriz de United se las arreglaron para generar ganancias en el segundo trimestre, mientras que Continental informó el martes que eliminará 1,700 empleos tras anunciar pérdidas de $213 millones.

Intentando contener sus pérdidas, American espera reducir este año su capacidad en 7.5 por ciento por ciento a nivel mundial. Pero el calendario de invierno publicado esta semana confirma el compromiso de la aerolínea de mantener un crecimiento modesto en Miami durante el peor panorama del sector de viajes aéreos desde los ataques terroristas del 2001.

Los vuelos a Latinoamérica --unos 50 al día desde el MIA-- han sido el apoyo crucial de American en el sur de la Florida, que cubre rutas a Latinoamérica y el Caribe desde Miami.

"American es un líder esencial de la salud de nuestro sector'', dijo Rolando Aedo, director de Mercadotecnia de la Oficina de Convenciones y Visitantes del Gran Miami.

La buena noticia de American para el MIA se produce después de datos preocupantes: por primera vez desde el 2005 las rutas latinoamericanas de American muestran cifras de crecimiento peores que las de sus vuelos nacionales.

Los ingresos por concepto de "millas por asientos disponibles'' --una medida clave del sector-- disminuyeron este año 12 por ciento en los vuelos latinoamericanos de American, en comparación con 11 por ciento en sus rutas nacionales.

Eso es un gran cambio en comparación con años recientes: durante los primeros seis meses del 2007 la división latinoamericana de American --que incluye las rutas del Caribe-- creció 7 por ciento, mientras que las rutas nacionales sólo aumentó 2 por ciento en ingresos por milla por asiento.

"Es una situación horrible en materia de ingresos, en particular para los viajes internacionales en América Latina'', dijo Stuart Klaskin, asesor de aerolíneas de Coral Gables. ‘‘Están haciendo enormes descuentos y no consiguen suficientes pasajeros para llenar los asientos disponibles''.

El martes American no pudo decir si pronostica que el próximo año más pasajeros viajarán en sus aviones al MIA. Añadir vuelos al cronograma no garantiza que los aviones estarán llenos y los ejecutivos de American declinaron pronosticar qué les deparará invierno. Tampoco quisieron decir si el número de asientos disponibles aumentará o bajará.

American indica que buena parte de la situación se debe a la gripe porcina, después que la epidemia se desatara en abril de este año.

Pero el declive refleja también que el reciente ciclo de auge y baja se ha extendido a los viajes internacionales. Las aerolíneas se apresuraron a competir en los lucrativos mercados de viajes al extranjero y ahora se han quedado con demasiados asientos que llenar.

La aerolínea, que domina el mercado aéreo latinoamericano, ha tenido en lo que de esta década sólo un crecimiento modesto en esas rutas: 6 por ciento desde el 2000. Pero sus competidores se lanzaron al mercado a toda velocidad.

Continental incrementó su capacidad hacia América Latina en 34 por ciento desde el 2000 y Delta aumentó más del doble de esa cifra, 81 por ciento, según información de Delta.

La mayoría de los vuelos latinoamericanos de Continental pasan por Houston, mientras que Delta usa a Atlanta como su centro de distribución de vuelos para Latinoamérica.

"El sector tiende a excederse durante los buenos tiempos y a crear más capacidad de la necesaria en los vuelos internacionales'', dijo Andrew Backover, portavoz de American. "Nosotros no hemos hecho eso''.

American enfrenta también la competencia de aerolíneas de otros países en el MIA. Lan, la aerolínea chilena, añadió en el 2006 un vuelo directo de Miami a Buenos Aires y ha aumentado sus vuelos regulares a Lima y a Santiago de Chile.

Los 14 nuevos vuelos de American que saldrán del MIA para el invierno del 2009 contrastan con la reducción en otros lugares.

Las salidas de American desde Nueva York y Chicago no cambiarán este año con respecto al anterior, mientras que bajarán 26 por ciento en St. Louis. Dallas-Fort Worth, sede de American, verá un aumento de 2.5 por ciento en las salidas, y San Juan, Puerto Rico verá un aumento de salidas de un 8 por ciento.

Aunque las rutas extranjeras generan más ingresos para American --14.2 centavos por asiento por cada milla de vuelo a Latinoamérica, en comparación con 11.9 centavos en las rutas nacionales--, gran parte de esa diferencia viene de lujos que son más difíciles de vender en épocas de vacas flacas.

Los vuelos latinoamericanos --en particular los viajes a Sudamérica que cubren grandes distancias-- tienen a tener una mayor proporción de pasajeros en primera clase. Pero, con el fuerte descenso de los viajes de negocios, las compañías tienden menos a comprar pasajes de primera clase para sus ejecutivos. No obstante, los analistas han mostrado optimismo en cuanto a las perspectivas a largo plazo en el mercado latinoamericano.

"Las cosas comienzan a lucir mejor en toda la región'', dijo Bob Booth, presidente de AvGroup en Miami, firma de asesoría de aviación. "Brasil ya casi salió de la recesión''.

Booth y otros llaman la atención sobre exitosas aerolíneas regional, tales como Copa de Panamá y Gol de Brasil, así como pequeñas zonas de estabilidad e incluso mejoría.

  Comments