Nation & World

Sotomayor asegura que su origen no influirá en decisiones

La jueza Sonia Sotomayor insistió el martes, ante las preguntas a veces escépticas de los republicanos, en que nunca permitirá que su origen o sus experiencias determinen el resultado de un caso si la confirman a la Corte Suprema.

"No es cuestión de decidirse a ver unos hechos u otros, senador'', dijo Sotomayor al senador Jeff Sessions, republicano por Alabama y principal miembro de su partido en la Comisión Judicial del Senado, quien dejó en claro que no estaba convencido de que la nominada se atendría a la ley tan estrictamente como afirma.

"No somos robots'', dijo la jueza, mientras describía las experiencias personales de los jueces como fuente para enriquecer la ley, no para distorsionarla. Pero Sessions no consideró que Sotomayor hubiese vencido el obstáculo semántico con suficiente agilidad, y se lo hizo saber repetidas veces, a pesar de su impecable cortesía.

Más tarde, interrogada con fuerza por el senador Jon Kyl, republicano por Arizona, la jueza Sotomayor trató de rebatir las acusaciones de sus adversarios de que es una "jueza activista'' que podría permitirse formular políticas y resolver conflictos basándose en sus opiniones personales en vez de la ley y la lógica si la confirman a la Corte Suprema.

"El Congreso redacta las leyes'', dijo ella. "Al juez le toca aplicarlas''. En otro momento afirmó: "Nosotros aplicamos las leyes a los hechos; no aplicamos sentimientos a los hechos''.

La jueza comenzó el segundo día de audiencias con las preguntas del presidente de la Comisión, el senador Patrick J. Leahy, demócrata por Vermont, quien trató de socavar por adelantado los argumentos de los republicanos dando una oportunidad a la nominada para que explicara algunos de sus fallos y comentarios polémicos, como la afirmación ya famosa de que una "sabia mujer hispana'' podría ver un caso bajo una luz diferente que un jurista de diferente género u origen étnico.

"No he escrito ni dicho algo que haya llamado más la atención'', dijo la jueza con una risa nerviosa. En otro momento observó que podría haber incurrido en una "figura retórica que no resultó''. Pero algunos republicanos afirman que Sotomayor ha usado este lenguaje con mucha más frecuencia de la que admite.

Repetidas veces, Sotomayor trató de persuadir al panel de que su pasado, más que determinar su decisión en los casos, la hace más perspicaz en solucionarlos. "El proceso de juzgar es el proceso de mantener la mente abierta'', dijo, explicando que su filosofía es examinar los asuntos ‘‘caso por caso y aplicar la ley''.

"Creo que el sistema se fortalece cuando los jueces no creen que son imparciales'', dijo.

Pero el senador Sessions dijo que teme que Sotomayor permitiría que su origen determine sus decisiones y que ha mostrado "una forma de pensar durante años que nos provoca dudas''.

No, dijo la jueza, y juró que "en ningún momento o lugar'' permitiría que su origen afecte sus decisiones. Las experiencias vitales son importantes para percibir los hechos, dijo, "pero la ley determina el resultado''.

La jueza procuró eliminar cualquier idea de que había enfrentado con descuido, en su condición de magistrada del Tribunal Federal de Apelaciones del Segundo Circuito, el caso de los bomberos de New Haven, en el que el gobierno municipal desestimó los resultados de un examen de ascenso porque los candidatos negros no habían tenido buenos resultados.

Ese caso no fue "un caso de cuotas, ni de acción afirmativa'', dijo, sino que se centraba en los posibles fallos del examen. El tribunal de apelaciones decidió el caso, aunque en un fallo muy breve, basándose en una decisión "exhaustiva'' de 78 páginas de un tribunal de distrito, dijo la jueza, y añadió que ahora que el Tribunal Supremo decidió a favor de los bomberos blancos e hispanos que llevaron a juicio la decisión municipal, ella, por supuesto, tendría que seguir esa decisión.

Pero el senador Orrin G. Hatch, republicano por Utah, no quedó satisfecho con la explicación y dijo en voz alta, sin hacer una pregunta directa, por qué la jueza se había basado en la decisión del tribunal de distrito "en lugar de hacer su propio análisis del problema''.

Tratando de desmentir las sugerencias de algunos republicanos de que una "jueza activista'', Sotomayor dijo que no considera que los tribunales de apelaciones sean lugares para formular políticas, a pesar de que una vez observó que "es en el tribunal de apelaciones que se formulan las políticas''. Lo que quiso decir, explicó, fue que los jueces de apelaciones establecen precedentes jurídicos y "los precedentes influyen sobre las políticas'', sirviendo de modelo para casos parecidos.

La senadora Dianne Feinstein, demócrata por California, salió en defensa de la nominada y alegó que un estudio objetivo de su historial debería convencer a la gente de que Sotomayor es ‘‘cualquier cosa menos'' una jueza activista. Sotomayor, quien a menudo tomó notas, respondió con abstracciones o con un lenguaje jurídico cuidadoso cuando se le preguntó sobre algunos de los casos más importantes que habían llegado al Supremo en los últimos años.

Por ejemplo, cuando el senador Russell D. Feingold, demócrata por Wisconsin, le preguntó si había alguna decisión políticas que ella creía que el país contemplaría "con arrepentimiento dentro de 50 o 60 años'', Sotomayor se resistió inicialmente a definir su posición.

"La historia nos permite contemplar el pasado'', dijo.

Pero Feingold, un duro crítico del ex presidente George W. Bush, siguió presionando y preguntó a la jueza si aceptaba que había defectos constitucionales en algunas de las políticas contra el terrorismo del gobierno de Bush, reflejadas en varias decisiones del Supremo.

"Sí'', dijo finalmente la jueza.

De manera parecida, cuando el senador Charles E. Grassley, republicano por Iowa, le preguntó si pensaba que el Supremo había ido demasiado lejos en su decisión del 2005 en el caso de Kelo vs. New London, que autorizó al gobierno local a adquirir propiedad privada para el fomento empresarial, Sotomayor respondió indirectamente, señalando que algunas legislaturas habían aprobado leyes para impedir lo ocurrido en New London. En cuanto a la decisión del Supremo 5 a 4 en el caso Kelo, dijo: "Esa fue la decisión del tribunal en este caso''.

  Comments