Nation & World

Campaña contra el grafito en Miami-Dade

Para algunos, el grafito es el arte de la calle y el sello característico de un movimiento de jóvenes creadores urbanos. Para otros es un problema recurrente y un acto de desobediencia civil.

Los grafitos son ilegales en el sur de la Florida y las autoridades del condado de Miami-Dade están decididas a erradicarlos por medio de una iniciativa de alcance comunitario que comenzará la próxima semana. El plan incluye charlas vecinales y programas dirigidos a jóvenes de 12 a 17 años.

"Buscamos la mejor forma de llegar al público y, sobre todo, cerciorarnos de que la población juvenil escuche nuestro mensaje'', dijo María de la Milera, directora de comunicaciones de la oficina del Neighborhood Compliance (ONC). "El grafito tiene un elemento negativo en la comunidad y siempre ha sido una preocupación''.

La ONC es la instancia condal encargada de hacer cumplir las leyes que regulan el entorno público. Asimismo, supervisa los trabajos de reparación de estructuras estropeadas.

Eliminar los grafitos es un gasto oneroso para el condado y el contribuyente. El año pasado, la administración condal invirtió $122,000 en borrar y limpiar 4,311 grafitos en letreros, paredes y monumentos. Pero, debido a los recortes presupuestarios y a los elevados costos de prestación de servicios, sólo puede mantener un equipo de dos pintores antigrafitos.

"Es un trabajo muy fuerte'', comentó Daniel Guerra, uno de los encargados.

Carlos Rodríguez, su compañero de equipo, dijo que el plan educacional servirá de gran ayuda.

"Vamos a ganar la batalla'', precisó.

Los grafitos no son un problema exclusivo de Miami-Dade. La ciudad de Hialeah también gasta $50,000 en la limpieza de muros y paredes pintarrajeadas, mientras que el Departamento de Transporte del distrito sur debe invertir en el mismo rubro casi $80,000.

"La prevención es la clave de nuestro programa'', anotó Yvette Cunningham, especialista del condado. "Queremos educar al vecindario sobre los códigos municipales existentes, dejar en claro cuál es su responsabilidad y enseñarles la forma en que deben actuar cuando son testigos [de un acto de vandalismo] o cuando su propiedad es víctima del grafito''.

Actualmente, las personas que son arrestadas por actos de vandalismo y pintadas de grafitos en vías públicas pueden recibir penas de cárcel, ser multados u obligados a cumplir horas de trabajo comunitario.

Los padres de menores acusados de pintarrajear muros y hacer inscripciones en vías públicas reciben sanciones económicas cuyos montos dependen de la gravedad del daño.

Las normas del condado indican que los dueños de casas y comercios cuyas propiedades son estropeadas por los grafitos tienen 14 días para corregir el problema.

En caso de que no se borre el grafito en el tiempo establecido, se impone una sanción de $50 en el sector residencial y $250 en el comercial. Si a los 30 días el dueño no ha pagado ni apelado la multa correspondiente, la cantidad aumenta diariamente hasta un máximo de $1,000.

"Los grafitos no deberían aparecer en las paredes ni en los muros, porque causan problemas a la ciudad y a los vecinos'', dijo Alondra Guzmán, una estudiante de 13 años de la escuela Winston Park K-8 Center, en Kendall. "Además hacen lucir mal a los vecinos. Da la impresión de que ellos permiten ese tipo de conductas''.

Para información sobre las reuniones vecinales visite la página electrónica www.miamidade.gov o llame a la oficina del ONC: (786) 315-2700.

  Comments