Nation & World

Demanda de licencias para 'botear' crece 81 por ciento en Cuba

En los siete meses de vigencia de una norma que reabrió la entrega en Cuba de permisos para operar taxis privados, paralizada durante casi una década, las licencias se incrementaron en un 81 por ciento.

Los taxistas particulares casi se han duplicado en el primer semestre de 2009.

"Antes de la resolución existían un total de 3,486 licencias de operación del transporte concedidas a personas naturales (en todo el país)... De entonces acá ya se han otorgado otras 2,848, lo que significa un incremento del 81.7 por ciento'', indicó un artículo publicado el miércoles por el periódico oficial Granma.

A finales de junio estaban en tramitación otros 1,280 permisos, sobre todo en ciudad de La Habana, que acaparaba el 30 por ciento de ellos, agregó el rotativo.

La resolución, emitida por el Ministerio de Transporte en diciembre de 2008 buscó organizar ‘‘algo que sabíamos se venía realizando, en la mayoría de los casos, indebida e ilegalmente'', dijo José Conesa González, director general de la Unidad Estatal de Tráfico al periódico.

Para obtener la licencia los titulares de los vehículos, muchos de ellos viejos automóviles clásicos de antes del '59, deben presentar sus papeles de propiedad y sus carnet de conducir; además de su inscripción en la Oficina Nacional de Administración Tributaria, donde se pagan los impuestos.

El reporte recordó que aquellos que se inscriban como servicios rurales tendrán rutas preestablecidas y recibirán ayuda en combustible.

En cambio los urbanos pactarán los viajes de acuerdo con el pasajero, pero las tarifas serán controladas y no se les ofrecerá apoyo de combustible.

Los "boteros'', como se les llama en Cuba a los taxistas particulares, fueron autorizados como una solución alternativa al transporte público de pasajeros, que sufrió un severo deterioro durante la crisis de los 90. Sin embargo la entrega de licencias nuevas se congeló en 1999.

Las autoridades suelen acusar a los boteros de fomentar el mercado negro de combustible, mientras los pasajeros se quejan de que se les cobre precios elevados o transporten más personas de la capacidad autorizada para el tipo de vehículo de que se trate.

La nueva resolución establece que si se infringe algún punto las licencias podrían ser retiradas, inicialmente por un año pero si hay reincidencia de manera definitiva.

  Comments