Nation & World

Disminuyen los congestionamientos en las vías del país

Los conductores pasan menos tiempo trabados en el tráfico de la hora pico por segundo año consecutivo --la primera disminución por dos años de la congestión del tránsito, mientras los altos precios de la gasolina y la crisis económica obligan a muchos a cambiar la manera en que van y vienen del trabajo.

En cuanto a ciudades individuales, el tráfico de Los Angeles está mejorando, pero sigue siendo el peor de la nación. El de Washington empeoró, y ocupa el segundo lugar.

El conductor promedio de EEUU languideció preso del tráfico de la hora pico durante 36.1 horas en el 2007, comparado con 36.6 horas en el 2006 y la máxima de 37.4 horas en el 2005, de acuerdo con un estudio dado a conocer el martes por el Instituto del Transporte de Texas. El total de combustible desperdiciado también disminuyó ligeramente por primera vez, de 2,850 millones en el 2006 a 2,810 millones, o sea, unas tres semanas de gasolina por viajero.

La última vez que la congestión del tráfico había bajado fue en 1991, en medio de una drástica subida del precio del petróleo durante la primera Guerra del Golfo Pérsico.

Esta vez, los demógrafos atribuyeron la disminución a una baja histórica en la conducción, pues los choferes que van y vienen del trabajo redujeron sus viajes individuales, usaron el transporte público o viajaron en auto compartido, después de que los precios de la gasolina se acercaron a $4 por galón y que luego la economía cayera en crisis. La crisis de la vivienda también ha jugado un papel.

Pero eso no durará mucho, si la economía se recupera.

"La congestión mejorará por un tiempo, pero de todos modos será frustrante, poco confiable y tomará buena parte de su día'', indicó Tim Lomax, investigador del Instituto del Transporte de Texas, que forma parte de la Universidad A&M de Texas. "El viajero promedio necesita todavía 25 por ciento más tiempo para sus viajes de la hora pico''.

El área metropolitana de Los Angeles, con sus sendas para autos compartidos y su transporte público en proceso de desarrollo, eliminó dos horas de espera en el tráfico de la hora pico. No obstante, su gigantesco sistema de autopistas continuó siendo el más congestionado del país, en el que los choferes perdieron un promedio de 70 horas en el 2007.

Otras grandes áreas metropolitanas que mostraron disminuciones de congestión fueron San Francisco, Atlanta, Chicago, Dallas-Fort Worth y Seattle.

Por el contrario, el área de Washington, D.C. mostró más embotellamientos de tráfico, sobrepasando a Atlanta como el segundo en congestión.

Debido a que la economía regional de Washington se mantuvo en un estado relativamente bueno, los choferes yendo al trabajo en la capital del país y sus suburbios perdieron 62 horas en el tráfico de la hora pico en el 2007, subiendo de 59 horas.

Houston, Las Vegas, Charlotte y Raleigh-Durham, N.C., tuvieron un tráfico peor o igualmente malo en comparación con el año anterior, víctimas de una población en crecimiento más rápido que el de la capacidad de las carreteras.

Después de Los Angeles y Washington, las áreas metropolitanas más congestionadas fueron Atlanta, Houston, San Francisco, Dallas-Fort Worth, San José, California, y Orlando, Florida.

  Comments