Nation & World

Preocupa a gobernantes alianza de Chávez con países pobres del Caribe

Entre la frondosa belleza y las playas de arena negra de la empobrecida isla de Dominica, el presidente venezolano Hugo Chávez está regalando gas de cocina para los pobres, financiando una planta de café y construyendo una instalación de almacenamiento de petróleo.

Menos de 160 millas al sur de allí, en San Vicente y las Granadinas, el autodescrito revolucionario socialista está suministrando equipos por valor de millones de dólares para construir un nuevo aeropuerto internacional.

Según Chávez expande su esfera de influencia en el Caribe, muchos gobernantes caribeños están expresando discretamente su incomodidad, preocupados de que eso sea una distracción que tal vez pudiera socavar un esfuerzo de décadas de unir esa comunidad de 15 naciones caribeñas, en su mayoría de idioma inglés, en un bloque comercial monolítico e influyente.

Hace dos semanas, Antigua y Barbuda se convirtieron en el tercer miembro de la Comunidad del Caribe (CARICOM), después de Dominica y San Vicente y las Granadinas, en unirse al Bloque de la Alternativa Bolivariana de Chávez (ALBA).

Patrick Manning, premier de Trinidad y Tobago, dijo en una cumbre de CARICOM que la alianza de los tres países con ALBA (hay un cuarto país que se unirá) es "un nuevo desarrollo que tiene que examinarse''.

La preocupación se acrecenta en lo que el Caribe, mayormente dependiente del turismo, busca desesperadamente medios de evadir el peligro económico en la secuela de la creciente crisis financieras, y frustraciones en sus propias filas por el lento progreso en crear lo que deberá ser un modelo tipo Unión Europea, que permita el libre movimiento de artículos, servicios y labor en toda la región.

También surge con los dirigentes cuestionando los motivos de Chávez y su propuesta de que el Bloque ALBA, mayormente compuesto de países izquierdistas radicales, formen una alianza militar conjunta. "Esto no les está enviando un mensaje positivo a los pueblos de la región, que los países individuales deciden establecer vínculos con otros países que en realidad no son parte de CARICOM'', dijo Tillman Thomas, el premier de Granada. "Creo que nuestro plan debería ser que CARICOM entre en esas relaciones a nombre de la comunidad.

"Deberíamos tener una política exterior común, y debería ser CARICOM la que nos represente''.

Thomas, electo el año pasado, dice que su nación del este del Caribe no tiene planes de unirse a ALBA, aunque Venezuela ha construido casas en Granada bajo su predecesor y que el país se ha beneficiado del programa de de petróleo a descuento llamado PetroCaribe.

"Personalmente tengo muchas reservas sobre el ALBA'', afirmó Shridath Ramphal, un ex canciller guyanés que ahora es jefe del Secretariado Comunitario. "Parece una proliferación que introduce algunas dimensiones ideológicas, que puede que no sean compartidas en la región''.

Los observadores del Caribe y algunos dirigentes dicen que el factor atrayente tiene menos que ver con ideología que con dinero. Los miembros de habla inglesa de ALBA son parte del bloque de nueve naciones conocida como Organización de Estados Caribeños Orientales (OECO). Con una población sumamente educada de unas 600,000 personas, esas pequeñas islas también están muy endeudadas.

Incluso antes de la actual situación económica,las vulnerables economías de esas islas estaban ya sufriendo, con las compañías azucareras cerrando, el turismo decayendo y ciertos factores preferenciales de comercio bananero disminuyeron las exportaciones.

"La están pasando muy mal'', dijo Rampha de esas naciones. "Bajo esas condiciones se pueden cometer errores''.

El premier de Dominica Roosevelt Skerrit defendió su decisión de unirse a ALBA, diciendo que la región nunca había tenido una política exterior común. Señala que algunos países en OECO están alineados con Taiwán y otros con China, y que nadie ha cuestionado esas alianzas.

"Todo país tiene derecho a atender a sus ciudadanos y ahora hay que forjar vínculos y alianzas entre los beneficios deseados y los resultados para el pueblo'', dijo Skerrit. "A todo el mundo lo eligenpara mejorar la vida de su pueblo, y uno no puede decir que porque alguien no respalde algún punto de vista político uno no puede asociarse con determinado país; y entonces el pueblo de uno sufre''.

Skerrit dice que a la únicas personas que él tiene que responderles es al pueblo de Dominica. El año pasado les dijo que entre junio del 2005 y diciembre del 2007 los ahorros de PetroCaribe representaron $1,700 millones en financiamiento para la región caribeña, mientras que los donantes tradicionales y la asistencia multilateral en el mismo período representaron una cuarta parte de esa cantidad.

Baldwin Spencer, premier de Antigua y Barbuda, también defiende la decisión de su gobierno de sumarse a ALBA, asegurándole a una audiencia caribeña por televisión que esa decisión no significa en lo absoluto que su cometido con CARICOM o los demás bloques se debiliten.

Pero hay quienes no están tan seguros.Manning dice que la nueva alianza con Venezuela requiere más diálogo.

"Sólo quiero saber cuáles son las implicaciones'', dijo.

Related stories from Vida en el Valle

  Comments