Nation & World

Crece misterio en torno a viejo cementerio

El misterio que rodea a un cementerio olvidado durante mucho tiempo y que fue desenterrado por equipos de construcción hace dos meses no ha hecho más que hacerse aún más profundo luego que un genealogista descubrió documentos donde se sugiere que cientos de miamenses afronorteamericanos podrían haber sido enterrados allí hace más de 75 años.

El historiador Larry Wiggins, con la ayuda de un banco de datos de certificados de muerte de la Florida que fueron complilados por una iglesia mormona, encontró 523 nombres de personas, la mayoría colonos bahamenses o de padres bahamenses, y muchos de ellos niños, que podrían haber sido enterrados en el cementerio al extremo del poblado de la vieja Lemon City entre la década de 1910 y mediados de los años 30.

Si Wiggins tiene razón, entonces la pregunta que surge es: ¿dónde están los muertos?

Hasta ahora, los arqueólogos han recuperado los restos desperdigados de unas 20 personas entre montones de tierra polvorienta que se excavaron para la construcción de una torre de apartamentos asequibles en la calle 71 del noroeste, justo al este de la autopista I-95. Un estudio de radar que se hizo en el terreno sugiere que podría haber más tumbas en la propiedad, dijo el arqueólogo Bob Carr, pero se desconoce si pueden ser suficientes para cotejarlas con la extensa lista de Wiggins.

Una posibilidad, dijo Carr, es que el cementerio --que no aparece en ningún documento legal-- haya sido limpiado parcialmente hace algunos años, tal vez para la construcción de edificios que ocuparon al menos una parte de la propiedad a partir de los años 60 y hasta el año pasado, cuando una instalación de la YMCA fue demolida para abrirle paso al proyecto residencial.

Sin embargo, en caso de que ello sea cierto, ¿por qué ningún familiar protestó ni salió a la luz en ese momento?

"Honestamente resulta algo muy curioso cómo un cementerio y todos sus archivos pudieron desaparecer de esta forma'', dijo, por su parte, Patrick Range, abogado que representa a los urbanistas del proyecto residencial que comenzaron la construcción de una torre de viviendas en el sitio donde se encontró el cementerio.

Mientras los arqueólogos se preparan a excavar en la tierra para ver qué hay bajo la superficie, historiadores y activistas negros se presentarán hoy ante la Junta de Preservación de la ciudad de Miami. El grupo quiere que la junta apruebe una resolución donde se le pida a los urbanistas que dejen el resto de la propiedad tal como está. En el proyecto, la torre que se piensa construir ocupará más o menos la mitad del sitio que se cree ocupó el camposanto.

"No queremos ningún tipo de edificio en el resto de la propiedad'', dijo el preservacionista Enid Pinkney.

"Nos gustaría que se construya un memorial que les rinda homenaje a los pioneros que fueron enterrados allí''.

Ellen Uguccioni, funcionaria de la Junta de Preservación, dijo que el lugar del antiguo cementerio no merece ser considerado como sitio histórico ya que no existe allí ninguna edificación arquitectónica, y tampoco hay ninguna prueba de que alguien de valor histórico haya sido enterrado en el lugar. Las leyes estatales no permiten la construcción en antiguos cementerios a menos que todos los restos hayan sido sacados del sitio.

  Comments