Nation & World

Más difícil denunciar al castrismo en la ONU

Human Rights Watch (HRW), la Organización Mundial Contra la Tortura (OMCT) y grupos de exiliados políticos cubanos denunciaron el miércoles en Ginebra las dificultades que tienen para expresar su visión sobre Cuba ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

"Nos hemos quedado francamente sorprendidos ante la larga lista de ONG con una obvia cercanía al gobierno cubano y sin un bagaje de denuncias sobre violaciones de derechos humanos en la isla. Esas entidades tendrán el derecho a expresarse como sociedad civil, y organizaciones con una larga tradición y presentes en Ginebra no podrán'', dijo Juliette de Rivero, directora de HRW en Ginebra.

"Para que os hagáis una idea, una de las ONG que va a hablar sobre la situación en Cuba es de China'', precisó la activista en rueda de prensa y confirmó que la entidad que representa no podrá hablar de forma individual.

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU estudió el Examen Periódico Universal (EPU) de Cuba, la evaluación sobre la situación de los derechos humanos a la que deben someterse todos los países miembros.

Por su parte, la OMCT señaló que el ejemplo de Cuba demuestra "las consecuencias de una reforma (la de la sustitución de la Comisión por el Consejo) que ha marginado a las ONG independientes, cuando ellas son los únicos interlocutores verdaderos''.

Según un comunicado de la OMCT, "el caso cubano es revelador de los límites del Examen Periódico Universal y hace dudar de su eficacia''.

También el exiliado político Pedro Pablo Alvarez Ramos, ex preso de conciencia, definió el proceso como "una total falacia, dado que las ONG que participarán tienen una total complicidad con el Gobierno''.

José Gabriel Ramón Castillo, otro antiguo preso de conciencia, recordó que Cuba no ha ratificado el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de la ONU, "algo que se debería tener en cuenta y que debería imposibilitar la presencia de Cuba como miembro del Consejo''.

"Tardaron 42 años en aprobarlo y ahora vamos a ver cuánto tiempo demoran en ratificarlo. Debería ser indispensable y primordial aplicar ese Convenio como paso previo a formar parte del Consejo'', agregó Ramón Castillo.

Por su parte, Cuba respondió el miércoles sin mucha precisión a las 17 recomendaciones pendientes de evaluación que en febrero pasado le hicieron varios países en el seno del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, al examinar la situación de los derechos humanos en la isla.

"Las respuestas a las recomendaciones que estaban pendientes están en el documento'' distribuido en la sala, se limitó a indicar ante el plenario el embajador de Cuba en Ginebra, Juan Antonio Fernández Palacio.

Cuba, que en febrero fue sometida al Examen Periódico Universal (EPU) instaurado por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, había aceptado 57 recomendaciones, rechazado numerosas y dejado en suspenso 17.

Entre las recomendaciones que rechazó en febrero figuraban las hechas por Israel, Canadá, Eslovaquia, Austria, Holanda, Reino Unido, República Checa e Italia, que exhortaban a La Habana a liberar a defensores de derechos humanos, a presos de conciencia y a periodistas encarcelados, que superan los 200 según diversas ONG consultadas en Ginebra.

"El sistema penitenciario del país se encamina a convertir cada prisión en una escuela en el sentido más integral del concepto'', dice el documento presentado el miércoles por Cuba.

Pero según Ramón Castillo, en Cuba los presos políticos "entran sanos a las cárceles y se enferman. Uno de ellos ha quedado inválido y hay muertes por negligencia médica''.

"Cuba trata de encubrir la realidad de los problemas de derechos humanos en el país, niega la existencia de presos políticos y da una visión unilateral y manipulada de la realidad'', afirmó luego de la sesión a la AFP De Rivero, representante en Ginebra de Human Rights Watch.

"Son mercenarios a sueldo del imperio y portavoces de la contrarrevolución derrotada, que vienen a hacer aquí semejante payasada'', les reprochó el embajador cubano.

Entre las 17 recomendaciones figuraban varias peticiones para que la isla adhiriera cuanto antes y sin restricciones a los pactos fundadores de la ONU en materia de derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales.

El miércoles, Cuba respondió que la ratificación de esos pactos "está transitando por el análisis y los procesos ordinarios de consultas'' y que "se necesita tiempo suficiente para realizar la evaluación de sus disposiciones''.

A la recomendación de Brasil de ratificar la creación de la Corte Penal Internacional (CPI), Cuba respondió que ese asunto está "bajo permanente estudio''.

A la recomendación de Gran Bretaña de sumarse al Protocolo de la Convención contra la Tortura que posibilitaría visitas sorpresa de expertos de la ONU a centros de detención, Cuba respondió que "no considera necesario acudir a la asistencia de investigaciones internacionales para asegurar a las personas''.

México había instado a Cuba a crear una institución independiente de los poderes públicos para dar seguimiento a la promoción y protección de los derechos humanos. El gobierno de Raúl Castro considera que ello "no constituye una necesidad identificada con el pueblo cubano''.

En la sesión del miércoles, las 11 ONG inscritas para hablar tenían 20 minutos en total para exponer su posición. Las primeras nueve que hablaron eran favorables al gobierno cubano.

  Comments