Nation & World

Edificios de Bacardí más cerca de la protección

La junta de conservación de Miami votó el martes unánimemente a favor de la designación de monumento histórico para la sede de la Bacardí en Biscayne Boulevard, preparando el terreno para una decisión final en otoño que podría proteger a perpetuidad esos edificios modernistas.

La junta rechazó la petición de los abogados de la compañía para posponer la votación indefinidamente, lo cual autorizaría a la oficina de conservación de la ciudad a realizar un análisis a profundidad de los méritos históricos y arquitectónicos de los edificios.

Pero los miembros de la junta estuvieron de acuerdo en dar a Bacardí suficiente tiempo para realizar una revisión por su cuenta, que incluiría evaluaciones estructurales, estimados de costo de las renovaciones y posibles nuevos usos para los edificios. Bacardí, que está trasladando sus oficinas en EEUU para Coral Gables, planea abandonar los edificios de Biscayne Boulevard más adelante este año.

"Esto es como considerar la designación del edificio Empire State; para nosotros tiene la misma importancia'', dijo el miembro de la junta Miguel Seco, al pedir que se haga un esfuerzo paciente y en colaboración para conservar los edificios.

Miembros de la familia que controla la empresa privada Bacardí hablaron en público por primera vez para decir que favorecen la conservación de la famosa torre cubierta de losas azules y su anexo cuadrado, considerados entre los mejores diseños arquitectónicos de Miami en los años 60 y 70.

"La mayoría de los miembros de la junta [de Bacardí] con los que he hablado están a favor de que se conserve el edificio'', declaró Marta Nielsen Fernández, hija de un ex presidente de la Bacardí que trabajó en esas oficinas durante tres décadas, a los miembros de la junta de conservación. "Ellos no quieren verlo destruido''.

Los abogados de Bacardí dijeron que la firma ha comenzado a reunirse recientemente con conservadores para explorar ideas sobre su futuro uso, y para ayudar a financiar la renovación de la envejecida torre de 10 pisos y su anexo, incluyendo posibles incentivos de impuestos estatales y federales.

"Trabajaremos juntos para idear algo que hará felices a todos'', indicó Stanley Price, abogado de la Bacardí. "Nosotros no andamos con una bola de demolición''.

Pero Price pidió que se les diera tiempo, comprometiéndose a no tocar los edificios hasta que la junta tome su decisión final. Las leyes de la ciudad imponen una espera de 120 días a la demolición o los cambios de edificios que están siendo considerados como posibles monumentos históricos, pero Bacardí dijo que respetaría una tregua extendida hasta que se haga la votación final.

Algunos miembros de la junta y conservadores en el público se opusieron a conceder a Bacardí una demora no determinada, sin embargo, citando la demolición ocurrida esta semana del edificio original de 1912 de la iglesia episcopal St. Stephen, la iglesia más antigua de Miami, que no había sido designado como histórica.

La junta fijó su votación final sobre Bacardí para septiembre, luego de que la funcionaria de conservación de la ciudad, Ellen Uguccioni, aseguró a los miembros de la junta que los edificios Bacardí habían sido señalados en las computadoras de zonificación, construcción y planificación de la ciudad para que no se autorizaran permisos de trabajo o demolición durante ese intervalo.

La funcionaria subrayó también que no existe amenaza alguna a los edificios, pues la firma aún los ocupa.

Uguccioni dijo que un estudio preliminar sugiere que los edificios de la Bacardí, aunque tienen menos de los 50 años que son estándar para la designación, merecen ser protegidos debido a su extraordinaria calidad arquitectónica.

La torre fue construida en 1963, y el anexo, que está cubierto de vidrieras de colores, una década después, pero Uguccioni indicó que funcionan como un todo. En particular, la torre --que combina el austero estilo internacional con una colorida decoración tropical-- creó un parangón para la arquitectura moderna en Miami, afirmó.

"Bacardí construyó este edificio absolutamente increíble que no se parecía a nada aquí en Miami'', dijo.

  Comments