Nation & World

Ricardo Martinelli se impone con abrumadora ventaja en Panamá

El empresario opositor Ricardo Martinelli ganó el domingo claramente las elecciones presidenciales de Panamá sobre la oficialista Balbina Herrera y de inmediato llamó a la unidad para cambiar el país.

El presidente del Tribunal Electoral, el magistrado Erasmo Pinilla, informó que Martinelli fue el ganador ‘‘indiscutido'' de la contienda, aunque aclaró que la proclamación oficial se dará el miércoles.

El líder conservador, que debe asumir el 1 de julio para un periodo de cinco años, propuso de inmediato un gobierno de unidad nacional, porque "lo que cuenta es el país''. Llamó incluso a sus adversarios a sumarse al esfuerzo.

"Mañana (lunes) todos somos panameños y tenemos que cambiar este país para que tenga una buena salud, buena educación, buen transporte y buena seguridad'', agregó.

Herrera admitió su revés, señalando que "este es un pueblo soberano y voy a respetar su decisión'', pero no felicitó a su adversario.

Dijo que desde hace 20 años, tras el fin del régimen del dictador Manuel Noriega a raíz de la invasión por parte de Estados Unidos en 1989, se ha dado una alternancia en los comicios y que "ese era el reto que teníamos''.

Agregó que se convertirán en "una oposición responsable, pero muy enérgica porque hemos dejado a un país con crecimiento económico, la casa en orden y con la ampliación del canal en marcha''.

El presidente Martín Torrijos, que fue blanco de las críticas de Martinelli, no se ha pronunciado sobre el revés de su correligionaria y candidata del Partido Revolucionario Democrático (PRD).

Martinelli acudió a un centro de convenciones donde el Tribunal Electoral instaló su centro de divulgación de resultados, y cuando se le preguntó cuál sería su primera acción de gobierno, respondió: "Unificar este país que está dividido, y a trabajar para que haya progreso y trabajo para los panameños olvidados''.

Martinelli llevaba una amplia ventaja de 60.5 por ciento (829,699 votos) frente a 37 por ciento (507,581) de Herrera y 2.4 por ciento (32,855) del ex presidente Guillermo Endara, tras escrutarse el 83.2 por ciento de las mesas de votación y el 86.5 por ciento de los electores.

Fueron las cuartas elecciones generales desde la caída del régimen de Noriega en 1989.

Unos 2.2 millones de panameños aptos para sufragar eligieron al presidente de la República y su vicepresidente, a 71 diputados a la Asamblea Nacional, 75 alcaldes y 623 representantes de corregimientos para el periodo 2009-14. El Tribunal Electoral espera una participación superior del 70 por ciento del electorado.

Martinelli, de 57 años y candidato de la Alianza por el Cambio integrada por cuatro partidos conservadores, había perdido en su primer intento en los comicios del 2004. En las elecciones de 1999 respaldó a la ganadora Mireya Moscoso.

"Hace diez años éramos unos pocos peregrinando por un cambio, incluso nos llamaron unos locos'', recordó Martinelli desde un hotel capitalino donde esperó los resultados con un grupo de seguidores".

Martinelli buscó terminar con la alternabilidad en el poder de las dos fuerzas tradicionales desde la caída de Noriega, el PRD y el Panameñista, otrora Arnulfista de la ex presidenta Moscoso.

Con un título en mercadotecnia de la Universidad de Arkansas, Martinelli promete seguir impulsando la inversión extranjera y cristalizar acuerdos de libre comercio, particularmente con Estados Unidos, el principal socio económico de Panamá. También ofreció medidas populistas.

Herrera, ex ministra de Vivienda del gobierno de Torrijos, de 54 años y de una coalición encabezada por el gobernante PRD, de centro-izquierda, había apelado a sus orígenes humildes y a su larga experiencia en la vida pública, pero no convenció al electorado.

Martinelli tendrá que hacer frente a una economía que retrocederá este año debido a la crisis global tras haber crecido sostenidamente los últimos cinco años. También debe encargarse de la culminación del multimillonario proyecto de ampliación del Canal de Panamá, que debe estar listo en el 2014.

  Comments