Nation & World

Conocida actriz cubana llega a Miami

Cuando Zajaris Fernández decidió emigrar a Estados Unidos, su carrera artística se encontraba en plena cosecha de reconocimiento y popularidad.

La actriz integraba el elenco del legendario espacio humorístico Alegrías de sobremesa en Radio Progreso, era la excéntrica Lissette Tamaño del Busto en ¿Jura decir la verdad? --el programa de mayor audiencia en la televisión cubana--, y acababa de desempeñar su primer protagónico en el filme Los aretes que le faltan a la Luna (2008).

Pero Fernández, quien cumplirá 25 años en julio, no lo pensó dos veces cuando vio la oportunidad de obtener una visa para reunirse con su padre en Miami.

"Nadie quiere que lo arranquen del lugar donde pertenece, es muy duro, pero en Cuba sencillamente no se puede vivir'', expresó la joven, que llegó a Miami el pasado 16 de abril.

Fernández se suma a la ola de jóvenes artistas que han escapado recientemente de la isla para buscar mejores oportunidades de vida en Estados Unidos, entre ellos sus compañeros de generación Yhosvany Carmona, Yamil Jaled y Claudia Valdés.

"La idea de irse del país está en la cabeza de casi todos los jóvenes cubanos'', relató la actriz. "Se van aunque sea para trabajar en algo que no les gusta, pero que les permite vivir sin las limitaciones materiales y la zozobra con que se vive hoy en Cuba''.

Con ella trajo una copia de Los aretes..., un filme de Charlie Medina producido por el Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT). La cinta --de 45 minutos-- está basada en un cuento del escritor Angel Santiesteban y narra la historia de una joven estudiante de Periodismo que se ve obligada a prostituirse para poder sostener a su familia en medio del agónico panorama económico de 1994.

El cuento de Santiesteban toma su título del célebre bolero de José Dolores Quiñones que popularizara el cantante Vicentico Valdés y apareció incluido en el libro Los hijos que nadie quiso (2001), merecedor del Premio Literario Alejo Carpentier.

"La película está censurada en Cuba'', declaró la actriz. "Espero que pueda al menos verla el público cubano de Miami''.

El filme tuvo una única exhibición a sala llena en el cine habanero 23 y 12, el pasado diciembre, y luego se presentó para un selecto grupo de personas en la sede de la Unión de Escritores y Artistas (UNEAC), pero no se ha autorizado su estreno en la televisión o en los circuitos comerciales.

Una fuente vinculada al ICRT confirmó el jueves a El Nuevo Herald que la película estaba "bajo consideración'' de la dirección del organismo.

"La esencia de esta película no es la prostitución, sino lo que puede sufrir un ser humano en situaciones límite, las heridas que no se curan nunca'', afirmó Fernández. "Desde que vi el guión decidí que quería hacerla, aunque tuviera que trabajar casi gratis y a pesar de las fuertes escenas sexuales que contenía''.

Según ella, los encargados de autorizar el guión en el ICRT se confiaron en que la historia se inspiraba en un cuento publicado en Cuba, pero no se percataron de la fuerza de imágenes como las que muestran a la protagonista en diálogo imaginario con el busto del líder estudiantil Julio Antonio Mella (1909-1929), ubicado en un memorial frente a la Universidad de La Habana.

Graduada en el 2003 de la Escuela Nacional de Arte (ENA) de La Habana, Fernández ha interpretado fundamentalmente personajes humorísticos en la radio, el teatro y la televisión. El pasado año fue merecedora del Premio Caricato que otorga la UNEAC.

"Mi mayor dificultad en Cuba es que pasaba trabajo para poder trabajar'', manifestó con ironía. "Las condiciones de trabajo son funestas: tienes que buscarte tú misma el vestuario, no hay comida, no tienes agua y para colmo pueden obligarte a salir de los estudios por una puerta trasera debido a la seguridad que se despliega en el horario de [el programa informativo] la Mesa Redonda''.

Sobre su experiencia en ¿Jura decir la verdad?, inspirado en el mítico programa costumbrista de La Tremenda Corte, Fernández dice que su éxito entre el público cubano radica en que logra deslizar críticas sobre la realidad actual mientras aparenta inspirarse en situaciones del pasado republicano.

Así y todo, confiesa que resulta "extremadamente difícil'' hacer humor en un país donde los asesores de libretos revisan hasta las frases más ingenuas bajo el temor de que puedan ser malinterpretadas desde las altas esferas del poder''.

"Recuerdo un libreto donde se hablaba de una persona que era llevada ante el juez porque se había robado cinco chivos; pues mandaron a quitarlo o ponerle más chivos porque [el asesor] dijo que podía asociarse con los Cinco Héroes presos en Estados Unidos'', relató.

¿Jura decir la verdad? se transmite los lunes en la noche por el canal Cubavisión desde el 2003. Fernández se incorporó al elenco en el 2006 en sustitución de la actriz Carmen Daisy, quien se encuentra actualmente en Miami.

En otra ocasión fueron cuestionados los colores verde y morado del vestuario para un sketck sobre la época de la Ilustración francesa, pues se alegó que "podría interpretarse como una burla a las tropas bolivarianas [de Venezuela]''.

"Trataré de trabajar aquí en lo que me gusta hacer [la actuación], pero si no, me ganaré la vida en otra cosa'', aseguró. "No quiero vivir más en la incertidumbre de Cuba''.

  Comments