Nation & World

Indigna a disidentes posible canje por espías

Disidentes cubanos dijeron sentirse indignados ante la propuesta de un canje de presos políticos condenados en el 2003 por cinco cubanos condenados en Estados Unidos bajo cargos de espionaje, propuesto por el presidente Raúl Castro y reiterado el miércoles por su hermano Fidel en un artículo de prensa.

"Consideramos una falta de respeto (...) plantear un canje sin contar con [la opinión de] estos hombres y con [las de] sus familias. Ellos [los Castro] no son señores feudales dueños de sus siervos'', dijo Laura Pollán, portavoz de las Damas de Blanco, familiares de los 75 condenados en el 2003.

Pollán insistió en que los opositores presos en la isla "no están de acuerdo en cambiarse por ningún espía, porque ellos son defensores de los derechos humanos, hombres que aman la patria y de-ew sean lo mejor para ella, y no han ido a ningún país a realizar espionaje''.

"Si alguno desea irse, puede irse; si sus familias desean irse, pueden irse; eso es a elección de cada uno. Ellos [Fidel y Raúl Castro] no pueden, porque sean los presidentes, hacer lo que quieran con los ciudadanos'', agregó la esposa de Héctor Maseda, condenado a 20 años de cárcel.

El gobernante Raúl Castro reiteró la pasada semana en Venezuela la oferta de canjear los disidentes presos por los cinco agentes, durante la Cumbre de la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA), propuesta que hizo por primera vez a fines del 2008 en Brasil.

El gobernante retirado Fidel Castro, primer secretario del gobernante Partido Comunista, dijo en uno de los dos artículos suyos divulgados el martes que "nadie debe asombrarse de que [Raúl] hablara de indultar a los sancionados en marzo del 2003 y enviarlos todos a Estados Unidos, si ese país estuviera dispuesto a liberar a los cinco héroes''.

Héctor Palacios, preso del grupo de los 75, ahora con licencia extrapenal por motivos de salud, dijo que él y los demás condenados en la primavera del 2003 "están indignados'' por el planteamiento de un canje.

"Yo jamás sería cambiado por nadie'', dijo Palacios, y señaló que "ni el gobierno de Estados Unidos ni el gobierno cubano pueden imponer ese cambio''.

"Nosotros no somos objeto de cambio, ni estamos en la Guerra Fría, ni nada de eso'', añadió el disidente, a quien el gobierno de los Castro ha condicionado el permiso de salida del país para continuar su tratamiento médico en España, a que no regrese a la isla.

En su opinión, la insistencia del régimen cubano en el regreso de sus agentes se debe al compromiso asumido por Fidel Castro al prometer que volverían, lema repetido incesantemente en carteles y consignas en toda la isla y reiterado a diario por los medios de comunicación, todos oficiales.

El gobierno cubano reconoce que los cinco presos son agentes, pero asegura que no realizaban actividades de espionaje contra el gobierno de Estados Unidos, sino contra grupos terroristas que pretendían atentar en la isla.

"Lo que está sucediendo es lo que habíamos previsto. El Gobierno, y sobre todo su sector más recalcitrante, va a tratar de torpedear los contactos con Estados Unidos, manipulando a los cinco y al grupo de los 75'', declaró a Efe el economista disidente Oscar Espinosa Chepe.

Espinosa, preso de ese grupo y actualmente excarcelado por motivos de salud, asegura que Fidel Castro "sabe perfectamente que eso no es posible; primero, que no es justo, y segundo, que esas personas fueron condenadas en Estados Unidos por un sistema ajeno al Ejecutivo''.

"Pienso que el dictamen de Fidel Castro con respecto a los 75 ratifica lo que hizo en el 2003 con un encarcelamiento injusto, y utilizando a los [disidentes presos] cubanos para chantajear'' a Washington, señaló por su parte Miriam Leiva, cofundadora de las Damas de Blanco.

"Los 75 y los cinco [agentes] no se pueden comparar, porque los 75 son prisioneros de conciencia juzgados en juicios amañados, y los cinco corresponden a un sistema judicial que les ha dado oportunidad incluso de revisión de la causa'', agregó.

  Comments