Nation & World

Ingeniero alemán alega que fue despedido por negarse a trabajar en la isla

Un ingeniero alemán que trabajaba para una compañía estadounidense en Fort Lauderdale alega que lo despidieron por negarse a participar en un proyecto para construir plantas eléctricas en Cuba.

Wolf Schoenborn afirma en una demanda federal que la solicitud del fabricante de motores Man Diesel North America infringe el embargo comercial a Cuba, así como la Ley de Comercio con el Enemigo.

"Yo les dije: ‘Lo que ustedes me están pidiendo es infringir las leyes de Estados Unidos' '', dijo Schoenborn al explicar su negativa en el 2007. Schoenborn, que ahora es residente permanente y vive en Weston, estaba en ese momento en el país con una visa trabajo.

Poul Korsgaard, presidente de la empresa, dijo: "Man Diesel no ha trabajado en Cuba y no trabajará en Cuba, según las leyes de Estados Unidos. Somos una compañía estadounidense y tenemos que cumplir las leyes de este país''. Korsgaard declinó hacer más comentarios.

Man Diesel North America es la sucursal en Nueva Jersey de la alemana Man Diesel SE, fabricante de motores para plantas eléctricas y barcos.

Man Diesel North America contrató a Schoenborn, de 67 años, a fines del 2006 como ingeniero y superintendente, principalmente para supervisar el mantenimiento de los motores de las flotas de cruceros en los puertos de la Florida. Su salario anual era $100,000.

El contrato por tres años de Schoenborn estipulaba que lo podían enviar a trabajar a las oficinas de Man Diesel Canada en Toronto "de vez en cuando''. Por su parte, Man Diesel North America sostiene que el contrato no era aplicable porque Schoenborn lo devolvió demasiado tarde, según la demanda.

Schoenborn dijo que en su primera visita a la compañía canadiense, poco después de contratarlo para trabajar en Fort Lauderdale, el gerente general le dijo que su presencia era necesaria en Cuba para supervisar algunos proyectos de plantas eléctricas. Schoenborn afirmó que lo escogieron porque habla español y por su experiencia en plantas eléctricas.

Schoenborn dijo que se negó, señalando que no podía viajar a la isla porque estaba trabajando para una compañía estadounidense.

"Ellos dijeron: ‘Tenemos un acuerdo con el gobierno cubano para que no acuñen su pasaporte' '', dijo Schoenborn. "Yo dije que no podía hacerlo porque, si eso salía mal, yo quedaba desprotegido''. La esposa y los dos hijos de Schoenborn recibieron visa para entrar a Estados Unidos porque él tenía una visa de trabajo. Schoenborn pensaba también que si iba a Cuba corría el riesgo de no poder regresar a Estados Unidos.

Korsgaard notificó a Schoenborn en marzo del 2007 que estaba despedido.

Schoenborn respondió el mes pasado con una demanda a Man Diesel North America, alegando que lo despidieron por negarse a infringir el embargo comercial o la Ley de Comercio con el Enemigo. Dijo que pedía una compensación superior a los $100,000.

pdanner@MiamiHerald.com

  Comments