Nation & World

Nueva polémica por fondos para el estadio de los Marlins

A los comisionados de Miami se les está pidiendo que recurran a una fuente de recursos que es casi un tabú --el Fondo General-- para ayudar a costear el estacionamiento del estadio de béisbol de los Marlins.

Hace un mes, cuando los comisionados de la ciudad votaron 3-2 en respaldo del plan del estadio, los administradores prácticamente garantizaron que no se tocaría el Fondo General, que se usa para pagar los bomberos, la policía y otros servicios municipales.

La contribución de $634 millones de Miami al plan general del estadio, con $94 millones para el estacionamiento, se costeará con la emisión de bonos, y la deuda con impuestos de hoteles, según se les prometió a los comisionados.

El administrador municipal Pete Hernández y el jefe de finanzas Larry Spring ahora dicen que necesitan $9 millones de reservas del Fondo General para poner en marcha el diseño y la construcción de los garajes y lotes de estacionamiento en la Pequeña Habana, donde los Marlins planean abrir el estadio en el 2012.

Hernández dice que se trata de un "adelanto temporal'', al señalar en un memorando a los comisionados que el dinero se devolverá a la cuenta bancaria de la ciudad cuando Miami emita los bonos para los estacionamientos. Les está pidiendo a los comisionados que discutan el asunto el jueves.

Spring le llama "préstamo interno'', y dijo que es una práctica común cuando la ciudad acude al mercado de bonos. Añadió que él no lo considera un gasto de dinero del Fondo General, porque el dinero se devolverá.

Pero esas garantías probablemente tropiecen con interrogantes, y cierto escepticismo, de parte de los comisionados que dijeron que no esperaban que se usara dinero de ese fondo.

Joe Sánchez, presidente de la comisión, que impulsó el proyecto pero que habló muy elocuentemente de que no se tocara el Fondo General, dijo que quería información antes de comentar nada.

"Más les vale tener muy buenas razones'', dijo el lunes Sánchez.

Tener acceso al Fondo General fue uno de los principales puntos de conflicto en el controversial debate del estadio, que se aprobó por un voto. Los comisionados Marc Sarnoff y Tomás Regalado votaron en contra.

Sánchez, Angel González y Michelle Spence-Jones votaron a favor, preparando el escenario para una aprobación posterior por los comisionados del Condado Miami-Dade que oficialmente echaron a andar el proyecto del estadio.

El uso de recursos del Fondo General fue motivo de preocupación para los cinco comisionados durante la votación del 19 de marzo en la ciudad de Miami. La reacción de Spring y de Hernández se mantuvo igual: No lo usaremos.

"Hasta hoy, ¿no usaremos dólares del Fondo General?", le preguntó Sánchez al administrador Hernández justamente antes del voto.

"La respuesta es no'', dijo Hernández.

Un mes después, Spring compara el sacar dinero prestado del Fondo General a usar fondos de una cuenta de ahorros para comprar un auto que está en venta durante sólo un corto pe-ríodo de tiempo, con el conocimiento de que le va a llegar un cheque de devolución de impuestos. Pero los detractores del proyecto expresan temores, anotando que en este clima económico, las tasas de interés podrían ser sumamente altas. La ciudad espera hacer indagaciones en diciembre o enero.

Eso, y las promesas de no tocar el fondo, han hecho que algunos comisionados cuestionen la propuesta.

"Es una sorpresa desagradable'', dijo Regalado. "Es muy incómodo adelantar tanto dinero'.

Regalado recuerda que a mediados de la década pasada, la ciudad agotó sus reservas, casi quedó en bancarrota y fue asignada bajo la supervisión de la Junta de Fiscalización del estado, que le ordenó a Miami retener $100 millones en reservas.

La extracción de $9 millones dejaría las reservas de la ciudad en unos $83 millones, con un año presupuestario difícil en perspectiva.

Regalado anota que la ciudad tiene suficiente tiempo para construir el estacionamiento, aún si espera a la emisión de los bonos. "No sé por qué esa prisa. No puedo respaldar eso, es demasiado''.

Spring dice que el préstamo es sólo una precaución, ya que el acuerdo del estadio obliga a Miami a tener las instalaciones de estacionamiento construidas 30 días antes del día de la apertura del estadio en el 2012.

"Es un medio que utilizamos cada vez que nos preparamos para emitir bonos'', dice Spring. ‘‘Nos permite comenzar antes''.

crabin@MiamiHerald.com

  Comments