Nation & World

Temen futura competencia de Cuba en el turismo

En una reunión reciente en un salón de fiestas de Cayo Hueso, autoridades locales de turismo no sólo ratificaron un plan de emergencia para el día que Washington levantara todas las restricciones a los viajes a Cuba. También aprobaron algunos lemas.

Una vez más hacemos historia contempla promover viajes a residencias históricas tanto en La Habana como Cayo Hueso. Tenemos mucho que hacer juntos es la frase gancho de un hipotético torneo de pesca en las aguas entre ambos territorios. Y para los viajes que dividan el tiempo entre los dos populares destinos turísticos, los Cayos planean otra campaña publicitaria: Dos naciones, unas vacaciones.

El actualizado Plan de Mercadeo Estratégico sobre Cuba del Condado Monroe, un documento de 10 páginas, refleja la creciente atención que la isla recibe del sector turístico de la Florida. Y cuando la Casa Blanca levantó el lunes las restricciones a los viajes para los cubanoamericanos, el debate ahora cambia a lo que pudiera ser el próximo paso: permitir que los estadounidenses visiten Cuba.

Sin tomar en cuenta la política, esa posibilidad siempre ha preocupado a los destinos turísticos de la Florida, que temen a la competencia de la exótica isla. Varios estudios pronostican que dos millones de estadounidenses vacacionarían en la isla anualmente en los años siguientes al levantamiento de las restricciones.

Ese potencial ha hecho que la Florida estudie cómo preparar a su mayor sector económico para una fuerte competencia a 90 millas de distancia.

Visit Florida, la junta estatal de turismo, emitió en el 2002 un informe que advertía que uno de cada cinco turistas que visitan el estado pudiera decidirse por Cuba si le daban la oportunidad. Esta semana, autoridades de esa junta restaron importancia a la amenaza de un país con menos habitaciones de hotel que Detroit.

"Pero también es seguro decir que habrá una demanda de estadounidenses que quieren visitar la isla y que no han podido hacerlo desde hace 50 años'', escribió Bud Nocera, presidente de Visit Florida, en un mensaje electrónico ayer. "Creemos que si los estadounidenses son autorizados a viajar a Cuba, buena parte de esos viajes saldrían de la Florida''.

Los Cayos redactaron su plan al comienzo de esta década, pero las autoridades de turismo decidieron actualizaron recientemente en medio de las noticias de que Washington pudiera aliviar las restricciones. El nuevo plan cita la Ley de Libertad para Viajar a Cuba, una propuesta federal presentada en febrero y que contempla levantar la prohibición de que los estadounidenses gasten dinero en Cuba.

El presidente Barack Obama no ha apoyado el proyecto de ley pero la planeación y la especulación siguen adelante. Las oficinas de turismo floridanas consideran que su mejor defensa es la deficiencia de las instalaciones turísticas cubanas. La isla es conocida por tener algunas de las mejores playas del Caribe pero también servicios básicos y hoteles de bajo presupuesto.

"El servicio, la comida, los restaurantes tienen la reputación de ser malos'', dijo Christopher Baker, autor de una guía de viajes a Cuba.

"Pasará algún tiempo antes que Cuba mejore su nivel de servicio turístico''.

Nicki Grossman, jefe de la oficina de turismo de Broward, dijo que se siente alentado por los pocos turistas extranjeros que Fort Lauderdale pierde a manos de Cuba. "Es muy difícil vender viajes a Cuba'', dijo Grossman, presidente de la Oficina de Visitantes y Convenciones del Gran Fort Lauderdale. "De vez en cuando escuchamos de un operador turístico canadiense que sus grupos quieren ir a Cuba. Pero al año siguiente regresan con nosotros''.

Cuba, el segundo destino turístico del Caribe después de República Dominicana, declaró un aumento de turistas del 9 por ciento el año pasado, a un total de 2.3 millones, según la Organización de Turismo del Caribe.

"La Florida necesita observar de cerca qué le depara el futuro a Cuba'', dijo Baker. "Muchos de los hoteles que están levantando en la isla son de cuatro estrellas''.

Los hoteles de menos categoría son parte de la estrategia de los Cayos para compartir un auge turístico con Cuba. La esperanza es que los estadounidenses decidan tomar viajes cortos a La Habana y pasen la mayor parte del tiempo en Cayo Hueso. Pero eso depende de que Cayo Hueso reciba autorización de Washington y La Habana para ser un puerto de entrada a Cuba y se permita que aviones y barcos hagan el corto viaje a la isla.

Aunque los atracaderos para los cruceros están listos, autoridades de Cayo Hueso señalan que no pueden solicitar autorización hasta después que se eliminen las restricciones de viajes.

"Veremos qué sucede'', dijo Virginia Tanico, de la Cámara de Comercio de Cayo Hueso y quien visitó La Habana en mayo del 2005 con otros ejecutivos de negocios.

"Siempre hablamos del tema''.

  Comments